La brújula emocional

Las emociones son una guía, como una brújula que puede ayudarnos a marcar nuestro rumbo. Sirven para algo más que hacernos sentir.

Publicado por Marta Romo

25 marzo, 2013

Proporcionan información valiosa sobre cómo nos afectan las cosas y nos ponen en movimiento. Esto las convierte en una interesante herramienta para tomar decisiones, que no siempre tenemos en cuenta ya que pensamos erróneamente que pueden despistarnos o desviarnos de nuestro objetivo. Esta creencia sobre las emociones, es real si vivimos las emociones sin conciencia.

Obviamente, no se trata de estar siempre pendiente de qué sentimos o indentificar qué emociones tenemos en cada momento, ya que sería agotador… de lo que se trata es de poner atención en ellas en momentos cruciales o cuando no entendamos qué nos sucede. Las emociones nos ayudan a conocernos mejor a nosotros mismos.

Transitar por las emociones sin engancharnos, pasar de una emoción a otra sin problema, es saludable; es un indicador de que nuestra brújula interior funciona y que podemos fiarnos de ella. Porque una brújula que siempre marca el norte, no sirve para nada. Deja de ser útil para informarnos del cambio de rumbo.

Alegría y tristeza

A modo de ejemplo, podemos decir que la tristeza nos da información sobre aquellas cosas que son importantes en nuestra vida. Acontece cuando nuestros valores se tambalean. La vida moderna que nos anima a vivir estresados hace que en ocasiones descuidemos nuestros valores y seamos incoherentes al no poder dedicar el tiempo que nos gustaría a mantenerlos vivos. La tristeza también aparece cuando vivimos una pérdida; o incluso cuando prevemos que va a ser así, es capaz de anticiparse a la situación. La tristeza tiene que ver con nuestras necesidades. Cuando te sientas triste y no sepas qué sucede, pregúntate: ¿Qué cosa importante en mi vida estoy descuidando?, ¿qué estoy perdiendo o voy a perder?, ¿qué es lo que no te permite estar alegre?, ¿qué necesitarías para sentirte más feliz?, ¿qué añadirías?, ¿qué cuidarías en este momento?

El caso de la alegría es bien diferente, nos habla de lo que sí tenemos en nuestra vida y de lo que queremos. Nos hace disfrutar de lo que queremos en la vida. A veces es ruidosa, a veces es silenciosa, pero cuando llega sabemos claramente que es ella. Es una emoción muy placentera, que además nos hace mantenernos más jóvenes y con energía. La alegría tiene que ver con nuestros deseos. Lo que me parece más interesante de esta emoción es que nos anima a la acción y, sobre todo, que funciona como un indicador de compromiso. Aquello que realmente nos mueve a comprometernos, no nos agobia, ni enfada, ni nos pone tristes… nos hace sentir alegría.

Algunas preguntas para la alegría: ¿Qué quiero mantener de lo que me está sucediendo?, ¿qué quiero repetir de lo que estoy viviendo?, ¿cómo puedo tener más de esto en mi vida? Las preguntas sobre lo contrario, tendrían que referirse a la tristeza: ¿Cómo sería esta vivencia desde la tristeza?, ¿qué suceso o acontecimiento te pondría triste de esta situación?

La ira nos da información sobre hasta dónde pueden llegar los demás.

Nos ayuda a entender dónde están nuestros límites y a ponerlos (si la hacemos caso, claro). Muchas personas no registran la ira, han aprendido a no enfadarse… y, por eso, no saben dónde están sus límites y tienen dificultades para decir “no” a los demás. El primer paso para ser asertivo es identificar qué cosas nos enfadan, si no lo hacemos ¿cómo podemos saber lo que sí y lo que no queremos? Cuando estés enfadado o iracundo, pregúntate: ¿Qué ha sucedido que yo no quería?, ¿qué límites he o han sobrepasado?

La pregunta contraria tendría que ver con emociones relacionadas con la paz y la tranquilidad: ¿Cómo me sentiría más relajado en esta situación?, ¿qué necesito para calmar la ansiedad?, ¿qué tendría que desaparecer o aparecer en este momento para poder experimentar ternura?

Lo interesante de utilizar las emociones de esta manera, a través de la identificación (conciencia emocional) y de hacernos preguntas a favor y en contra de ellas (dialéctica emocional), es que nos proporcionan información actualizada, en tiempo real sobre nosotros mismos y nuestras circunstancias.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Fuente: http://www.be-up.es