¿Qué es la inteligencia multifocal?

¿Se puede entrenar la mente para sentirnos mejor? Charlamos con Augusto Cury, el creador de la teoría que puede ayudarnos a bajar un cambio.

Por Carolina Cattaneo

A todas nos pasa: nuestra mente muchas veces nos enrosca hasta el infinito, nos mete de lleno en laberintos donde la crítica, los miedos y las preocupaciones nos atrapan en un loop del que creemos que no vamos a poder salir jamás. Pero ¡pará! No desesperes. Porque la ciencia está cada vez más preocupada por entender cómo funciona exactamente la mente y cómo podemos gestionar nuestros pensamientos. Parece imposible, ¿no? Pero el psiquiatra y psicoterapeuta Augusto Cury, uno de los autores más leídos de Brasil en esta década, trabaja para encontrar herramientas prácticas que nos ayuden a aliviar el exceso de información de la era en que vivimos. En su visita a Buenos Aires, charló con nosotras y nos contó los secretos de la inteligencia multifocal.

En definitiva, ¿de qué se trata?

Esta teoría tiene cinco grandes áreas de estudio. La primera es la construcción del "yo" como autor de nuestra propia historia. La segunda son los papeles conscientes e inconscientes de la memoria. La tercera, la transformación y la educación de la emoción. La cuarta, que es la última frontera de la ciencia, son los procesos de construcción del pensamiento. Y la quinta, los de formación de pensadores. Es una teoría que desarrolla múltiples herramientas para prevenir trastornos psíquicos, la tiranía de la belleza, la anorexia, la bulimia, los miedos, la baja autoestima, la timidez e, incluso, la depresión y las enfermedades psicosomáticas.

Los "actores" de la mente

La inteligencia multifocal estudia las variables y los fenómenos universales conscientes e inconscientes -por eso recibe el nombre de "multifocal"- que están en la base de la construcción de los pensamientos. Cury postula que el 'yo' es el actor principal, pero que hay otros actores secundarios que investigan y leen "ventanas" del cerebro y producen el mundo de los pensamientos y de las emociones.

¿Cómo contribuyen estas ideas a la calidad de vida?

La calidad de vida no es apenas un bienestar, una tranquilidad momentánea o un estado de placer intenso. Es una historia existencial, una historia emocional. Para desarrollarla, es fundamental gestionar los pensamientos. Si no cuestionamos, impugnamos y criticamos los pensamientos perturbadores, las emociones angustiantes, los sufrimientos por anticipación, en los primeros cinco segundos dan lugar a un fenómeno llamado registro automático de la memoria (RAM), que hace que queden registrados por el córtex cerebral y ahí abren una ventana traumática, o "ventana killer", como yo las llamo. Estas ventanas no pueden ser borradas de nuestra mente y, poco a poco, lo que hay allí se convierte en basura psíquica.

¿Cómo es el proceso de reflexionar sobre lo que pensamos, cuando a veces no somos conscientes de eso?

La técnica se llama "mesa redonda del yo". Nuestro "yo" va a reunirse con nuestros fantasmas emocionales, las falsas creencias o la capacidad de autosabotear nuestra felicidad y timidez. Usa el arte de la duda, que es el principio de la sabiduría. En el silencio mental, a través de preguntar, de cuestionar cómo surgió, cómo se construyó esa falsa creencia o ese sentimiento de culpa, una persona va "domesticando" los fantasmas. Si no lo hace, la "ventana killer" se ve retroalimentada y la experiencia traumática va aumentando.

Lavarnos los dientes, mapear los fantasmas

La buena noticia es que podemos "reeditar" nuestros archivos traumáticos, aunque no borrarlos. La propuesta es que hagamos un mapeo de nuestras dificultades y conflictos, que entremos dentro de nosotras mismas y nos preguntemos qué cosas nos bloquean y nos perturban. Por ejemplo, "¿por qué soy tímida?", "¿por qué no puedo hablar en público?", "¿por qué no me siento linda?". Cury explica que es un trabajo consciente aplicar el arte de la duda, casi como un hábito más. Con la misma regularidad con que nos lavamos los dientes cada día, deberíamos poder dedicar al menos un minuto, o treinta segundos, para confrontar nuestros pensamientos.

¿Entonces hay manera de pararlos?

Podemos cambiarlos, manejarlos, gestionarlos, pero no podemos interrumpirlos. ¿Por qué? Porque la tentativa de la interrupción ya es un pensamiento. El fenómeno del autoflujo lee nuestra memoria miles de veces por día, para producir la mayor fuente de entretenimiento, placer, ánimo y motivación. Pero nosotros sobreexcitamos ese fenómeno y producimos el "síndrome del pensamiento acelerado" (SPA).

¿Qué es el SPA y cómo impacta en la calidad de vida?

En el pasado, la cantidad de información se duplicaba cada 200 años. Hoy, se duplica cada un año. Un niño de 7 años tiene más información que la que tenía un emperador romano en el pasado. La hiperproducción del pensamiento genera síntomas: fatiga, dolor de cabeza, ansiedad, desconcentración y déficit de memoria. Por eso, debemos entrenar la mente para desacelerar los pensamientos, conquistar eso que el dinero no compra y contemplar lo bello todos los días. Es pensamiento inteligente contra pensamiento perturbador.

¿CÓMO DESACELERAR LA MENTE?

  • Relajate durante lapsos de corta duración a lo largo del día, por uno o dos minutos, para rescatar experiencias placenteras y proyectos.
  • Disfrutá de pequeños estímulos cotidianos: abrazos, caricias, elogios, las flores o los atardeceres.
  • Motivá a los niños para que lean, aprendan arte y música o siembren flores.
  • Invertí en sueños que te inspiren, que sean rentables para las emociones.
  • Considerá el sueño como un momento inviolable. Si es posible, dormí más de ocho horas al día los sábados y domingos.
  • Los fines de semana son un tiempo sagrado. No los utilices jamás como una extensión del trabajo.
  • No sufras por adelantado ni te angusties por cosas que todavía no pasaron. No organices un "velorio" antes de tiempo.
  • Usá el arte de la crítica en contra de cada pensamiento perturbador, cada preocupación paralizante y cada idea aterradora.
  • Salí de vacaciones con regularidad; lo ideal serían dos períodos de 15 días (uno cada semestre), en lugar de un mes entero cada año.

El libro


En Mentes brillantes, mentes entrenadas, Cury plantea que el futuro de la humanidad dependerá de que logremos incorporar todas las funciones de la inteligencia. ¿Cuáles son? El arte de la interiorización, de la observación, de la protección de las emociones, de la gestión de los pensamientos y de la contemplación de lo bello, entre otras.COMPARTILO

Más info: www.augustocury.com.brwww.psicologiamultifocal.com.br

Foto: Natalia Zaidman

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Fuente: http://www.revistaohlala.com/1684423-que-es-la-inteligencia-multifocal