Cómo será la vivienda del futuro

Un repaso por las variables que más valora la gente cuando busca un lugar para vivir. ¿Espacio? ¿Ubicación? ¿Seguridad?


Por Mariela Blanco
@marielablanco26

 

Daniel Zampone, asesor inmobiliario, adelantó hacia donde va la tendencia en materia de vivienda. Señaló que "históricamente la vivienda reflejó las problemáticas sociales y registró los cambios de hábitos y estilos de vida. La casa chorizo, el conventillo o el palacete barroco tienen mucho para contarnos sobre la gente que los habitó y su contexto social".

"Los ladrillos hablan de cuánto incide en la elección del hogar la inseguridad, la economía y las relaciones interpersonales", dijo.

Basado en las operaciones inmobiliarias de los últimos 10 años, Zampone -que tiene su casa central en Vicente López y opera en Ciudad Autónoma y Provincia de Buenos Aires- aseguró que "hubo una migración masiva de las casas a los departamentos".

"En la década del 60 y 70 se estilaba que los hijos se casaran y ampliaran la casa de los padres, ya sea construyendo una nueva planta en la terraza o una nueva unidad independiente pero dentro del mismo terreno. Hoy los jóvenes tienen otros intereses y privilegian otras cosas, como ahorrar tiempos improductivos en traslados", comentó.

"Esto hizo que se superpoblaran las zonas aledañas a las estaciones de trenes y subtes. Por eso, hay todo un nicho que opta por alquilar un departamento chico y sin demasiados lujos en una zona céntrica con buen acceso al transporte público. El factor determinante acá es la movilidad", añadió

Pero según Zampone, "ese no es el único factor que preocupa a las nuevas generaciones. La seguridad es lo que mas se valora. Por eso, mucha gente se ha inclinado a optar por el anonimato que brinda la vida en un consorcio, sumado a los sistemas de vigilancia que se pagan entre todos los copropietarios".

Por otro lado, indicó que "una de las tendencias que observamos con asombro son los microdepartamentos. Son unidades de 18 metros cuadrados. Debo asumir que al principio mirábamos el fenómeno con desconfianza pero hoy podemos decir que esta tendencia va en aumento".

"Esto es porque los metros que le faltan a los departamentos, los aportan con creces las áreas comunes. Es llamativo cómo los más jóvenes, solteros o recién separados eligen estas unidades muy acotadas pero con todo el confort que ofrecen los amenities: Piscina, lavadero, SUM y gimnasio, por ejemplo. La contrapartida de esto a tener en cuenta que el valor de las expensas sube considerablemente", continuó.

"Otro factor que aporta valor agregado es la cuestión ambiental. Y acá voy a hacer foco en la calidad de vida superior que significa vivir en áreas con grandes espacios verdes o cerca del río. Este es un intangible muy valorado", comentó.

En resumen, vaticinó que "los microdepartamentos no serán una moda pasajera sino una tendencia que irá en aumento en el AMBA y en las principales ciudades. Crecerá la demanda -sobre todo entre hombres y mujeres sin hijos- de unidades pequeñas donde poder dormir pero que cuenten con espacios de trabajo en el edificio y áreas destinadas a esparcimiento".

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram