La historia de una perra y su dueño y su misión de salvar vidas

Luna fue entrenada especialmente para la búsqueda de personas durante este tipo de catástrofes y fue la misma familia en dónde vive y cuidan a la labradora la responsable de su adiestramiento

La tragedia que sacudió a la ciudad de Rosario estuvo signada por el silencio y la acción de la misión solidaria de cientos de personas que asistieron y ayudaron a las víctimas y a sus familiares.
 
Las historias de solidaridad subyacen, emergen y se multiplican y una de ellas tiene como protagonista a Luna, una perra de raza labradora, miembro del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Paraná, que se encuentra colaborando en el rescate a las víctimas desde el primer día.
 
Jorge Vallejos, jefe de los Bomberos Voluntarios de Paraná, y dueño de Luna informó a los medios de comunicación que su perra labradora identificó el día viernes tres cuerpos sin vida entre los escombros y sigue trabajando en el lugar de manera incansable y permanente.
 
Su rol en la búsqueda fue decisivo, su dueño además informó que desde el martes Luna encontró a un total de 7 personas y gracias a ella se agilizó y optimizó el hallazgo de las víctimas.
 
Luna fue entrenada especialmente para la búsqueda de personas durante este tipo de catástrofes y fue la misma familia en dónde vive y cuidan a la labradora la responsable de su adiestramiento.
 
Vallejos afirmó que Luna jamás se equivocó hasta ahora en sus hallazgos y siempre ha colaborado en cada rescate con tal efectividad que su rol es decisivo en cada operativo de búsqueda.
 
La historia entre la perra y su amo también es muy significativa. Jorge Vallejos recibió a Luna cuando tenía unos pocos meses de edad, ya que sus dueños ya no podían conservarla. El jefe de los Bomberos Voluntarios de Paraná la adoptó y su unión desde entonces fue inquebrantable.
 
Además, de ser un miembro más de la familia, Jorge decidió convertirla en su inseparable compañera de trabajo y de solidaridad hacia las personas en situación de riesgo.
 
Con el fin de entrenarla para su tarea de rescate, Damián Vallejo, hijo de Jorge, la adiestró y hoy Luna es uno de los animales más efectivos en la detección de personas en zonas de desastre y los resultados son su acción permanente.
 
Juntos Jorge y Luna trabajan en equipo y con un nivel de entrega que los destaca como grandes héroes en el marco de una labor que exige profesionalidad pero también una enorme dedicación y solidaridad.
 
Una vez más, las historias que unen a los animales con las personas demuestran que esta unión optimiza la calidad humana.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano