Fecundación in vitro (FIV)

La fecundación in vitro se hace para ayudar a que una mujer quede embarazada y se utiliza para tratar muchas causas de infertilidad.

La fecundación in vitro (FIV) o fertilización in vitro es una etapa de la reproducción asistida en la cual se aplican varios procedimientos en laboratorio para ayudar a la fertilización y desarrollar a embriones en cultivo con la finalidad de ayudar a una pareja a tener un bebé en casa. La fecundación in vitro frecuentemente se intenta sólo cuando se desea tener un bebé y por determinación médica, sólo podría ser posible mediante este método.

¿Por qué se realiza el procedimiento?

La fecundación in vitro se hace para ayudar a que una mujer quede embarazada y se utiliza para tratar muchas causas de infertilidad, como:

  • Edad avanzada de la mujer (edad materna avanzada)
  • Trompas de Falopio obstruidas o dañadas
  • Endometriosis
  • Factor de esterilidad masculino (incluida la disminución del conteo de espermatozoides y obstrucción)

Proceso de FIV

Para completar todo el proceso de FIV existen varios pasos importantes. Lo primero es contar con un diagnóstico certero determinado por biólogos de la reproducción humana como los de Instituto Ingenes. Con esto, se podrán determinar los siguientes pasos a seguir dentro del proceso de reproducción asistida. Entre ellos se encuentra el proceso de estimulación ovárica (también llamada superovulación). Éste es el proceso de inseminación de los óvulos obtenidos, el proceso de cultivo, evaluación y selección embrionaria, y por último el proceso de transferencia de los embriones al útero de su futura mamá.

Proceso de estimulación ovárica

Cuando está a punto de comenzar el ciclo menstrual, por indicación médica, se debe tomar un medicamento que estimula los ovarios con el fin de que se produzcan varios óvulos maduros. En forma natural, sin este tipo de métodos, únicamente se libera un óvulo por mes. Con este método serán estimulados con medicamentos varios folículos para producir una cantidad mayor de óvulos.

Posteriormente, se debe asistir a un instituto especializado, como Instituto Ingenes, con cierta frecuencia para que el médico especialista en biología de la reproducción humana controle los niveles de hormonas en la sangre y realice mediciones de los ovarios por medio de ecografías (ultrasonidos) a fin de detectar en qué momento los óvulos están maduros. Una vez que los óvulos hayan madurado, el médico extraerá los óvulos de los ovarios introduciendo una aguja por la pared vaginal, con la ayuda de una ecografía y bajo sedación que evita cualquier tipo de dolor.

Proceso de inseminación de los óvulos obtenidos

Una vez obtenidos los óvulos en el quirófano, estos son trasladados a incubadoras especiales dentro de un Laboratorio de fecundación in vitro. Es de suma importancia contar con un laboratorio con alta tecnología para garantizar que los óvulos permanezcan seguros y cómodos aprovechando al máximo los nutrientes que se encuentran en las capsulas de cultivo y proveerles las condiciones óptimas de temperatura y pH que los harán sentir como en casa. Instituto Ingenes cuenta con el laboratorio de fecundación in vitro más grande y avanzado de América Latina.

En el caso de los espermatozoides, son obtenidos a través de masturbación en un cuarto especial del instituto. El semen es depositado en un frasco de plástico estéril y correctamente rotulado para transportarlo a un laboratorio de andrología. Dicho laboratorio debe cumplir con los más altos estándares de calidad internacional y ser operado por especialistas certificados como los del Instituto Ingenes. Una vez ahí, los andrólogos seleccionan, mediante técnicas especiales, a los espermatozoides más fuertes y sanos de esa muestra aumentando su capacidad de fertilizar al óvulo. Un eyaculado puede contener hasta trescientos millones de espermatozoides; sin embargo, menos de la cuarta parte son aptos para conseguir la fertilización del óvulo.

Posteriormente se lleva a cabo el proceso de fecundació unas 4 horas después de la punción: Solamente existen en el mundo 2 técnicas para inseminar a los óvulos, y en ambas técnicas se deberán utilizar espermatozoides previamente seleccionados y capacitados. Según las causas de infertilidad, es posible simplemente proceder a colocar a los óvulos junto con los espermatozoides previamente capacitados en una capsula pequeña de cultivo. Esta técnica de inseminación es conocida mundialmente como FIV convencional. La otra técnica utilizada como alternativa a la FIV convencional, es la microinyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI), en la cual el espermatozoide es inyectado directamente al óvulo con la ayuda de una microaguja cuando los espermatozoides no tienen la suficiente capacidad de penetrar e inseminar al ovulo por sí mismos. Dicha técnica, comúnmente llamada ICSI, fue inventada en 1992 y permitió a los varones con un número muy disminuido de espermatozoides o con muy baja calidad espermática, poder convertirse en padres biológicos, ya que anteriormente estaban destinados a ser padres únicamente utilizando semen de donante o adoptando un niño.

Proceso de cultivo de los embriones hasta su transferencia al útero de su futura mamá

Cuando el óvulo ha sido fecundado se convierte en un embrión. Los embriones obtenidos son mantenidos en cultivo dentro de incubadoras especiales donde los embriólogos especialistas, como los de Instituto Ingenes, los vigilarán y evaluaran regularmente para asegurarse de que estén creciendo de manera apropiada los siguientes 3 o 5 cinco días de permanencia en el laboratorio de reproducción asistida.

Proceso de transferencia de embriones

Una vez valorados los embriones, ya sea en el tercer día de su desarrollo in vitro o en el día 5 en etapa de blastocisto, los 2 mejores son seleccionados de acuerdo su desarrollo in vitro y transferidos dentro del útero de su futura mama mediante una cánula especial de plástico muy suave comúnmente llamada como “catéter” en un procedimiento sin dolor alguno. Los embriones únicamente serán depositados en el fondo de la cavidad uterina y deberán hacer el trabajo de implantarse en el endometrio de la futura madre. Sólo aquellos embriones que tengan la capacidad de implantarse lo harán exitosamente y entonces se generará un embarazo.

Se puede colocar más de un embrión dentro de la vagina al mismo tiempo, lo cual puede llevar a gemelos, trillizos o más. El número exacto de embriones transferidos es un asunto complejo que depende de muchos factores, pero especialmente de la edad de la mujer.

Conoce más acerca de la fecundación in vitro dando click en la siguiente liga: http://fecundacioninvitro.com.mx/

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción