Guía para trabajar desde casa sin volverte loco ni enloquecer a tu familia

En tiempos de pandemia, el Home Office ya es una alternativa para muchos trabajadores freelance o empleados. Si se hacen los arreglos adecuados, esta modalidad puede ser beneficiosa para el trabajador, para los clientes y para la empresa.

Algunas reglas simples para ser productivo en casa, incluso cuando estás más acostumbrado a trabajar con colegas.

Crear un área de trabajo separada y dedicada

Si es posible, disponer un área de trabajo dedicada, idealmente en una habitación donde puedas cerrar la puerta y cerrar todo lo demás. La puerta que se puede cerrar crea dos importantes barreras psicológicas: 1) desalienta a la familia y los compañeros de cuarto a molestarte, y 2) permite separar tu día en tiempo de trabajo y tiempo de ocio. Sin esa barrera, los límites se tornan borrosos y puedes sentirte tentado a trabajar más horas, cuando deberías recargar energías. Una característica de los freelancers y "home officers",es que nunca paran, dedican muchas más horas al trabajo en promedio, que los que se reportan a una oficina, con un horario definido de ingreso y salida. Además el trabajo vive en tu cabeza contínuamente, con lo cual es necesario marcar límites de tiempo y espacio dentro de tu casa.

Entrena a tu familia y amigos para que te dejen en paz en horas de trabajo

Lo más probable es que tu familia asuma automáticamente que, dado que estás en tu casa, estás disponible para chatear, hacer mandados, escuchar chismes, etc. Debes ser firme para que cuando estés en el trabajo, estés en el trabajo y no ser interrumpido. Una buena explicación por ejemplo, ante un pedido de tus hijos puede ser: "Papá / Mamá trabaja durante las próximas horas y puedo ayudarte con tu tarea a las diez". El problema era que incluso esa explicación interrumpirá tu concentración y resultará en un continuo roce. Lo recomendado es ser contundente: reducir las respuestas a "No" (que significa "vete") o "¿Qué?" (lo que significa "si la casa no se está incendiando, vete").

Mantener un horario regular

El trabajador hogareño a menudo trabaja más horas que cuando iba a la oficina. Este es un error táctico porque puedes trabajar demasiado en casa tan fácilmente como en el trabajo, y las personas con exceso de trabajo cometen errores. Para mantenerte sano y productivo, deberías establecer horarios de trabajo regulares y, en la medida de lo posible, cumplirlos. Un buen plan para los noctámbulos puede ser trabajar varias horas por la tarde, hacer una pausa para pasar tiempo en familia y luego trabajar varias horas después de que todos los demás se hayan acostado. De lo contrario, podrías establecer un horario similar al de la oficina, con un corte de una hora al mediodía. Pero eso sí, a las 5 pm, cortar para hacer vida familiar.

Evitar el "picoteo" entre comidas

En la oficina, la presión social nos impide comer en exceso en la sala de descanso; en casa, es demasiado fácil decir "¡un snack me vendría bien ahora mismo". O peor, un vaso de cerveza o bebida con alcohol puede dinamitar tu energía y llevarte a la cama a dormir. Lo ideal es controlar la ansiedad con colaciones adecuadas cada 2 o 3 horas y levantarse de la silla, dar un par de vueltas a la casa y seguir. Tener a mano un buen café ayuda, pero no se debe abusar.

Invertir en ergonomía

Nuestra estación de trabajo debe estar en un entorno lo más cómodo y saludable posible. Algunas sugerencias pueden ser: Un buen teclado ergonómico. Un monitor con pantalla grande de alta resolución, ubicado a la altura de los ojos creará una experiencia más confortable y saludable para la gran cantidad de horas que pasamos frente a la computadora. Una buena silla con respaldo ergonómico que asegure una correcta posición de trabajo. Tu espalda te lo agradecerá !

Hacer "Networking"

El contacto con pares, colegas y foros de personas que trabajen en posiciones similares, no sólo te hará sentir más acompañado, si no que te permitirá complementar tu trabajo y crear equipos por proyectos. Es un paradigma que ya conocen los freelancers pero que se está extendiendo al mundo corporativo también. Los equipos internos de una empresa ya trabajan de manera interdisciplinaria y comparten experiencia y conocimientos. Esto permitirá no perder el contacto en períodos de distanciamiento social como el que estamos atravesando debido a la pandemia de coronavirus en el mundo. Hoy más que nunca debemos apelara la creatividad y responsabilidad para parar la curva de contagio del virus.

Trabajar desde casa se impone como un nuevo paradigma, que seguramente por sus beneficios, llegará para quedarse.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram