El auto del futuro será el auto de los "datos"

Ford Motors se sube a la "nube" apuntando a los autos eléctricos y autónomos. El auto como un conjunto de sistemas de información, pensado para que se convierta en algo más que un simple vehículo.


Por Martín Leonetti
:: Argentina ::

En el marco del 8º Salón Internacional del Automóvil, realizado en Buenos Aires, la compañía invitó a la prensa para interiorizarse acerca de los planes de la automotriz norteamericana, de cara al "mundo que se viene".

Carlos Galmarini, Director de Asuntos Públicos y Comunicación de Ford Argentina, pone el acento en la tecnología, la inteligencia artificial y el big-data como ejes de la evolución del sector.

¿Sobrevivirán las viejas profesiones a la creciente automatización?

¿Sobrevivirán las viejas profesiones a la creciente automatización?

¿Cuál es la visión de Ford acerca del futuro de los autos?

"Ford estima que en los próximos 15 años, probablemente en nuestro portafolio de producto, haya más oferta de autos autónomos que convencionales en la calle. Y por el otro lado, estamos analizando qué servicio de movilidad van a tener los autos y qué modelo de uso y propiedad de los vehículos se viene".

"Los autos van a "hablar" entre ellos. Se van a poder comunicar con la nube. En los próximos 5 años, van a haber alrededor de 20 millones de autos con módems instalados por Ford. Se van a poder comunicar con servicios públicos inteligentes por ejemplo".

¿El auto como un "concierge"?

"Te levantás a la mañana: quiero ir a Viamonte y Cerrito. Apoyo mi celular, que habla con mi auto autónomo. El auto programa la ruta, que además ya me reservó el estacionamiento para que cuando llegue tenga mi lugar. Y cuando me voy, pago por el tiempo exacto que estuve, desde mi celular. Y si hay un accidente o un corte, como todos los autos van a informar a la nube, mi auto reprograma la ruta y me sugiere por ejemplo que tome el tren en Lisandro de la Torre, me baje en Retiro y tome una bicicleta compartida para llegar a destino. Esto no es imposible. Todas las tecnologías necesarias ya están disponibles, sólo hay que recombinarlas".

"Ford está apostando muy fuerte al desarrollo de IA (Inteligencia Artificial), Big Data, mapeos 3D, porque todo eso va a hacer falta para el mundo del futuro. La combinación de autos eléctricos y autónomos, con todo este nuevo ecosistema de transporte, es lo que se viene. Por eso creemos que el modelo de negocio de la industria automotriz va a cambiar. Además hay que sumarle las preferencias de los consumidores. La gente más joven o los adolescentes, ¿van a querer ser dueños de un auto dentro de 20 años? Porque cada vez hay más carpooling, con lo cual esperamos que hayan servicios o modelos de movilidad compartida del auto".

"Ford es una empresa global, que está intentando liderar este cambio hacia el modelo eléctrico. Desde el punto de vista de la demanda de la gente es lo que nosotros vamos a ofrecer. Obviamente seguiremos haciendo autos, pero hay toda un área de servicios de movilidad -donde tal vez Ford no sea la proveedora de todo- pero va a ser una parte importante".

¿Cómo cambia el modelo de negocio? ¿El auto se transformará en un commodity?

"Parecería que sí. Vamos a ver, porque los autos autónomos no van a ser todos iguales ni van a tener los mismos servicios dentro del auto. Por ejemplo, en Estados Unidos, el 50% de los autos está en las grandes ciudades y el otro 50% está en las ciudades chicas. Tal vez en Argentina, que está mucho más concentrada en las grandes ciudades, ese porcentaje sea más alto. Las ciudades más chicas no van a necesitar todo esto y probablemente termine siendo una combinación, aunque dentro de 50 años quizá sea todo autónomo. Pero va a tener distintos ritmos".

Quizá la parte autónoma empiece más por el lado de los camiones, por el transporte logístico.

"Claro. Se está hablando que lo primero sería en el transporte de cosas y no de personas".

Cambio de paradigma

Ford evalúa en los próximos años, alianzas con los principales players tecnológicos, dado que el rol del ecosistema digital en el desarrollo de los autos eléctricos y autónomos es fundamental. En ese sentido, Carlos Galmarini señala que "existe la posibilidad de comprar empresas o invertir en empresas que tienen que ver con este nuevo modelo de negocio".

Tal es el interés de la automotriz en busca de cambiar el auto por soluciones de movilidad para los usuarios, que hace poco adquirió Chariot, una compañía dedicada a ofrecer un servicio de shuttle con rutas dinámicas en San Francisco, que espera desplegar en todo el mundo.

