Quisiera ser jirafa

La jirafa y el hombre

La jirafa es el animal más alto del mundo, llega a medir 6 metros.El largo cuello de sólo 7 vértebras, les permite ser muy flexibles y moverse con maniobrabilidad. Tienen las patas delanteras más largas que las traseras y desarrollan gran velocidad en caso de ser necesario, aunque no sostienen la carrera por demasiado tiempo.

Son colaborativas con las cebras ya que por su altura ostentan una gran visibilidad y pueden detectar a grandes distancias a los depredadores. Cuando paren a sus crías, lo hacen de pie y un saco de membranas protege al recién nacido del golpe contra el piso.

Las manchas son un signo de identidad único, no hay una igual a otra. Les permiten camuflarse de los grandes felinos.

Consumen 25 kg de hojas diarias y obtienen agua de ellas, por lo que pueden pasar mucho tiempo sin beber en época de sequía.

Duermen paradas, apenas 2 horas diarias, en intervalos de pocos minutos.

Se cree que las jirafas son mudas, sin embargo emiten un tipo de vocalización inaudible para los hombres, similar al sonido de la tos. Identifican infrasonidos, lo que les permite advertir los signos sutiles previos a un desastre natural.

Los hombres sueñan con ser altos desde pequeños. La mayoría añora la flexibilidad, aunque practica posturas que le destrozan las vértebras. Corren poco y apenas caminan siendo adultos.

Los partos se han desdibujado y muchos eligen una cesárea por comodidad. La moda los edita y transforma en seres idénticos a través de la cirugía, alejándolos de la hermosa singularidad.

La alimentación es poco natural y la hidratación muy escasa.

El lenguaje de los hombres es estridente, han aumentado el volumen pero no han desarrollado la suficiente intuición como para percibir los síntomas de su monumental estupidez.

El hombre podría admirar más a las jirafas y volver a sus fuentes.

Claudio Penso
Especialistas en Impulsar Procesos de Cambio y Crecimiento

www.claudiopenso.com

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Claudio Penso Consultores