Una organización suma trabajo para restar pobreza

Organizó una escuela de gastronomía con salida laboral

Por Micaela Urdinez | LA NACION

Luciana Malvazo, emprendedora social

Lunes 29 de julio de 2013 | Publicado en edición impresa

Luciana Malvazo tiene alma de malabarista, y aunque nunca se desempeñó en un circo, ser el alma mater de la Asociación Civil De La Nada la ha obligado a desarrollar todo tipo de destrezas a la hora de gestionar todo lo necesario para que la organización siga funcionando.

Con 33 años y licenciada en Trabajo Social, es hoy la gerente de operaciones de la entidad, pero ella se define como "multiuso", porque hace un poco de todo. Cuando tenía 19 empezó a colaborar como voluntaria, cuando su tía la convocó para realizar unas encuestas entre la gente de los barrios carenciados de Luján, para ver si les interesaba sumarse a los microcréditos que De La Nada quería implementar allí.

"Arranqué ahí y nunca más me fui. Siempre me inculcaron en mi casa esto de ayudar al otro, y en 2007 decidí empezar a dedicarme completamente a este trabajo", dice Luciana con una sonrisa.

De La Nada nació en 1999, inspirada en la filosofía de Muhammad Yunus, con la convicción de que es posible influir en el curso de los acontecimientos generando pequeños cambios y que todas las personas, sin excepción, tienen capacidades potenciales que pueden convertirse en actos si se les brindan las oportunidades y las herramientas adecuadas.

Es así que hasta el momento tienen 1260 microcréditos entregados en rubros tan dispares como gastronomía, reventa de calzado y ropa, artesanías y manualidades, textil y servicios como peluquería o masajes. "El primer impacto positivo en las mujeres emprendedoras se nota en la actitud corporal. La primera vez miran al piso, después te miran a los ojos y al final terminan discutiendo. Además, vemos que pudieron mejorar la calidad de su vivienda, están contentas porque les pueden comprar útiles a sus hijos, tienen más espacios de socialización y mejoran su confianza y autoestima. Además, aprendieron a trabajar en grupo, saben que ellas pueden y que alguien confía en ellas", explica Elvira Zini, fundadora de la ONG.

Después de varios años de trabajar bajo el lema "sumamos trabajo para restar pobreza", desde De La Nada sintieron que tenían que hacer algo más para generar un cambio significativo en la vida de estas personas y a su vez trabajar en la autosustentabilidad de la entidad. Y fue en ese momento que empezaron a brindar cursos integrales de gastronomía, de los que ya participaron 315 personas.

"Los alumnos pagan $ 15 por mes en forma simbólica, pero igual tenemos mucha deserción en los cursos porque apuntamos a una comunidad que por necesidad tiene una demanda inmediata de dinero y dejan para tomar otros trabajos precarios. Por eso empezamos a pensar en generar nuestra propia empresa social para poder ofrecerles que hicieran prácticas rentadas", cuenta Zini.

Así fue como en 2011 inauguraron La Cocina del Trabajo, una empresa que brinda servicios gastronómicos con valor social compartido, porque emplea a personas que están excluidas del mercado de trabajo.

Ofrece catering para todo tipo de eventos, servicios de cocineras y camareros, y una amplia oferta de mesas saladas y dulces, desayunos, tés, almuerzos y cenas, servicios para dietas especiales.

"Elegimos la gastronomía porque es lo que las mujeres hacen todos los días y porque Luján es una gran zona hotelera y turística que genera mucha demanda gastronómica. Les damos cursos de cocina y les enseñamos cosas para que se empoderen y aprendan a adquirir la cultura del trabajo", agrega Zini, a la vez que explica que las personas que contratan estos servicios están generando dividendos que se reinvierten en programas sociales no asistencialistas que lleva adelante la ONG.

"Existe el prejuicio de que las ONG no pueden hacer cosas de calidad. Yo los desafío a que nos prueben una vez porque ofrecemos productos de mucha calidad y de esa forma también van a estar generando desarrollo social. Además, nos vendría bien la donación de una camioneta para poder hacer el delivery", concluye Zini.

Las personas interesadas en contactarse con La Cocina del Trabajo pueden llamar al 02323-15524155 o a la página www.delanada.org.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

LA NACION