La vida y una taza de café

Siempre hay lugar para un café

Cuando las cosas en tu vida parecen ser demasiadas para tenerlas bajo control, cuando tu vida aparente ser demasiado complicada para poderla controlar, cuando las cosas en tu vida están muy complicadas para manejarlas, o cuando 24 horas en un día no son suficientes, recuerda el frasco de mayonesa y la tasa de café.

Un profesor se paró ante los alumnos de filosofía y colocó frente a él unos objetos. Cuando la clase comenzó, sin pronunciar palabras, levantó un frasco grande de mayonesa y empezó a llenarlo con pelotas de golf. Le pregunto a los alumnos si el frasco estaba lleno, todos estaban de acuerdo en que si. Entonces el profesor agarró unas canicas y las echó en el frasco. Las canicas rodaron a los espacios vacíos entre las pelotas de golf.

De nuevo preguntó a los alumnos si el frasco estaba lleno, todos dijeron que si. El profesor sacó una cajita de arena y la vació en el frasco, por supuesto, la arena llenó los espacios que quedaban vacíos. Les preguntó a los alumnos nuevamente si el frasco estaba lleno, todos respondieron con un SI rotundo. Después el profesor sacó dos tazas de café y también las echo en el frasco, llenando los espacios vacíos que quedaban en la arena. Los estudiantes rieron.

Ahora, dijo el profesor mientras la risa disminuía, quiero que reconozcan que este frasco representa su vida. Las pelotas de golf son esas cosas importantes, su familia, su salud, sus amigos, las cosas que los apasionan, las cosas que quedan.....si todo lo demás se les va, sus vidas siguen estando completas. Las canicas son otras que importan, como son su trabajo, sus casas, sus posesiones. La arena es todo lo demás, las cosas pequeñas.

Si meten primero la arena en el frasco, no quedará espacio para las canicas, ni las pelotas de golf. Es igual en la vida. Si gastan todo su tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca les sobrará tiempo para ocuparse de las cosas que son verdaderamente importantes, préstenle atención a las cosas que son indispensables para su felicidad. Encárguense primero de las pelotas de golf, las cosas que de verdad importan. Definan sus prioridades, todo el resto es arena.

Una de las estudiantes levantó su mano y preguntó qué representa el café. El profesor sonrió. "Me alegra que lo hayas preguntado. Es solo para demostrar que no importa cuan llena parezca tu vida, siempre hay tiempo para tomarse un cafecito con un amigo".

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram