Bondi para todos: Luxemburgo se convierte en el primer país con el transporte público gratis

El tren de primera clase será la única opción paga y también los viajes al extranjero, aunque los ciudadanos que trabajen fuera del país se beneficiarán de tarifas reducidas en los trayectos más frecuentes.

Luxemburgo es el primer país del mundo que instaura la gratuidad del transporte público, una de las principales apuestas del actual Gobierno luxemburgués.

Esta medida servirá para que los ciudadanos puedan moverse libremente por el país sin costos de transporte, por lo que el Estado dejará de sumar 41 millones de euros anuales en ventas de boletos de autobús, tren y tranvía.

Las expendedoras de billetes han sido ya retiradas, aunque sigue siendo importante llevar una documentación que identifique a los usuarios, según advirtieron las autoridades.

En plena vorágine para garantizar el uso de transporte público para reducir la contaminación, Viena implementó un sistema que regalaba entradas gratis a los museos y conciertos a aquellos ciudadanos que no usen el auto.

Las autoridades han subrayado que esta medida permitirá además al personal, concentrarse en tareas como la seguridad o prestar información adecuada a los usuarios.

En 2017 seis de cada diez personas iban al trabajo en vehículos privados y el objetivo es que se reduzca al 46 por ciento fomentando el transporte público, la bicicleta o los coches compartidos. En ese sentido, el Gobierno está trabajando en mejoras de la red de transporte público.

A pesar de todo, una encuesta de la cadena de televisión RTL señala que un 30 por ciento de los ciudadanos no renunciarán a sus coches de forma habitual pese a la gratuidad del transporte público.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción