Invictus

El triunfo inolvidable de los Springboks sobre los All Blacks sirvió para unir a toda una nación anteriormente dividida por el apartheid, en torno a una misma bandera, un mismo himno y un futuro de dignidad e inclusión.

El exitoso film INVICTUS, que relata la épica de Nelson Mandela en la reunificación de Sudáfrica durante el Mundial de Rugby de 1995, tomó su nombre de un poema escrito en 1875 por William Ernest Henley (Long John Silver).

El triunfo inolvidable de los Springboks sobre los All Blacks sirvió para unir a toda una nación anteriormente dividida por el apartheid, en torno a una misma bandera, un mismo himno y un futuro de dignidad e inclusión.

En una frase memorable de la película, Nelson Mandela (Morgan Freeman), se dirige a su Jefe de Custodios, y resumiendo sus intenciones de cómo debía ser a partir de su gobierno la "nueva Sudáfrica", le dice: "El perdón comienza aquí, perdonar libera el alma.... se lleva el temor.... por eso es que es un arma tan peligrosa..."

Antes, se dirigió a todo su staff con estas palabras, el primer día de su mandato:

"No pude dejar de notar algunas oficinas vacías...
Cuando llegué, esta mañana ví todas sus cajas de mudanza...
Ahora, por supuesto, si se quieren ir, es su derecho,
y si sienten en su corazón que no pueden trabajar con el nuevo gobierno,
es mejor que se vayan, en este minuto.

Pero si están empacando porque su lenguaje, o el color de su piel,
o por quien trabajaron antes, los descalifica para trabajar aquí, estoy aquí para decirles...
que no teman.

La verborrea es verborrea.
El pasado es el pasado.
Miramos hacia el futuro, ahora.
Necesitamos su ayuda. Queremos su ayuda.

Si se quieren quedar, le estarán haciendo un gran servicio a su país.
Lo único que pido, es que hagan su trabajo con el mayor esmero y buen corazón.
Prometo hacer lo mismo. Si nos las arreglamos, para hacer eso, nuestro país será una lumbrera en el mundo.

Gracias."


INVICTUS
Autor: William Ernest Henley

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.
En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.
Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el Horror de la Sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.

Versión original en inglés:

Out of the night that covers me,
Black as the Pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul. -
In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed. -
Beyond this place of wrath and tears
Looms but the horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds, and shall find me, unafraid.
It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate;
I am the captain of my soul.

Un film que deja huella, la increíble compasión de un hombre, que luego de 30 años de cautiverio, sale para perdonar a sus captores, dar una vuelta de página y escribir la historia con mayúscula.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción