La diabetes y los ojos

El Dr. Gustavo Rapetti, médico oftalmólogo, nos cuenta cuáles son las señales a las que debemos estar atentos, cuidados y tratamientos.

El 14 de noviembre se conmemora a lo largo del mundo el Día de la Diabetes, fecha establecida en el año 1991 con el objetivo de concientizar sobre esta enfermedad mediante campañas y acciones de bien público.

Lo cierto es que la diabetes, que se manifiesta cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce, se ha cuadriplicado en número de casos desde 1980.

La consecuencia a nivel oftalmológico de padecer diabetes se puede traducir en cataratas, glaucoma, y otras alteraciones visuales que pueden llegar a producir ceguera en el paciente diabético.

Vida Positiva habló con el Dr. Gustavo Rapetti, médico oftalmólogo para entender la relación entre la diabetes y los ojos.

¿Cuáles son los principales problemas oftalmológicos y consecuencias que puede traer la diabetes en las personas?

Las principales consecuencias pueden ser la retinopatía diabética, el edema macular diabético, las cataratas y el glaucoma. Esas son las cuatro causas que producen alteraciones oftalmológicas en la diabetes. Y cualquiera de estas causas puede llevar a la ceguera.

¿En qué medida la diabetes produce graves enfermedades visuales como la ceguera?

Uno de cada tres mayores de 40 años desarrollan retinopatía diabética. El porcentaje o la cantidad depende mucho del medio social, de las cantidad de controles y cosas que se puedan hacer para evitarla.

En específico, ¿qué es la retinopatía diabética?

La diabetes afecta a todos los vasos (es decir, las venas y las arterias del cuerpo humano). Cuando los vasos de la retina son alterados debido a la diabetes se produce lo que se denomina retinopatía diabética.

¿Se pueden tratar estas enfermedades? ¿Cómo es el tratamiento?

El tratamiento de cualquier alteración oftalmológica por la diabetes se debe tratar, en primer lugar, controlando el azúcar en sangre, es decir, controlando la diabetes en sí. Yo siempre le digo lo mismo a mis pacientes: no sirve de nada que yo al paciente le haga un control anual (que es el control que se le pide a todos los diabéticos), o todos los meses, por ejemplo, para ver su retina y hacer fondo de ojos si el paciente no controla su dieta. Si no controla su azúcar en sangre.

Sería en vano todo tratamiento que podamos hacer a nivel oftalmológico si el paciente no se cuida a nivel sistémico, o sea con sus hipoglucemiantes -sabemos que hay dos tipos de diabetes, la tipo 1 que es la de los insulinodependientes, que se les inyecta insulina, y la tipo 2, que es la que toma medicación por boca- , y desde ya la dieta en cualquier tipo de diabetes para seguir con ese cuidado.

¿Se pueden prevenir con consultas de control pertinentes y revertir con tratamientos o cirugías?

Para hablar del tratamiento puntual que hay oftalmológicamente si el paciente desarrolla retinopatía diabética hay que saber que hay dos tipos de retinopatía diabética: la seca y la húmeda. Pero la húmeda, que es la que más nos importa, se trata con la fotocoagulación de la retina, o sea con láser. Después, si el paciente desarrolla glaucoma, que también es una enfermedad que produce ceguera (tiene el doble de chance de tener glaucoma un paciente con diabetes), eso también se trata bajando la presión ocular con tratamiento con gotas o con cirugía. Si el paciente desarrolla cataratas, el tratamiento es quirúrgico. Y si el paciente desarrolla, por ejemplo, edema macular diabético, que es acumulacion de líquido en la mácula, tambien tiene tratamiento con láser, o en algunos casos con inyección de drogas dentro del ojo.

¿En qué consisten esas consultas de control para prevenir una posible ceguera o problemas visuales producidos por la diabetes? ¿Qué se puede detectar con controles preventivos?

Sólo se puede prevenir con control periódico con el oftalmólogo por lo menos una vez el año, y con su diabetólogo una vez al año también. Además de con controles periódicos de azúcar en sangre. La consulta oftalmológica consiste en un examen oftalmológico completo, toma de agudeza visual, presión ocular y presión de pupila para la realización de un fondo de ojo. En muchos casos se piden estudios complementarios que nos pueden ayudar, como por ejemplo, la retinofluoresceinografía o angiografía digital que es una fotografía del fondo del ojo mientras se le inyecta una sustancia de contraste en una vena al paciente en el brazo, vemos a dónde va todo este colorante y, también, la tomografía con focal de la mácula, que es el OCT, tambien este estudio complementario nos sirve y es de mucha utilidad para el diagnóstico de cómo va la situación oftalmológica y ocular del paciente.

La retinopatía diabética en muchos casos llega a un punto en que no se puede controlar más con tratamiento con láser, y se llega a la cirugía vitreoretinal, es una cirugía para ayudar a la cicatrización. Y desde ya que la catarata es quirúrgica y en el caso del glaucoma, si no se puede controlar con tratamiento médico, también es quirúrgico. El glaucoma también se puede tratar con láser.

Es común que los pacientes diabéticos tengan episodios de visión fluctuante borrosa, eso no necesariamente significa que el paciente tenga una retinopatía diabética, sino que los niveles de azúcar en sangre pueden variar su visión: por momentos del día pueden ver más borroso que otros. Pero son signos oftalmológicos que tienen que llamarle la atención al paciente, y lo tiene que consultar con el diabetólogo y también con el oftalmólogo. Otros síntomas son visión doble, borrosa, anillos, cuando uno ve alrededor de las luces o luces titilantes, también si ven muchas manchas o flotadores o moscas, estos son signos de que puede tener microhemorragias. O si los ojos le duelen o si sienten como presión en uno de los ojos. o si sienten alteraciones en el campo visual, como objetos que son percibidos de costado. Cualquier síntoma visual que tenga el paciente diabético tiene que hacer el control y la consulta con el especialista.

Pero todo paciente diabetico tiene que controlar bien el colesterol, su presión arterial, y tratar de erradicar el tabaquismo si el paciente es fumador. Cualquiera de estas tres cosas (el colesterol, hipertensión y tabaquismo) empeora la situación a nivel diabetes, con lo cual esto se ve reflejado en que aumenta el riesgo también de tener algo oftalmológico.

Dr. Gustavo E. Rapetti
Médico Oftalmólogo. Cirujano especialista en Segmento Anterior, Cirugia del Cristalino y Cirugia de la Miopia, Hipermetropia, Astigmatismo y Presbicia.
Web: www.gustavorapetti.com.ar
Facebook: /rapetti.ojos
Instagram: @rapetti.ojos

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram