Para los padres que los miran por la web

Los padres podrían supervisar vía web los locales nocturnos a los que concurren sus hijos.

Foto: Marc Van der Aa

Cada día los diarios argentinos reproducen noticias que tienen a los adolescentes como protagonistas. Golpizas en boliches bailables, chicos hospitalizados por exceso en el consumo del alcohol y la inseguridad que concierne la salida de los más jóvenes en el marco de una noche que puede deparar un sin número de peligros si no se toman las medidas y el control necesarios.

Con el fin de inspeccionar y prevenir conflictos, incidentes o riesgos para la salud en los adolescentes, el Consejo Deliberante de La Plata se encuentra analizando un proyecto de ordenanza que establece la posibilidad que los padres puedan supervisar a sus hijos desde un sitio web. Este site permitirá visualizar, a través de la ubicación estratégica de diversas cámaras, el interior y el exterior de los bares y boliches bailables a los que concurren los jóvenes. El sistema funciona en tiempo real. Es decir, lo padres podrán ver en todo momento y en simultáneo los acontecimientos que ocurren en los locales nocturnos tanto en su interior como en las inmediaciones al ingreso de los mismos.

En caso de convertirse en ley, el proyecto se enmarcaría dentro del Código de Nocturnidad establecido por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, que reforzó el control de seguridad a través de un trabajo conjunto entre inspectores y padres que ahora cuentan con un respaldo legal para ingresar a los boliches y bares para supervisar su estado edilicio, seguridad y constatar la prohibición de la venta de alcohol a menores de edad. Si el nuevo proyecto se convierte en ley, la colocación de un sistema de cámaras en red sería de carácter obligatorio para todos los locales nocturnos del conurbano bonaerense.

Esta iniciativa surge ante una serie de acontecimientos que atraviesan la relación entre los jóvenes y la nocturnidad. En el contexto actual los padres de los adolescentes enfrentan el reto de conciliar los deseos de sus hijos y una realidad sobre la cual deben tomarse recaudos. Llegar a un acuerdo, comunicarse y prevenir los posibles riesgos es hoy una condición imprescindible para evitar dificultades, peligros y que los chicos puedan fundamentalmente, divertirse de una forma sana y segura.

El primer paso debe ser dado por los padres. Contener, informar, prevenir y encontrar el límite de la delgada línea que existe entre el control y la invasión es fundamental para el desarrollo de la confianza, el diálogo y el incentivo de una adolescencia plena, en la cual los hijos puedan crecer en la conformación de su identidad desde deseos y necesidades que contribuyan a su bienestar. El rol de los padres es primordial, pero sin dudas este trabajo debe ser acompañado y reforzado por los entes públicos y privados, especialmente en lo que atañe a las empresas dedicadas a la diversión adolescente.

¿Nuevas leyes para nuevos tiempos?

Quizá este interrogante encuentre su respuesta en el equilibrio. Si bien ya existe una legislación que establece penas y castigos para quienes falten a las normas, se han sumado nuevos hábitos, costumbres y un contexto social que atraviesa la realidad de los adolescentes, y así, las normas existentes debieron reformularse y tomar un sentido acorde a su época.

Estamos frente a una actualidad signada por el cambio permanente. Ya ningún país, región, estrato social o franja etárea posee condiciones eternas e inmodificables. Por ello, la justicia, los gobiernos, la sociedad y la familia, cada uno en su rol específico se encuentra frente a un reto: cuidar a los chicos y promover todos los esfuerzos posibles para sumar a su bienestar físico y psíquico.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram