Una familia canadiense deja abrigos en la calle para la gente sin hogar

En el frío invierno boreal, Tara Smith Atkins junto a su hija y unas amigas, rescatan la esencia del espíritu navideño atando abrigos a los postes de calle, para que la gente sin hogar los pueda usar.

Fotos: Facebook Tara Smith-Atkins

En la ciudad de Halifax, Canadá, Tara Smith-Atkins, junto a su hija de 8 años y siete amigas de escuela de la niña, se propusieron realizar una misión enriquecedora y solidaria. Ellas recorrieron las calles de su ciudad y se dieron cuenta que había mucha gente sin hogar, sobreviviendo a la intemperie en el durísimo invierno boreal. Fue así que decidieron pasear por las calles atando abrigos a los postes para que la gente que los necesite los pueda usar.

Las prendas están en perfecto estado; camperas, bufandas, abrigos en general, amarradas prolijamente a los postes de la ciudad. Cada uno de los abrigos tiene atada una etiqueta con una nota explicando al que lo encuentre que no es una prenda perdida: "No estoy perdido. Si estás a la intemperie sufriendo el frío, úsame para abrigarte".

“Definitivamente aprendieron la importancia de hacer esto. Cuando volvimos al auto después de haber pasado una hora en la calle, todas estaban congeladas y llorando para que encendieran la calefacción”. dijo Tamara luego de la recorrida.

Con estas simples y amorosas palabras, ellas dieron un gran ejemplo en su comunidad, que valoró la iniciativa y comenzó a difundirla en las redes sociales.

En otros países del hemisferio norte se está imitando esta genial iniciativa solidaria.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram