Enganchar a tu público cuando haces presentaciones

Uno de los errores típicos que la gente comete en sus presentaciones, es tratar de explicar lo que a ellos les parece interesante sin considerar qué es lo que le parece importante a la audiencia

Por Ale Marroquín

Publicado el 6 mayo, 2013

Muchas personas, al no tener muy claro cómo quieren exponer algo, se ahogan en los detalles, pierden la verdadera intención de su mensaje y por consecuencia al publico completo; fallan en el intento de lograr transmitir su idea con éxito. Esto normalmente pasa cuando no definen desde un principio cuál es el objetivo de su presentación.

Cambiar de una idea a otra sin concretar el primer pensamiento, sólo logra confundir a las personas. Para que una presentación sea exitosa, debes empezar por mencionar desde un inicio cuál es el objetivo de tu presentación y qué puede esperar tú audiencia de el tiempo que vas a estar ahí. Iniciar con energía y buscando tener a tu público enganchado con grandes expectativas de lo que sigue, es básico para un resultado con impacto.

Cuando las láminas están llenas de texto de principio a fin y en el fondo tienen diseño que distraen al público, hace difícil entender lo que se ve y lo que se escucha. Si vas a poner demasiado texto en tus presentaciones, qué objeto tiene que lo estés explicando, la gente lo puede leer de igual manera.

Mezclar demasiados términos en inglés, modismos, palabras complicadas o sofisticadas, desconecta también a tu audiencia. Cuando utilizas términos que sólo el presentador entiende es un error que provoca que la presentación se vuelva más fría y ajena a tu público. Corres el riesgo que tu mensaje se confunda o se pierda por completo.

Cada imagen o lámina tiene que tener un significado y estar relacionado a tu presentación. Debes ligar el objetivo de tu presentación a las imágenes y texto que expones. La falta de continuidad en tu presentación y saltar de un tema a otro sin conectarlo, confunde a tu audiencia. Regresar y adelantar las láminas de tu power point, también hace que tu público se pierda. Puedes repetir la lámina dentro de tu presentación para hacer una referencia y así evitar volver hacia atrás.

Cuando pides participación al público, ten cuidado de siempre agradecer la respuesta que te den, sea correcta o no. A muchos de ellos les toma mucho valor hacerlo, así que si no escuchas lo que quieres oír, no te detengas demasiado tiempo en encontrarla; continua con el siguiente tema o menciona la correcta, siempre agradeciendo la participación de tu público.

Recuerda que en una presentación, no se trata de ti, se trata de la gente que te escucha y lo que espera de tu exposición. Tú como expositor: ¿Qué quieres lograr? ¿Qué mensaje quieres transmitir? Si es vender un servicio, convencerlos de que hagan algo, persuadirlos a cambiar de opinión, es importante que le dediques tiempo a tu material y practicarlo para lograr este objetivo.

Esto también habla de tus capacidades como profesional y de como lograras hacer proyectos. La falta de habilidades de comunicación, puede impedir que aunque sepas mucho y seas experto en la materia, puedas transmitir tu mensaje y tener credibilidad, inclusive puede evitar que tengas oportunidad de sobresalir. Acércate a personas que te puedan ayudar a pulir estos detalles y refleja el profesional exitoso que quieres ser.

Foto “© [Franz Pfluegl] / [PhotoXpress]

Ale Marroquín, es consultor en imagen y protocolo de negocios. Certificada por la Asociación Internacional de Consultores en Imagen (AICI) como FLC (First Level Certificate). Con casi 20 años de experiencia en áreas de ventas y relaciones con clientes, Ale Marroquín, asesora a las personas para transformar sus habilidades en áreas de comunicación, liderazgo, comportamiento, actitud y apariencia profesional. Acelerando el potencial de las personas. www.alemarroquin.com twitter @a_marroquin

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

www.alemarroquin.com