La carne artificial creada en laboratorio llega a la mesa del consumidor

Avances en el "cultivo de carne" por métodos artificiales se plantean como un posible paradigma a futuro en la producción intensiva de alimentos.

Uma Valeti y Nicholas Genovese, CEO y CSO de Memphis Meats.

Memphis Meats Inc., es una empresa de San Francisco que fue fundada por tres científicos y su objetivo es, en menos de un lustro, ser la primera startup en llevar al mercado y a la mesa de los consumidores, carne cultivada en laboratorio, a partir de células animales.

Desde 2013, cuando se realizó una prueba de sabor de una hamburguesa creada en laboratorio, la iniciativa ha crecido de forma exponencial. El proyecto, de varios años de investigación y desarrollo, fue financiado por Sergey Brin, uno de los dueños del gigante de internet Google Inc., y está dirigido por el fisiólogo Mark Post. Este último se convirtió en una de los fundadores de la empresa holandesa Mosa Meat, que también se encuentra en carrera junto a Modern Meadow Inc. De tener éxito, se espera que aparezcan muchas compañías que desarrollen estos alimentos, ya que requieren sólo una fracción de los costos de producción intensiva de la industria de la carne actual.

El ambicioso objetivo es revolucionar la cría de animales moderna, que según estimaciones de Naciones Unidas consume un tercio de los granos del mundo y utiliza un cuarto de toda la tierra para pastoreo. Las empresas dicen que cultivar carne con células y biorreactores -similares a los fermentadores usados para hacer cerveza- consume una fracción de los nutrientes, crea muchos menos desechos y evita la necesidad de usar antibióticos y aditivos.

Según Naciones Unidas, la cría de animales moderna consume un tercio de los granos del mundo y utiliza un cuarto de toda la tierra para pastoreo. Por otra parte, las empresas sostienen que cultivar carne con células y biorreactores -similares a los fermentadores usados para produir cerveza- consume una fracción de los nutrientes, crea muchos menos desechos y evita la necesidad de usar antibióticos y aditivos.


Hamburguesa "2.0" creada en laboratorio.

"La industria de la carne sabe que sus productos son insostenibles", afirma el presidente ejecutivo de Memphis Meats, Uma Valeti, cardiólogo y profesor de medicina de la Universidad de Minnesota. "Creemos que en 20 años, la mayoría de la carne vendida en las tiendas será cultivada".

El proyecto se enfrenta al posible rechazo de los consumidores, en quienes hay una tendencia sostenida a elegir alimentos orgánicos o "naturales" sin aditivos ni ingredientes transgénicos. A su vez, el principal desafío de estas nuevas startups será aumentar la producción y mantener los costos controlados para que la carne cultivada cueste, y sepa, casi igual que la de animales. En el futuro, se aspira a producir carne más saludable cultivando células que contengan menor cantidad de grasa saturada. Por ejemplo, Memphis Meats planea presentar su carne en restaurantes y minoristas.

Por otro lado será necesario realizar estudios para medir el impacto que pueda tener esta tecnología, tanto a nivel salud humana como en la economía, ya que de implementarse de forma masiva, produciría un cambio de paradigma y transferencia de recursos humanos, ya que se necesitará personal calificado y pueden peligrar muchos puestos de trabajo. La clave estará en cómo evaluarán el producto, el Departamento de Agricultura (USDA, por sus siglas en inglés) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU., organismos encargados de regular el producto y la forma en que se procesa.

Otra variante de esta tecnología se está dando en el campo de las impresoras 3D, que ya están produciendo carne "impresa" con material y células orgánicas. El costo actual de una hamburguesa "impresa" es de 400 dólares, pero se espera que con los años llegue al consumidor a 2 dólares. Dicen los investigadores, que cuando eso suceda, se venderán masivamente e incluso se podría adquirir la materia prima e imprimir las hamburguesas en la propia casa.

Si bien, todos tenemos cierta desconfianza por este tipo de alimentos, la realidad es que la humanidad debe buscar alternativas para alimentar a los miles de millones de habitantes de la Tierra, sin que terminemos depredando el medio ambiente. La tecnología debe dar respuesta a estos desafíos que serán problemáticas mundiales y estratégicas de mediano plazo, incluso dentro del siglo actual, no sólo en lo que respecta a la alimentación sino también en el cambio del paradigma energético por energías sustentables para dejar de quemar combustibles fósiles y encontrar solluciones al problema del agua, por ejemplo utilizando tecnología viable económicamente para la desainización del agua del mar, recurso que representa el 97% del agua de la Tierra.

El desafío está abierto.

¿Qué opinas acerca de reemplazar la carne animal por carne articial?

Initialize ads

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por JML