A su vez, Galmarini remarca que la automotriz "acaba de realizar una inversión de 1.000 millones de dólares en una empresa de Inteligencia Artificial de Estados Unidos".

Los datos mandan

El paradigma actual podría cambiar radicalmente, ya que por un lado, la inteligencia artificial provocaría una tendencia a la baja en las ventas de autos, pero se abren nuevas posibilidades en cuanto a la tecnología que cada vehículo tiene incorporada.

El ejecutivo señala que "eso ya arrancó. Hoy se calcula que cada Ford Mondeo que circula en Estados Unidos recopila con sus sensores, aproximadamente 25GB de información por hora".

Ford Analytics es el nombre de la "nube" de Ford para analizar toda esa información. Los datos generados tendrían infinidad de posibles usos. Un ejemplo claro es el caso de la meteorología. El ejecutivo señala que "en Estados Unidos hay repartidas 2.250 estaciones meteorológicas. Con los sensores de cada Mondeo recorriendo el país, duplicabas o triplicabas los puntos de medición de temperatura, con lo cual podían hacer un mapa de temperatura mucho más exacto, con los datos de los autos. Y tener una información tanto o más confiable que la de las estaciones meteorológicas. Esto ya está funcionando, ya existe y la tecnología que se integra en los autos acompaña esa evolución".

Inteligencia predictiva para diseñar mejores vehículos

Los 25GB de información recopilada por hora, permiten entre otros informes, analizar la temperatura interna y externa, el consumo de combustible, el uso de frenos, velocidades de circulación, tipos de recorridos, sensores de estacionamiento, evaluar cuán denso o no se encuentra el tránsito. Según los ejecutivos, hasta ahora son flotas piloto, sobre las que se están haciendo pruebas, pero el objetivo es analizar el comportamiento de los vehículos y los conductores para crear una inteligencia predictiva que permita diseñar las soluciones de movilidad del futuro.

Para tranquilidad de los usuarios, Galmarini indica que "no toma los datos del cliente sino del auto, su estado, su entorno y su recorrido".

¿El auto se transforma en un "input" de información que puede ser compartida, por ejemplo, con organismos de tránsito?

"Sinceramente, nadie sabe cómo va a evolucionar ese modelo. Lo que sí sabemos es que el modelo de negocio que conocimos en los últimos 80 años, que era diseñar un auto, fabricarlo y darle servicio; ese modelo va a ser eso más algo más".

Bienvenido a la era de los datos.

"Cuando hablamos del consumo del combustible, yo dije que era una de las cosas más difíciles de calcular. Esto del mapeo para generar flotas para medir el consumo de combustible viene por ahí. Porque normalmente se usan dos o tres estándares de ciclos de conducción, con lo cual uno mide el rendimiento y el consumo. Pero no es lo que cada uno de nosotros experimenta después en el día a día. Porque cada conductor lo usa de maneras distintas. Este mapeo permite medir el consumo en función al uso que le da el usuario".

¿Tu smartphone sería como el control remoto de tu auto?

"La idea es que todo se comunique con todo. Puede estar o no. Los nuevos modelos de Ford vendrán con módem incorporado, que podrá conectarse a la red 4G (o 5G en el futuro) a través de un chip como el que usan los celulares. Hoy tenés el Sync3*, que te permite conectarte con el celular, usar los mapas de Google Maps, recalcular rutas más eficientes. Es una conexion vía celular por USB, no vía Bluetooth, por la cantidad de datos que necesita para generar toda esa información".

(NdR) * Sync3 es un sistema que permite "espejar" el smartphone en la pantalla del auto así como usar el sistema nativo del auto. Esta interface permite acceder a todas las funciones del celular, pero integradas en el display de 8 pulgadas del auto. La base del sistema operativo es Android Auto.

Autos que "hablan" y se "fusionan" con la nube

Otra de las novedades es que se está trabajando en un sistema que permitiría, por ejemplo, desde el auto encender las luces de nuestra casa y desde casa encender el auto y pedirle que nos pase a bucar.

Carlos Galmarini lo ejemplifica de esta manera: "No te vas a tener que levantar más a las 4am para ir a buscar a tu hijo a una fiesta. Vas a programar tu auto autónomo para que lo vaya a buscar a tal hora, a tal dirección. Y que vuelva a tu casa (risas), no que se vaya a otro lado".

En conclusión, el mundo digital llegó a los autos hace tiempo, pero ahora recargado con datos. Los autos actuales ya son un prodigio tecnológico en cuanto al desarrollo electrónico. Sin embargo el nivel de tecnología que impone esta nueva "cuarta revolución industrial" será un salto exponencial. Hoy en día, cada auto es una red más de computadoras interconectada de manera interna. Ahora el salto será conectarlo afuera, a la "nube".

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram