Gustavo Gennuso, educar con el ejemplo

Gustavo es Ingeniero Nuclear del Instituto Balseiro, y su virtuosismo y dedicación plena hacia la ciencia fueron su motor de inspiración y motivación para ejercer la solidaridad.

“La injusticia de la pobreza sólo puede resolverse eficazmente desde la participación y protagonismo de los pobres”. Así, un hombre llamado  Gustavo Gennuso expresa su convicción y su acción a favor de los niños más pobres del país.

Gustavo elije no dar cátedra, no bajar línea. Decide no caer en la trampa de creer que pertenecer a la clase media, tener un título universitario y transcurrir la vida con un cierto grado de estabilidad económica legitima la posibilidad de decir qué, cómo y por qué hacer “lo que se debería hacer“.

Él es un hombre que aprende del prójimo y no mide el conocimiento y la experiencia en función del grado académico alcanzado, la clase social o el lugar de residencia. Todos los seres humanos poseen un talento, una vocación  y una fortaleza sobre la cual existen infinitas posibilidades de aprendizaje y crecimiento.

Gustavo es Ingeniero Nuclear del Instituto Balseiro, y su virtuosismo y dedicación plena hacia la ciencia fueron su motor de inspiración y motivación para ejercer  la solidaridad.


Residente de la ciudad de Bariloche, presenciaba día a día como en su comunidad los niños más pobres no tenían acceso a una  educación de calidad, siendo la formación primaria y secundaria las herramientas primordiales y los derechos humanos fundamentales para la infancia y la juventud.


Su propia historia de desarrollo, crecimiento y progreso encontraba su causa en la educación y por lo tanto, ejercer la solidaridad desde el ejemplo, el sacrificio y la dedicación fueron su misión a partir de entonces. Gustavo tomó contacto con grupos parroquiales de la zona que conocían a fondo la problemática de los niños y juntos comenzaron a desarrollar acciones comunitarias en los barrios más pobres de la ciudad de Bariloche.

Gustavo creó una iniciativa tan innovadora como pro activa para la resolución efectiva de la ausencia de condiciones educativas de máxima calidad. Creó escuelas públicas de gestión privada que se han convertido en un paradigma para el sistema educativo nacional.

El sistema funciona a partir del aporte de los sueldos por parte del Estado, mientras que la Fundación Gente Nueva, desarrollada y presidida por 
Gustavo Gennuso , se responsabiliza de la infraestructura y de la administración de las escuelas, asegurando el acceso a una educación de alto nivel para comunidades tradicionalmente marginadas del sistema.

¿Cuáles fueron los logros de la fundación?:
Ÿ

  • La creación de 10 escuelas públicas de gestión privada destinadas sectores de menos oportunidades en Bariloche, que cuentan con jardines maternales, primarias, secundarias - diurna y nocturna, y talleres de capacitación laboral. Ÿ
  • Un total de 5.000 alumnos estudiaron en las  aulas de Gente Nueva. Ÿ
  • Desarrolló programas de Formación Grupal, Liderazgo Juvenil, y Ciudadanía que  incluyen a más de 35 organizaciones juveniles de la localidad y 2.500 jóvenes participan de la red. Ÿ
  • Más de 100 niños participan del programa de Erradicación de Trabajo Infantil, pudiendo acceder al sistema educativo.

Un día un hombre creyó que cambiar el mundo era una causa personal, que le pertenecía como un ser humano pleno, capaz y consciente que todo niño tiene derecho a estudiar para crecer. Hoy Gustavo inspira y motiva a comenzar a ejercer la solidaridad desde el ejemplo. 

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano