Italia: un fármaco da nuevas esperanzas en el pico de la pandemia

La droga Ruxolitinib, conocida con el nombre comercial de Jakavi podría evitar que los enfermos con COVID-19 entren en la fase más grave de la enfermedad. Según los médicos, 8 pacientes ya habrían vuelto a respirar normalmente sin necesidad de ser conectados a respiradores. Este tratamiento temprano podría ayudar a descomprimir las terapias intensivas de los hospitales.

El profesor Spartaco Sani, médico del hospital de Livorno, en la Toscana, decidió avanzar con un tratamiento experimental que estaría dando resultados positivos en la fase previa a la etapa más grave de la enfermedad. Se trata de un medicamento utilizado para el tratamiento de enfermedades hematológicas, cuya droga o principio activo es el Ruxolitinib y se conoce con el nombre comercial de Jakavi. Los primeros resultados de ensayos clínicos realizados en Toscana y Calabria, indican que la droga podría evitar que los pacientes con COVID-19 entren en la fase más grave de la enfermedad, evitando que ingresen en terapia intensiva y sean conectados a respiradores. El laboratorio Novartis lo produce y ya ha ofrecido su disponibilidad gratis a los pacientes que lo necesiten.

Profesor Spartaco Sani

El estudio del profesor Sani comenzó el 24 de marzo en el hospital de Livorno, con el apoyo de la Universidad de Pisa y del Consejo Nacional de Investigación, sobre "ocho pacientes entre 28 y 72 años de edad, que presentaban dificultad respiratoria inicial, pero aún no requerían de asistencia respiratoria mecánica", según explicó Enrico Capochiani, director de Hematología del Hospital de Livorno, al diario Il Tirreno.

“Todos los pacientes tratados tenían una enfermedad de aparición reciente con datos clínicos que confirmaban la neumonía por Covid-19, pero con un cuadro que aún no había evolucionado hacia la respiración pulmonar asistida, aunque las condiciones clínicas ya indicaban la internación inminente en cuidados intensivos y una próxima intubación", dijo Capochiani.

El especialista dijo que gracias al Ruxolitinib las condiciones de los pacientes “evolucionaron de forma alentadora hasta evitar la hospitalización en la UCI con respiración asistida”.

Los ocho pacientes testeados padecían pulmonía intersticial, la fase más aguda de la enfermedad, que requiere el entubado y asistencia respiratoria. En esta etapa el paciente se encuentran al borde de la muerte.

La droga podría no solo mejorar la salud de los infectados sino también la situación de los hospitales, colapsados en medio de la emergencia del coronavirus.

El Director de Hematología del Hospital de Livorno destacó los resultados positivos hasta el momento. Según Capochiani, "en doce horas los resultados fueron completamente satisfactorios”. Los pacientes respiraban autónomamente y siguen siendo tratados sin necesidad de entubarlos en Terapia Intensiva. “Hemos visto beneficios incluso en las primeras 12 horas. Ya con la segunda pastilla el estado clínico del paciente mejoraba rápidamente en los parámetros respiratorios y la fiebre”, aseguró.

El estudio se extenderá también a otros hospitales de la región de Calabria. Incluso con la debida precaución, los primeros datos parecen ser muy alentadores. Por lo tanto, se espera en los próximos días poder tratar a un mayor número de pacientes”, subrayaron las autoridades regionales.

El profesor Sani, que lidera el estudio, destacó que "buscamos fármacos que reduzcan la cantidad de virus en el paciente suministrando antivirales, pero también otros que impidan la evolución crítica de la infección".

Qué es el Ruxolitinib

El Ruxolitinib es un medicamento utilizado en pacientes hematológicos que actúa contra el rechazo de los trasplantes de médula ósea. En el hospital de Livorno lo adoptaron para actuar sobre el sistema inmunitario de los infectados, debido a la inflamación pulmonar aguda provocada por la reacción del organismo contra el virus, que asfixia a los pacientes con COVID-19. El cuadro que se genera el la neumonía intersticial atípica, debiendo los médicos recurrir a la intubación y ventilación mecánica en terapia intensiva.

“Los datos que la literatura científica presentó en las últimas semanas, parecen sugerir que los cuadros de COVID-19 que evolucionan negativamente con la necesidad de soporte de reanimación tienen muchas características similares a las reacciones inmunes derivadas de patologías hematológicas y que, por lo tanto, los mismos tratamientos pueden ser efectivos”, explicó Capochiani.

El Ruxolitinib se administra por vía oral y actúa en la fase previa al Tocilizumab, el otro fármaco que se usa en Italia en pacientes graves. Los resultados del uso de Ruxolitinib se han comunicado a AIFA, la Agencia Italiana de Medicamentos, que debería iniciar un ensayo compartido entre varios centros.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram