«Tu basura, mi tesoro»

Ricardo “Coco” Niz creó el Correcamino, una cooperativa de reciclaje que trabaja para la inclusión social y el cuidado del medio ambiente.

Ricardo

El proyecto

“Si observamos en la calle hay mucha gente durmiendo y revolviendo la basura. Desde El Correcamino queremos motivar a esas personas y mostrarles que pueden ser útiles para la sociedad. Transformándolos en trabajadores comunes y a costo cero”.

Ricardo “Coco” Niz creó el Correcamino una cooperativa de reciclaje emplazada en el barrio porteño de Villa Crespo que tiene el doble objetivo de generar empleo e inclusión para sus miembros, a la vez que busca prestar un servicio a la comunidad y al medio ambiente al trabajar en la recolección de residuos reciclables.

“Esta iniciativa se financia enteramente a través del trabajo. Salimos a la cancha todos los días a jugar un partido de producción, donde cada vez se adhiere mas la comunidad. Sabemos que esto se puede replicar en el mundo entero, porque todo el mundo tiene basura”.

El Correcamino trabaja con diferentes empresas, consorcios, escuelas y hospitales a los que de forma periódica visita para recolectar sus diferentes residuos reciclables como cartón, papel, vidrio y plástico. Para ello, la cooperativa cuenta con dos vehículos que fueron adquiriendo a lo largo del tiempo para “largar el carrito” como dice Coco. Posteriormente, los promotores ambientales realizan la clasificación de los materiales para su venta.

Cómo nace

Coco comenzó a gestar la idea de crear el Correcamino en plena crisis del 2001, pero tuvo que esperar para poder concretarla. Luego de trabajar activamente por casi diez años en diferentes iniciativas sociales, decidió que ya sabía bastante como para armar su propio emprendimiento.

Fue así que en 2009 inició su proyecto en Pilar, provincia de Buenos Aires, pero al tiempo lo trasladó a Capital Federal a su actual sede de Villa Crespo. Así, poco a poco, lo que había nacido con un pequeño grupo aislado de cartoneros, fue cobrando impulso hasta transformarse en una verdadera cooperativa de trabajo.

Quién es

“Yo no tenía un lugar en la sociedad. Y eso a mí me comía la cabeza. En vez de agarra la droga, el alcohol o el delito, me reciclé a mí mismo”.

Coco conoce por propia experiencia el abandono, desesperanza y vulnerabilidad de vivir en la calle. Oriundo de Entre Ríos, nunca conoció a sus padres y pasó parte de su infancia en un internado del cual se escapó para trasladarse a Buenos Aires.

Si bien a lo largo de su vida trabajó en diferentes oficios, las sucesivas crisis del país lo llevaron a tener que juntar cartones para sobrevivir. Tras años de vivir “abajo de un puente” como suele decir, decidió hacer algo para que sus hijos no cargaran con la misma mochila social que le había tocado cargar a él. Fue entonces que comenzó a gestar la idea del Correcamino.

Su huella

“Queremos instalar un servicio en la Argentina a costo cero donde las 24 horas del día me tengas en la puerta de tu casa, erradicando la irresponsabilidad de que tires algo que a miles de argentinos le sirve”.

El Correcamino nuclea a unos 43 trabajadores y beneficia a miles de vecinos de los barrios de Palermo, Villa Crespo, Belgrano y Almagro. En promedio, la cooperativa recolecta por mes entre 110 y 123 toneladas de material reciclables, productos que vende y cuyas ganancias distribuye equitativamente entre sus miembros.

A futuro, Coco sueña con que la cooperativa El Correcamino adquiera un predio de mayor superficie, para así poder aumentar su volumen de trabajo e incorporar a un número más grande de trabajadores.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

www.facebook.com/celcamino