¿Por qué Alemania tiene un bajo porcentaje de fallecidos por el COVID-19?

La comunidad internacional aún no desentraña el por qué de esta fenomenal excepción frente a la pandemia de COVID-19.

Angela Merkel: "Desde la II Guerra Mundial, no se había planteado a nuestro país otro desafío en el que todo dependiera tanto de nuestra actuación solidaria mancomunada"

“La situación es seria. Tienen que tomarla también en serio. Desde la reunificación de Alemania... no, desde la Segunda Guerra Mundial, no se había planteado a nuestro país otro desafío en el que todo dependiera tanto de nuestra actuación solidaria mancomunada”, decía la canciller alemana Angela Merkel al referirse al impacto de la pandemia del nuevo coronavirus, que hasta este sábado 21 de marzo se cobró la vida de más de 11.500 personas en todo el mundo, según el cálculo de la Universidad Johns Hopkins.

En este terrible escenario, hay algo que llama la atención de los expertos, que es la baja tasa de mortalidad en Alemania, comparada con la de países como Italia o España.

Siendo Alemania el cuarto país con más contagios detectados -20.705 casos confirmados de covid-19, su número de muertos es de 72, representando un 0,3 por ciento de casos fatales.

La detección precoz resulta un factor clave en Alemania

Una de las claves de la baja mortalidad podría ser la identificación temprana de los portadores del virus, lo que frena la expansión de la enfermedad. Para realizarse el test en Alemania, es suficiente con tener los síntomas y haber estado en contacto con un caso confirmado o haber vuelto de una zona de riesgo.

“Hemos recomendado, desde el momento mismo en que tuvimos conocimiento de la emergencia, ampliar el número de exámenes entre la población y así reducir la posibilidad de contagio”, explicaron las autoridades del Instituto Robert Koch de Virología, responsable de la estrategia alemana frente al covid-19.

"El caso alemán se debe especialmente a los exámenes de diagnóstico y demuestra que no es solo una buena manera sino un componente esencial de la lucha contra la pandemia", dijo en declaraciones al sitio BBC Mundo, Jeremy Rossman, profesor de virología de la Universidad de Kent (Reino Unido).

Para Rossman hay que escuchar las palabras del director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien dijo que no se puede combatir el virus si no se sabe dónde está. "Y eso es precisamente lo que hacen los exámenes".

"Las pruebas son un componente crítico para poder contener y mitigar esta pandemia. Esto requiere pruebas amplias en personas incluso con síntomas leves", agregó el académico. El Instituto Koch tiene la capacidad de realizar 160.000 exámenes de diagnóstico por semana en Alemania. En Italia, uno de los países más castigados por la epidemia, se han realizado 150.000 exámenes en total hasta el 20 de marzo. En Reino Unido, 50.000 y en España, 30.000.

Los alemanes se estaban preparando incluso antes de que el coronavirus llegara al país (el 27 de enero confirmaron el primer caso), con la creación de un comité permanente de vigilancia instalado el 6 de enero de este año, en vista de la preocupante expansión del virus en China. Allí incorporaron las pruebas de diagnóstico.

El amplio alcance de los exámenes nos ha permitido identificar la epidemia desde una etapa muy temprana y eso nos ha servido para trabajar sobre ella”, señaló Lothar H. Wieler, director del Instituto Robert Koch, en rueda de prensa.

En Corea del Sur -país que ha sido puesto como un ejemplo por los expertos por su capacidad de llevar a cabo pruebas entre la población- se realizan cerca de 70.000 exámenes por semana, menos que en Alemania.

Afectó más a jóvenes y a menores de 50 años

Otro factor de influencia en este escenario alemán es que “en Alemania, más del 70% de las personas identificadas como infectadas hasta ahora tienen entre 20 y 50 años”, según Wieler. Muchos de ellos ni siquiera presentan los síntomas.

En Italia -el segundo país del mundo con la población más envejecida por detrás de Japón- en cambio, la edad media de los diagnosticados con el coronavirus es de 66 años y el 58% tiene tiene más de 60 años.

Algunos expertos advierten que cuando el virus se expanda entre la población de más edad en Alemania, es probable que la tasa de mortalidad también aumente.

Richard Pebody, responsable de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que el caso alemán "es difícil de desentrañar". "No tenemos respuesta y es probablemente una combinación de varios factores".

Lo cierto es que Alemania cuenta con un amplio equipamiento médico, con 25.000 camas en terapia intensiva con asistencia respiratoria. Como contraparte, Francia tiene unas 7.000 e Italia cerca de 5.000. Las autoridades alemanas piensan duplicar esa cifra en los hospitales en las próximas semanas. Hasta el momento el país no teme que su sistema de salud se vea saturado en el corto plazo.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Fuentes: BBC Mundo | Deutsche Welle