Ricardo Gonzalez: El Caminante de los Reinos Ocultos

Uno de los pocos afortunados exploradores que lograron unir el reino invisible de lo sagrado con nuestro mundo profano.

Ricardo Gonzalez

NOTA ORIGINAL PUBLICADA EN LA REVISTA EL PLANETA URBANO, SECCION PLANETA-X

La existencia de un mundo subterráneo ocupado por seres altamente evolucionados, ha despertado por siempre la imaginación de los buscadores de los esquivos y mitológicos reinos perdidos. ¿Podrían hallarse en los retiros ocultos la verdadera historia del planeta Tierra?

Ricardo González es uno de los pocos afortunados exploradores que lograron unir el reino invisible de lo sagrado con nuestro mundo profano. Su cruzada espiritual lo llevó por 30 países en los cuales recorrió parajes tan remotos como bellos y entre los que se encuentran el Lago Titicaca en Bolivia, la selva del Roncador en Brasil, la Cueva de los Tayos en Ecuador, el Monte Shasta en California, la mítica Paititi en la selva peruana, la meseta de Somuncurá en la Patagonia, y las más fascinantes ciudades remanentes de culturas desaparecidas en Egipto, México y otros centros arqueológicos del planeta. En cada uno de estos enclaves estratégicos, logró un acercamiento con una realidad propia de otros mundos, pero que en este caso no fluía desde estrellas lejanas, sino de zonas inexploradas en nuestro propio planeta.

¿Qué se pudo aprender o descubrir a lo largo de estos años de trabajo?

Principalmente la comprobación de que otros seres inteligentes existen en el universo, y también que, desde hace miles de años, se encuentran de alguna forma involucrados en nuestra evolución. Descubrimos, además, la existencia de seres intraterrestres, quienes actúan como guardianes y vigilantes del planeta, protegiendo en sus bases secretas lo que ellos denominan “la clave de los tiempos”. Es decir, la verdadera historia de la Tierra, lo que fue, es y será. Los lugares donde ellos se encuentran son conocidos como Retiros Interiores. La experiencia con los intraterrestres, quienes constituyen una comunidad de luz llamada “Hermandad Blanca”, ha sido lo más revelador que hemos afrontado. Recientemente acabamos de llevar a cabo uno de estos viajes, a uno de los lugares más misteriosos e importantes de la historia perdida del planeta: el desierto de Gobi, en Mongolia en Asia. El viaje que hicimos a Gobi precisamente nos acercó más a ellos.

¿Qué significó el viaje a Gobi?

El viaje, sin duda, fue más que importante, por cuanto llegamos al sitio en el que hace miles de años se estableció aquella Hermandad Blanca. Hablamos de los orígenes de la legendaria Shambhala, el reino mítico que según la tradición del Budismo Tibetano se halla oculto en algún lugar “más allá de los picos nevados del Himalaya”, y que también es mencionado en varios textos antiguos, incluido el Tantra Kalachakra y ancestrales escritos de la cultura Zhang Zhung. En el lenguaje sánscrito “Shambhala” significa “lugar de paz, de tranquilidad”, denominación apropiada para la labor de sembrar la semilla de la luz en la Tierra. Y esa es su misión. En el Kalachakra, por ejemplo, se habla de una sociedad de habitantes iluminados que habitan allí. Así que te podrás imaginar que nuestro viaje no fue la aventura de un puñado de almas que intentaban entrar en ese reino secreto; en realidad fue un paso colectivo, espiritual, en el que muchas fuerzas fueron activadas y nos permitió acceder a un conocimiento resguardado desde hace miles de años que se relaciona a épocas trascendentales en la historia de la humanidad. En suma, llegar a Gobi en representación de todos, y del proceso que hemos vivido, significaba un gran paso o “test evolutivo” para cada uno. Una instancia en donde deberíamos dar un verdadero salto de conciencia.

¿Nos podrías ampliar lo que representa Shambhala y cuál es el origen de la Hermandad Blanca?

La Hermandad Blanca está compuesta por Maestros de origen cósmico, quienes fueron los fundadores de Shambhala en la Tierra para polarizar la pugna de fuerzas que se había establecido en nuestro mundo. Más tarde, aquellos seres extendieron su radio de acción no sólo en el desierto de Gobi (donde arribaron originalmente) o los Himalayas, sino también en América del Sur, donde se halla un verdadero laberinto de túneles que conduce a fantásticas ciudades intraterrenas. Aunque suene increíble, aquellos seres han estado entre nosotros todo este tiempo. A lo largo de la historia, han venido inspirando a diversos hombres y mujeres de todas las latitudes del mundo. Trabajan en silencio. Sólo se les puede encontrar en sus esquivas moradas subterráneas. Pero desde allí han orientado de alguna forma la misión personal de muchas almas. Shambhala representa tomar conciencia, despertar, y transformarnos no en “guerreros de la luz”, sino en “embajadores de paz”.

¿Con qué propósito han procurado conectarnos?

Hoy más que nunca, la humanidad está llamada a integrarse a una importante cruzada espiritual que involucra modificar el futuro planetario sobre la base de la fuerza más poderosa que existe en el Universo: el amor. En síntesis, ese es el mensaje. Y por ello la Hermandad Blanca se encuentra activa, iniciando a los caminantes en aquel sendero.

Muchos apuntan a Sudamérica como un polo espiritual que despierta significado en importancia para el presente y futuro, lo que representó Oriente como faro místico y de espiritualidad en el pasado ¿Cuál es tu opinión?

Sabemos que actualmente los centros de poder de Oriente se encuentran en un estado de “sueño” o pasividad. Es como si aquellas antiguas tierras del mundo le estuviesen entregando la “posta espiritual” a América, un hecho que los propios lamas y maestros de toda Asia conocen. Incluso, científicamente hablando, el desplazamiento del denominado “electro chorro ecuatorial” (corrientes electromagnéticas que fluyen en la ionósfera) se ha venido desplazando de una forma impresionante hacia el sur, hasta comprometer zonas consideradas sagradas como Cusco y el Lago Titicaca. Es como si la misma energía del planeta estuviese conspirando para algún evento importante en esta región. No tengo duda de ello. El futuro empezará desde aquí…

¿Cuál de las enseñanzas que adquiriste se podría considerar fundamental para afrontar los difíciles momentos que le esperan a la Humanidad, como por ejemplo el desafío de los cambios climáticos?

De acuerdo a lo que se nos ha dicho, este “Universo Material” en el cual nos hallamos fue creado por una realidad “no física”. Esa otra realidad, es mental, un “lugar” o “estado” —si se puede emplear estos términos— en donde la luz es semejante en naturaleza a un pensamiento humano. Actualmente, este conocimiento está siendo estudiado y presentado por la Física Cuántica. Lo importante de ello es que nos demuestra que con una actitud positiva y el pensamiento correcto, orientados a cambiar no sólo nuestra propia realidad, sino la del entorno, se podría afectar la situación del mundo a una escala impensable para muchos. Es decir, la aplicación poderosa de nuestra propia mente, siguiendo el mismísimo patrón de la creación del Universo, es capaz de hacer cosas que consideraríamos “milagrosas” o “mágicas”. Así que una actitud mental positiva sería la clave en un Universo creado desde una realidad mental. Por esta razón ellos nos recordaron que el ser humano puede “crear lo que cree”, afectando el curso de los acontecimientos mundiales a través del ejercicio de esa mentalidad en alta vibración. Pienso que tenemos la posibilidad de transitar este período de transformación terrestre de una forma menos traumática, acompañando conscientemente al planeta en su renacimiento.

¿Estás diciendo que las “concecuencias climáticas” pueden atenuarse o cambiarse…

A medida que vamos transitando el presente y en base a la manera en que lo hacemos, vamos determinando el carácter del futuro que nos tocará como consecuencia de dichas acciones. Esto nos indica que debemos ser responsables de todo lo que hacemos y pensamos. El mensaje es que si realmente queremos atenuar o cambiar todo lo profetizado, no solamente lo relacionado al clima, debemos actuar con amor y con conciencia. La probable catástrofe climática es casi seguro que es parte de un proceso galáctico que, aunque suene un poco terrible, no podremos evitar totalmente; antiguas culturas dejaron señales de advertencia sobre ello. Por ejemplo, mediante la disposición de templos como es en el caso de Egipto, muchas de sus construcciones apuntan y marcan a determinados complejos estelares y a su ubicación más de 10.000 años atrás. Lo peculiar del caso es que dichas alineaciones estelares volverán a presentarse en poco tiempo nuevamente como una advertencia a que dichos ciclos que terminaron con una glaciación, hace cerca de 10.300 años, están nuevamente en proceso, y que podrían manifestarse alrededor del 2012. En nuestra expedición al desierto de Gobi recibimos lo mismo en relación al futuro de la Tierra y los grandes cambios que vienen, donde nosotros asumiremos un papel decisivo en medio de esa transformación. Es decir, terminar de tomar conciencia de lo que está pasando en el planeta, y que estamos por vivir un gran salto y transformación. Ciertamente debemos prepararnos. Antes de llegar a 2012 muchas cosas se acelerarán y tenemos que estar preparados para afrontar algunos procesos y modificar otros.

Hablando de preparación y responsabilidades del ser humano ¿Cuál es el papel que la raza humana debe desempeñar en la obra de la creación?

Aunque a muchos les parezca difícil de comprender, el ser humano está aquí para sellar un camino y abrir una puerta evolutiva a toda la creación. En definitiva, algo muy profundo y espiritual. Cuando el ser humano sea capaz de encontrarse consigo mismo habrá hallado la llave y el camino que lo conducirá a la entrega de la Alianza Universal, del equilibrio cósmico. Los mismos guías y maestros, a quienes pudimos conocer físicamente, nos dijeron: “No hay ascensión sin compromiso, y el compromiso se logra cuando el caminante descubre en él, en su propio corazón, el polvo del camino que transitaba, reconociéndose como parte de un todo y al mismo tiempo como otro grano de arena en un desierto inmenso de probabilidades. El compromiso es recordar quiénes somos, y trabajar por ello, en su perfecto orden de evolución, en base a nuestra historia personal, colectiva, así como planetaria e inclusive cósmica”.

Aún estamos a tiempo para lograr esto…

Web: www.legadocosmico.com

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Brad Hunter / Nota Publicada en la Revista el Planeta Urbano, Sección Planeta-X