La Ley de la intuición

Los líderes evalúan todas las cosas con pasión y ojos de liderazgo

Según el autor de las 21 leyes del liderazgo, esta es la ley más difícil de comprender, y ello es debido a que intervienen en ellas factores intangibles, como el instinto o la intuición.

La intuición propia de los líderes es innata en muchas ocasiones, pero también puede desarrollarse y pulirse.

Esta intuición es la que hace que los líderes sepan que hacer en cada momento, y les permite interpretar factores intangibles, entenderlos, y utilizarlos para alcanzar sus metas:

• Los líderes interpretan su situación.

En todo tipo de circunstancias captan detalles que a otros se les escapan: Clima, dinero, hambre, sueño, ánimo, etc. Pueden medir el clima emocional de la gente, saben hasta donde pueden pedir de la gente.

• Los líderes interpretan las tendencias.

Pueden oler en el viento los cambios, pueden mirar a lo que sucede con perspectiva y ver no sólo hasta donde ellos y su gente han llegado, si no hacia donde se dirigen.

• Los líderes interpretan sus recursos.

Un individuo exitoso piensa en términos de lo que él puede hacer, sin embargo, un líder de éxito piensa en términos de recursos, prestando especial importancia a los recursos humanos (Gente).

• Los líderes interpretan a las personas.

Los líderes intuitivos pueden ver lo que sucede entre las personas y, casi instantáneamente conocer sus esperanzas, temores y preocupaciones, como decía el presidente norteamericano Lyndon Jhonson, “quién entra en una habitación y no puede decir quién esta a su favor y en su contra no pertenece al mundo de la política (no es un líder)”.

• Los líderes se interpretan a sí mismos.

Conocen sus puntos fuertes, débiles, estados de ánimo, fortalezas y oportunidades.

Si ahora piensas que careces de alguna de estas cualidades, tranquilo, el buen pastor no nace con olor a oveja, es el contacto diario que le impregna ese olor. La mejor manera de aprender a ser líder es dedicar tiempo a la gente, pasar con gente.

“Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y, de repente, estarás haciendo lo imposible” - San Francisco de Asís

Un arquero quiso casar la luna. Noche tras noche, sin descansar, lanzó sus flechas hacia el astro. Los vecinos comenzaron a burlarse de él. Inmutable, siguió lanzando sus flechas. Nunca cazó la luna, pero se convirtió en el mejor arquero del mundo. Si pasas tiempo con gente es muy probable que algún día llegues a tener la intuición de los grandes líderes, pero sino fuera así, igual ya habrás sido el mejor líder para aquellos que te acompañaron en el camino a ser líder.

Pasa tiempo con la gente, desarrolla tu intuición. Tu intuición moldeará las circunstancias a tu favor.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por el Dr. John Maxwell - Fundador de INJOY