El Barón Georges-Eugène Haussmann, el hombre que transformo a Paris

Napoleón III encargó a Georges-Eugène Haussmann el 22 de junio de 1852 que «modernizara» París. Al contratar a Haussmann confiaba en que París pudiera convertirse en una ciudad con calles más seguras, mejores casas, comunidades más salubres, hospitalarias y que facilitaran las compras y lograr, además, mayor fluidez en el tránsito.

Georges-Eugène Barón Haussmann (París, 27 de marzo de 1809 – París, 11 de enero de 1891) fue un funcionario público, diputado y senador francés. Recibió el título de Barón del emperador Napoleón III, con quien trabajó en la ambiciosa renovación de París. Nació en París, en el seno de una familia protestante originaria de Alsacia. Fue educado en el College Henri IV y posteriormente estudió Derecho, acudiendo al mismo tiempo a clases en el conservatorio de música de París.

Fue nombrado subprefecto de Nérac en 1830, y progresó rápidamente dentro de la carrera pública hasta que en 1853 fue elegido por Jean Gilbert Victor Fialin, duque de Persigny, prefecto del departamento del Sena como sucesor de Jean Jacques Berger, quien dudó a la hora de incurrir en cuantiosos gastos para los planes imperiales de embellecimiento de París. Haussmann permanecería en el cargo hasta 1870.

Recibió el encargo de Napoleón III de llevar a cabo un programa de reformas en París. Haussmann diseñó el Bois de Boulogne, e hizo amplias mejoras en parques menores. Los jardines del Palacio de Luxemburgo (Jardín del Luxemburgo) fueron talados para permitir la formación de nuevas calles, y el Bulevar de Sebastopol, cuya mitad meridional es actualmente el Bulevar Saint Michel, fue trazado a través de un distrito populoso. Al mismo tiempo, tuvieron lugar cambios drásticos para hacer anchos bulevares de lo que hasta entonces eran calles estrechas.

Entre los logros del nuevo prefecto estuvieron: una nueva conducción de agua, un sistema gigantesco de alcantarillas, nuevos puentes, el edificio de la ópera, y otros edificios públicos, así como la inclusión de distritos. Consiguió estos objetivos manejando osadamente los fondos públicos que provocaron la acusación de Jules Ferry Les Comptes fantastiques de Haussmann, en 1867 (un juego de palabras entre contes, cuentos o historias - como en Les contes d'Hoffmann o Cuentos de Hoffmann, y comptes, cuentas.)

En 1865 se aprobó un préstamo de 250 millones de francos para la ciudad de París, y otro en 1869, de 260 millones. Estas sumas representaron sólo una parte de sus ardides financieros, que llevaron a su destitución por el gobierno de Émile Ollivier. Después de la caída del Imperio pasó casi un año en el extranjero, pero regresó a la vida pública en 1877, cuando se convirtió en diputado bonapartista por Ajaccio.

Su obra había destruido gran parte de la ciudad medieval. Se calcula que transformó el 60% de los edificios de París. En particular, rediseñó la Place de l'Etoile nombrada actualmente como de Charles de Gaulle, y creó largas avenidas ofreciendo vistas en perspectiva de monumentos como el Arco de Triunfo y la Ópera Garnier.

Haussmann fue nombrado senador en 1857, miembro de la Academia de Bellas Artes en 1867, y recibió la gran cruz de la Legión de honor en 1862. Murió en París y está enterrado en el cementerio Père Lachaise. Su nombre se conserva en el Boulevard Haussmann. Sus últimos años los ocupó preparando sus Mémoires (3 vols., 1890-1893).

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Instagram

No te pierdas estos artículos recomendados