Residencias geriátricas en España: un espacio de encuentro y contención después de la crisis

Equilibrio entre protocolos de seguridad y velar por los vínculos de los adultos mayores con sus seres queridos, la clave para superar una batalla sin precedentes, post Covid-19.

Imagen: Storyblocks

La crisis sanitaria que produjo la expansión del Covid-19 ha impactado de lleno en varios aspectos de la vida y en muchas de las industrias que sostienen la economía de cada país, además de forzar a las personas a no poder encontrarse con sus seres queridos.

Esto, sumado a que los adultos mayores se encuentran en el universo de las personas con mayor riesgo al contagiarse, puso a prueba como nunca antes la capacidad de las residencias geriátricas para sobrepasar esta batalla y seguir velando por crear espacios de encuentro y contención.

En España, algunas residencias geriátricas en Bilbao han dado cuenta de eso y dispusieron de las medidas de seguridad adecuadas para extremar los controles y velar por la salud de los abuelos, sin dejar de lado el espacio de contención y encuentro necesarios para los residentes.

No sólo tuvieron que extremar las medidas de prevención, sino que también tuvieron que hallar la forma de seguir manteniendo como prioridad el enfoque más humano, en una situación en la que el vínculo presencial se vio amenazado.

En ese sentido, llegamos a Residencia Olimpia, a quienes consultamos sobre la atención a los adultos mayores dentro de la denominada "nueva normalidad" española. Desde allí resaltan la necesidad de mantener un equilibrio entre las medidas de precaución necesarias y la importancia de mantener -dentro de lo posible- los vínculos de los residentes con sus familiares y seres queridos.

"Durante esta batalla contra el Covid-19 hemos sacado lo mejor de nosotros mismos y hemos crecido como equipo, pero no ha llegado aún el momento de bajar la guardia. Tomaremos lo aprendido como punto de partida para garantizar la protección, cubriendo todos los frentes y extremando las medidas de control para seguir velando por el bienestar de nuestros mayores", explica el sitio oficial de Residencia Olimpia en Bilbao.

Desde la institución se han centrado en esos dos enfoques: la aplicación al máximo de los protocolos de seguridad para cuidar el bienestar de los residentes y trabajadores; y la atención sobre el vínculo entre todos ellos y sus familiares durante el período más estricto de confinamiento.

En resumen, algunas de las medidas de seguridad para promover un espacio protegido son: la evaluación y monitoreo diario de los residentes, la atención psicológica a los trabajadores y la aplicación de todas las medidas sanitarias necesarias.

Al mismo tiempo, el ojo está puesto sobre los lazos familiares: se promueve una comunicación constante y abierta con los familiares, la disposición de móviles y tablets para que los adultos mayores puedan comunicarse con sus seres queridos y la implementación de un protocolo de visitas, en caso de ser necesario, con las medidas de prevención adecuadas.

"Como todos los hogares del mundo, nuestra residencia se ha mantenido viva durante el impacto de esta pandemia. En su interior seguía latiendo el día a día de los aitites y amamas que forman nuestra familia, con las rutinas de siempre y la máxima dedicación. Con cuidado y prevención, espacios de vida por encima de todo", argumentan desde la residencia bilvaína.

Pero en una situación sin precedentes que ha obligado a la postración de varios residentes y su confinamiento, ¿con qué secuelas nos encontramos en un escenario post Covid-19?

La falta de movilidad provocó visibles secuelas físicas (y psicológicas) y, paradójicamente, no muchos hablan de ellas. Es que aquellos pacientes hospitalizados que se vieron forzados a permanecer en reclusión en el domicilio hoy afrontan estas consecuencias.

El excesivo tiempo de postración en una cama o en una habitación y la consecuente falta de actividad física pueden provocar una degeneración corporal grave.

De ahí que la importancia de la rehabilitación y la realización de ejercicios estratégicos también forman parte del eje central post pandemia en la Residencia Olimpia, para garantizar a los residentes una mejor recuperación e independencia funcional, centrados en el enfoque humano.

En España por ejemplo, según un relevamiento del Instituto Nacional de Estadística, hay alrededor de 2 millones de mujeres mayores que viven solas, en algunos casos por decisión propia y en otros por fallecimiento de su cónyuge o imposibilidad de convivir con familiares. Esta estadística denota el importante rol social y de salud pública que ocupan las residencias geriátricas que se enfocan en las personas, a través de un abordaje multidisciplinario.

Las residencias geriátricas hoy están resignificando sus espacios de encuentro y contención al adaptarse a la "nueva normalidad" que impone el contexto mundial. Sin embargo, este apendizaje creará nuevos paradigmas que tendrán como resultado una mejor calidad de vida para los adultos mayores, en entornos cuidados y pensados desde la contención y la integración familiar.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram