Emanuel Ginóbili, la presencia de la solidaridad

En el 2006, el jugador de San Antonio Spurs junto a su mujer Marianela crearon la “Fundación Manu Ginobili” con el fin de apoyar, financiar y motivar la satisfacción de las necesidades básicas durante la infancia

"Con el camino allanado es más fácil tener un buen futuro. Cuando uno nace con piedras en el camino todo se hace más difícil". A partir de esta consigna Manu Ginobili decidió que él debía ser quien ayude a quitar los escollos del camino a miles de niños argentinos que lo necesitan.

En el 2006, el jugador de San Antonio Spurs junto a su mujer Marianela crearon la “Fundación Manu Ginobili” con el fin de apoyar, financiar y motivar la satisfacción de las necesidades básicas durante la infancia. En una primera etapa, la organización ayudó con recursos humanos y económicos al Patronato de la Infancia, al el hogar Mamá Margarita y a distintas asociaciones sin fines de lucro en su Bahía Blanca natal.

Sin dudas, Manu Ginobili es una de las personalidades deportivas más relevantes del mundo, pero su permanente humildad ha sido su mayor cualidad. Su arraigo con la Argentina se basa en su posibilidad concreta de ayudar sin excusas, sin discursos y con los hechos que hablan por si mismos.

Sus palabras resumen su identidad solidaria: “Todos sabemos que los problemas los deberían solucionar nuestros gobiernos bien desde sus raíces, pero cuando se da sin esperar nada a cambio (más que una sonrisa o un sincero agradecimiento) y cuando se sabe que los receptores de nuestras ayudas no merecen absolutamente nada de lo que les está pasando, uno no hace más que sentirse pleno y feliz por poder colaborar, aunque sea con algo mínimo”.

Un gesto, un abrazo o una sonrisa de un niño que es estimulado a creer que el futuro no es una fatalidad, sino una construcción propia, es la única retribución que le importa a Manu Ginobili.

En la actualidad, su fundación trabaja a nivel nacional y la originalidad y efectividad de sus proyectos son su signo. En el 2006, con el fin de recaudar fondos, apeló a los “mejores de mundo”. En un remate, se subastaron las camisetas donadas por Diego Armando Maradona, Lionel Messi, Shaquille O´Neal, Kobe Bryant y las zapatillas de Tim Duncan. El resultado fue un éxito, y con lo recaudado pudieron ayudar a cientos de niños del Patronato de la Infancia y del Hogar Mamá Margarita.

Unirnos nos hace mejores

El mejor basquetbolista argentino de la historia no sólo ayuda desde la distancia, su presencia, su contacto cara a cara con los niños que reciben su ayuda es el factor que lo hace diferente.

Manu ha viajado al país con el único objetivo de incentivar la toma de conciencia acerca de la importancia de la ayuda solidaria y la cooperación de todos los argentinos para lograr objetivos vinculados a la solidaridad.

En el 2011 llegó al país para ponerse al frente de la maratón organizada por su fundación, a beneficio de Nacer (Asociación de Ayuda al Prematuro).

De la carrera participaron 2.714 personas que recorrieron un trayecto de 3,5 kilómetros con el fin de ayudar a una fundación que necesitaba de manera urgente un fotocoagulador láser cuya función es prevenir la ceguera de los bebés prematuros.

El objetivo fue cumplido: se recaudaron 135.700 pesos que se destinaron a la compra del aparato y a la optimización de la aparatología del Servicio de Neonatología del Hospital Dr. José Penna

La presencia de Manu Ginobili en la maratón fue el factor que hizo la diferencia, ya que convocó a miles de personas que quisieron ayudar y conocer a un emblema del deporte mundial.

La carrera de realiza desde el año 2009 y en cada una de sus ediciones, el basquetbolista está cerca de las personas, firmando autógrafos, saludando a todos y siempre invitándolos a conocer su fundación y ayudar a los niños a partir de donaciones o del ejercicio del voluntariado.

En el basquet y en la vida

Su presencia en cada escuela, hospital o fundación siempre ha sido su fiel prueba del compromiso real con la solidaridad.

Su virtuosismo deportivo es una de las formas que ha encontrado para estar más cerca de quienes lo necesitan. Y así fue, como junto al cantante argentino Axel y al tenista Mariano Zabaleta realizaron un partido para apoyar a la Fundación Baccigalupo, una organización sin fines de lucro que, desde hace 10 años, trabaja para que todos los niños, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual mejoren su calidad de vida a través de la práctica deportiva.

Ginobili, Zabaleta y Axel entraron a la cancha acompañados por los chicos y juntos realizaron un juego integrado en el cual todos fueron ganadores.

La participación de Manu no se limita a su rol solidario en este evento en particular. Desde el año 2007 apoya a la Fundación Baccigalupo a partir de su padrinazgo – junto al Puma Montecchia y Pepe Sánchez- de la escuela que la ONG sostiene junto a la Asociación Integrar en Bahía Blanca.

Su ayuda es permanente, constante y presencial. Manu es un ser que elige las palabras de la Madre Teresa de Calcuta para explicar por qué todos los esfuerzos solidarios cambian el mundo: "A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota”.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano