10 cosas que debes saber sobre las operaciones de pecho

Cada mujer es bella. Da igual si su cuerpo o su cara no se ajustan al canon de belleza del momento. Todas, y decimos todas, tenemos defectillos, ¡pero también miles de virtudes! Si a pesar de ello llevas media vida acomplejada con tu pecho y has tomado la firme decisión de ponerte unas prótesis mamarias, toma nota de las verdades y mentiras que nos ha contado la doctora Marina García Moya, del Instituto Javier de Benito.

1. ¿Es segura la silicona?

Habrás oído mil historias sobre ella y, desde el Instituto Javier de Benito nos informan de que sí que es segura. Lo dice el Instituto de Medicina de la Academia de las Ciencias.

2. ¿Mejor una prótesis redonda o con forma anatómica?

La doctora no se decanta ni por una ni por otra sino que prefiere fijarse en las necesidades de la paciente. "Hay casos en que un pecho vacío en la parte superior que requiere de volumen, precisará de un implante redondo precisamente para conseguir el efecto de "gota". La elección del implante, de su tamaño, perfil y proyección, así como de su superficie lisa o texturada, dependerá del estudio anatómico de la paciente y de sus expectativas", apunta Marina García Moya.

3. ¿Dónde se realiza la incisión?

En tres sitios: en la areola, en el pliegue de debajo del pecho o en la axila. La decisión dependerá de la valoración del médico y te quedará una cicatriz de por vida. Si la incisión es en la areola, la cicatriz suele quedar oculta con el paso del tiempo por el cambio de color del borde del pezón. Si es en el pliegue submamario, se disimula por la caída natural del pecho.

4. ¿Dónde se coloca el implante?

- Submuscular: bajo el músculo pectoral. Es la más recomendada porque los implantes tendrán una capa adicional de cobertura de tejido.

- Subglandular: bajo la glándula mamaria. Menor molestia en postoperatorio y más rápida recuperación.

- Subfacial: un plano intermedio especialmente pensado para deportistas. "Es lo más adecuado en el caso de deportistas con pectorales muy fuertes que no permiten la submuscular y con tejido delgado que no hacen aconsejable la subglandular", nos cuenta la doctora.

5. ¿El proceso es doloroso?

La mayor o menor medida de dolor, que lo hay, dependerá de cada paciente. Duele más si la colocación es submuscular que subglandular. Según la doctora Marina García Moya: "Nada que no pueda solucionarse con un calmante normal".

6. ¿Hay que quitar los puntos?

No, el cuerpo los absorbe por sí solo.

7. ¿Se puede dar el pecho con un implante de mamas?

Sí, los implantes no impiden la lactancia. Desde el Instituto Javier de Benito recomiendan esperar a ser madre (si es que quieres tener bebés) para operarse. La razón es meramente estética ya que con el embarazo y la lactancia el pecho cambia.

8. ¿Hay que cambiar los implantes a los diez años?

"Como toda prótesis ajena al organismo, el implante de mama también tiene un desgaste, pero no es cierto que sea necesario y obligatorio cambiarlas a los 10 años. Puede ocurrir que deba hacerse 25 años después", apunta la doctora.

9. ¿Las prótesis interfieren en una mamografía?

Sí. Debes avisar a la persona que te la va a hacer de que estás operada del pecho.

10. ¿Qué más se puede conseguir con una cirugía de mamas?

Corrección de asimetrías, mamas tuberosas (con forma de tubérculo y areolas muy grandes), reconstrucción, elevación y cuando el pecho se hace más pequeño o más grande tras la maternidad, la pre y la posmenopausia.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Fuente: www.cosmohispano.com