La despedida de mi hija

«La emocion que sentí me trasladó de inmediato a ustedes y pensé, qué mejor medio para transmitir tan bello mensaje, en un sitio en que todo habla de valores y buenos momentos».

Este es uno de los momentos de mi vida, en que quisiera detener el tiempo, más, como se que no es posible, me enfrento a la realidad, y trato en estas líneas de volcar mis sentimientos, permito que la voz de mi corazón fluya, para decirte hija mía, que me siento muy orgullosa de ti, he dedicado estos días para hacer un recuento desde tu gestación hasta hoy, y son gratísimos los recuerdos de lo que en nuestras vidas has significado, tu talento, inteligencia, capacidad de discernir, disciplina, compromiso, amor, ternura y responsabilidad, entre otras tus mayores cualidades, por lo que infinitas gracias doy al todo poderoso, como no ser consientes y agradecidos con la vida, con Dios y con tigo por ser tan maravillosa como eres.

Hoy comienza el discurrir de tu vida, vas en busca de nuevas experiencias, como profesional, como persona, empiezas a construir tu vida sobre los bien estructurados cimientos de tus 23 años de existencia, tengo la certeza como sé también, que es la de tu padre, hermanos y tu mamá Rosita, que en este marchar lograras las metas que te has propuesto. Para que logres tus propósitos, todos nosotros estamos obligados a un sacrificio grande, cual es distanciarnos de ti, por tiempo prologando, separación que implica una fría soledad por la ausencia del ser que amamos, nostalgia de no contar con tu presencia en momentos de alegría o de tristeza que sucedan en la familia, dolor y llanto de ver tu cuarto y tu cama vacíos en el día a día, congoja por la falta del abrazo y del beso cálido, angustia de saber como la estarás pasando, desasosiego por ver la lentitud del tiempo para tenerte de vuelta. Oh! Exclamo, precio alto que tenemos que pagar, cuando la única y real preocupación es que los hijos salgan adelantes, que no sean uno más del montón.

Vas a encontrar hija mía, tú añorada libertad, no tendrás al padre gruñon y a la madre aburrida que cantaletea a toda hora, no tendrás quién limite tu tiempo, tu espacio, tu ir y tu venir, serás la dueña absoluta de toda tu persona, libertad que estoy segura y tranquila sabrás administrar con total responsabilidad, transparencia y rectitud, porque si bien es cierto ahí no estamos nosotros para cuestionarte, estarás tú misma responsable de tu vida, integrada entre otros, por tu salud, belleza e integridad de tu cuerpo, cuidado de tu cabello, de tu piel, de tu espíritu, de tus ojos, de tus pies, de tus dientes, todo lo cual lograras mantener, si administras tu libertad con diligencia, prudencia, mesura, rectitud, honestidad, equilibrio y justicia.

Sentiré tu presencia, tu perfume, tu risa, tu alegría, viviré con todos tus gratos recuerdos día a día, esperare con altura, sin desfallecer tu regreso; me harás mucha falta, porque además de mi hija, eres mi amiga y confidente, sabes todo de mi, mis alegrías, tristezas y frustraciones, mis aciertos y desaciertos como madre, como esposa, como hija. Pero sabes que a pesar de todos mis errores y equivocaciones lo cierto es, que mi corazón esta desbordado de un gran amor hacia ti y hacia tus hermanos, Ustedes son mi piso, mi techo, mi oriente, mi occidente, mi norte y mi sur.

Tengo la absoluta convicción, que te has trazado un horizonte claro, diáfano, concreto, y que te has propuesto dejar una huella perdurable en el tiempo, en tu familia, en Colombia y porque no, en el mundo, todo esto lo vas a lograr con la entereza, tenacidad y ganas que te caracterizan, adelante mi amor, no te detengas ante las vicisitudes que encontraras en el camino que hoy comienzas a recorrer.

Aunque se que odias ¡cuidado!, pero si, cuídate mucho, recuerda que en el mundo hay gente mala, egoísta, mezquina y envidiosa, cuida a donde tus pasos se dirigen, no quieras escrudiñarlo todo, piensa que hay cosas vanas, destructivas y nocivas que es mejor, no ocupar tiempo en saberlas o conocerlas.

Ya no te canso más, solo me resta repetirte que te amo, que te deseo lo mejor de lo mejor, que no te pongas nunca triste, que la batalla de crecer, la vas a ganar, ánimo, se feliz, pásala lo mejor que puedas, disfruta esta experiencia, obtén el mejor provecho, viaja, conoce, vive, vive, que es lo mejor que a uno le puede pasar, cero amargura, cero nostalgia, cero soledad, cero ansiedad, gozar y gozar es tu consigna.

Te amo hasta el infinito, un beso interminable, llévalo consigo hasta el fin del fin. Desde aquí, seré tu energía, tu fuerza, tu timón, te acompañare siempre, vivirás en mi, todos los días despertaré con tu imagen, dormiré con tu presencia, y sabré que eres feliz y que esto es lo único que me importa de verdad.

Te amo mi cielo, emprende tu marcha sin mirar atrás, muchos miramos atrás y no emprendimos el camino de la vida, luchamos contra lo que soñábamos contra lo que deseábamos, y hoy el resultado no es el mejor, muchas cosas se quedaron sin hacer, y en el ocaso de la vida, ya es tarde para emprender el recorrido que quizás nos hubiera hecho verdaderamente felices.

Te quiero hasta el fin del fin...

Tu madre.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Gentileza, Alvaro Gómez