Viaje a las imponentes Cataratas del Iguazú

Llega la época del año ideal para visitar una de las 7 maravillas naturales del mundo.


Por Martín Leonetti
:: Argentina ::

El río Iguazú, que significa agua grande en guaraní, desemboca en el río Paraná, llevando su cauce a lo ancho de 1.500 metros y salpicando islas e islotes para desembocar en un barranco de lava formado hace 120 millones de años.

Las Cataratas del Iguazú están ubicadas dentro del área protegida del Parque Nacional Iguazú, un área que abarca más de 67.000 hectáreas en el extremo norte de la Provincia de Misiones, en la República Argentina. Más de mil millones de personas en todo el mundo, votaron para convertirlas en una de las 7 maravillas naturales del mundo, en 2012.

El sistema está compuesto por 275 saltos de agua en plena Selva Paranaense, distribuidos en un 80% del lado argentino y un 20% del lado brasileño. Se ubica a 17 kilómetros de la desembocadura del Río Iguazú sobre el Río Paraná, punto en el cual se encuentra la "triple frontera" entre Argentina, Brasil y Paraguay. Del lado argentino se encuentra la ciudad de Puerto Iguazú, mientras que del lado brasileño se ubica Foz do Iguaçú y en Paraguay, Ciudad del Este.

El 9 de octubre de 1934, esta área fue declarada Parque Nacional y en 1984, la Unesco la proclama Patrimonio Mundial de la Humanidad. Además, en 2013, el parque fue nombrado Valor Universal Excepcional, también por la Unesco.

Dia 1: Recorriendo el "lado argentino"

Nuestro guía "Luchi" Albarenga, de la empresa Sol Iguazú, planificó el paseo de manera tal que llegáramos al parque con muy buen timing para poder recorrer todas las atracciones sin apuros.

El parque es visitado diariamente por un promedio entre 6.000 a 11.000 personas. En esta ocasión había unas 9.000 personas transitando por las pasarelas, con lo cual si no hay buena planificación, se puede perder mucho tiempo.

Les recomendamos entrar al parque lo más temprano posible, nosotros lo hicimos cerca de las 9 y por suerte no había mucha gente en las boleterías, con lo cual ingresamos muy rápido. Apenas 15 minutos después llegaron contingentes repletos de turistas que hubieran demorado la entrada.

Primer punto, dirigirse a la Estación Central del Tren Ecológico de la Selva y esperar ahí. El tren sale cada 15 minutos y transporta unas 250 personas por viaje, demorando unos 10 minutos de recorrido hasta la Estación Garganta del Diablo, segunda parada de nuestro recorrido.

Unos 1.100 metros separan la estación del balcón mirador de la Garganta del Diablo. El sistema de pasarelas es perfectamente plano y muy cómodo para caminar, con una pendiente de no más de 6º, desplegándose a través de la selva y las islas entre los brazos de agua del río Iguazú.

Se recomienda llevar ropa y calzado cómodos, así como botellas de agua.

Al llegar al mirador, la experiencia se transforma en un momento mágico y único, al contemplar una enorme muralla de agua de más de 80 metros de altura, ubicada en la frontera de Argentina con Brasil.

No hay palabras para describir la majestuosidad y belleza de este lugar en el mundo. La experiencia de estar al lado de una gigantesca pared de agua, con un río entero cayendo frente a nuestros ojos, nos hace ver insignificantes y nos vuelve más humildes.

Uno queda "hipnotizado" ante la grandeza de la Garganta del Diablo. Millones de litros de agua corriendo bajo nuestros pies, cayendo desde una altura similar a un edificio de 30 pisos, mientras los vencejos se internan en picada voladora en la interminable bruma, para reaparecer a toda velocidad por el lado opuesto.

El sistema de pasarelas rebatibles del Parque fue diseñado especialmente para que, frente a un aumento extraordinario en el caudal de agua del Río Iguazú, las pasarelas no se dañen.

Regresando de la Garganta del Diablo, el paso siguiente es recorrer el Circuito Superior, un paseo de 1.750 metros que se inicia a 200 metros de la Estación Cataratas del Tren Ecológico. El circuito superior recorre los saltos Dos Hermanas, Chico, Ramírez, Bossetti, Adán y Eva, Bernabé Méndez y finaliza en el Mbiguá, permitiendo una vista panorámica de la herradura de saltos. Luego del Salto Mbiguá, un brazo de pasarelas cruza el río Iguazú Superior para llegar hasta el borde del segundo salto más importante del sistema: el Salto San Martin. Allí se ubica el mirador con la mayor y mejor visión panorámica de todo el parque. Es de dificultad baja, sin escaleras, con balcones y miradores orientados hacia diversas caidas de agua y se encuentra rodeado de exhuberante vegetacion. Debido a que está más expuesto al sol, conviene recorrerlo temprano, por la mañana.


Vistas desde el Circuito Superior

Luego de maravillarnos con las vistas panorámicas, nuestro guía Luchi nos espera para recorrer el Circuito Inferior, de 1.700 metros de longitud, en el cual las pasarelas se internan en la selva para quedar frente a los Saltos Dos Hermanas, Chico y Ramirez. Finalizado este primer tramo, la pasarela nos lleva al pie del imponente Salto Bossetti. El tercer y último tramo del Circuito bordea el río Iguazu inferior, puiendo apreciarse las caídas de los Saltos Alvar Núñez, Elenita y Lanusse.


Marcelo, el fotógrafo y "Luchi" nuestro guía experto.


Salto San Martín


Salto Dos Hermanas

La Gran Aventura

Sin duda, la atracción del parque. La experiencia inicia con un recorrido vehicular de 5 km a través de la selva, que culmina en Puerto Macuco. Luego continúa con la visita a la base del Salto Tres Mosqueteros para apreciar el conjunto de saltos brasileños y argentinos, con la imponente Garganta del Diablo reinando el cañón.


Proa al Salto San Martín

La frutilla del postre la vivimos a bordo de una potente lancha a motor, donde nos empapamos en un inolvidable bautismo debajo del enorme Salto San Martín. Literalmente la lancha se pone al pie de la cascada, una inmensa pared de agua cayendo a pocos metros y salpicándolo todo. Pura adrenalina y emoción, esta vez no subidos a veloces montañas rusas, sino inmersos en plena naturaleza viva. La sensación es indescriptible. Recomendable 100%, no dejen de hacerlo !

Cerramos el día 1 almorzando en el Restaurant Fortín, donde degustamos la tradicional parrilla argentina.

Se recomienda para recorrer todo el parque, visitarlo en 2 días. El segundo día ofrece un 50% de descuento en la tarifa de acceso.

El Area Cataratas del Parque Nacional Iguazú, se encuentra operada actualmente por Iguazú Argentina. La gestión conjunta entre el estado y el sector privado, representó un modelo de trabajo novedoso y único en el país, que posibilitó el rediseño del parque y la implementación de más de 7.000 metros de pasarelas rebatibles y senderos. Además puso en funcionamiento el Tren Ecológico de la Selva, que permite a los turistas desplazarse dentro del área protegida sin impactar al medioambiente.


Sistema de pasarelas rebatibles

Es muy destacable la accesibilidad para personas con capacidades especiales en casi un 90% del recorrido. El paseo cuenta con rampas de acceso, espacios asignados para sillas de ruedas en el Tren Ecológico de la Selva, sillas adaptadas para el tránsito por las pasarelas rebatibles y carros a motor para transportar a personas que lo requieran.

Además, cuenta con cartelería indicativa de los distintos circuitos y con menús de restaurantes en sistema braille, como así también una maqueta con el mismo sistema de lectura en el Centro de Interpretación de la Naturaleza, que permite tener una primera aproximación a las dimensiones y características del área.

El parque está sectorizado en 7 áreas principales

  1. Centro de interpretación de la naturaleza Yvirá Retá (cercano al portal de acceso).
  2. Garganta del Diablo (Tren Ecológico de la Selva - Estación Garganta del Diablo)
  3. Circuito Superior (Tren Ecológico de la Selva - Estación Cataratas)
  4. Circuito Inferior (Tren Ecológico de la Selva - Estación Cataratas)
  5. Isla San Martín (desde el embarcadero del Circuito Inferior con traslado gratuito).
  6. Sendero Verde.
  7. Sendero Macuco.

Dia 2: Vista panorámica desde el "lado brasileño"

En el ingreso al Parque Nacional do Iguaçu, en lugar del tren, ómnibus panorámicos híbridos nos llevan desde el acceso hasta el frente del Hotel das Cataratas, con un impecable parquizado y flores de colores decorando su entrada.

El segundo día fue más tranquilo, ya que el lado brasileño se compone principalmente de un paseo de 1.200 metros al márgen del río Iguazú, que permite apreciar desde la "vererda de enfrente", el sistema de cascadas del lado argentino, en forma de vista panorámica. A diferencia del lado argentino, los caminos datan de 1939, son de asfalto y poseen escaleras en algunos tramos. Esto es porque en su mayoría, se encuentran a la rivera del río y no sobre el mismo.


Vistas desde el lado brasileño al sistema de cascadas

Llegando hacia la Garganta del Diablo del lado brasileño, se despliega un sistema de pasarelas que se internan en la herradura muy próxima a la Garganta, quedando rodeados de Cataratas, del lado exterior, el cordón de saltos del lado argentino y del interior, el Salto Floriano.

Hay ascensores con aire acondicionado para poder subir y bajar desde las pasarelas a Porto Canoas. Nosotros preferimos subir por las escaleras, no por deportistas, sino por la larga fila que había que esperar para tomar los ascensores. Sobrevivimos la escalinata sin problemas.

En el lado brasileño hay una importante infraestructura comercial, con mucho merchandising al estilo americano.

Se puede recorrer tranquilamente en medio día.

En conclusión, una escapada indispensable para esta época del año. Hacer una pausa en la vorágine diaria y llenarse los ojos y el alma de vida y pura naturaleza. Imperdible !

Agradecimientos

  • Sra. Rosa Sagray.
  • Sr. Alcides Capra, Gerente General Iguazú Argentina.
  • Sra. Karina Dudek, Departamento de Marketing de Iguazú Argentina.
  • Sr. Miguel "Luchi" Albarenga. Sol Iguazú.

Fuentes

  • Iguazú Argentina.
  • Administración de Parques Nacionales, Argentina.
  • Parque Nacional do Iguaçu.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram