Diego Torres, el embajador de la esperanza

Los seres humanos gozamos de una series de derechos cuyo respeto garantizan la libertad e igualdad entre pares. Pero, existen otros derechos que no están escritos en un código o una constitución y sin dudas, son los que nos hacen vivir mejor

  14 de abril 2013.

El derecho a la esperanza es uno de ellos . Cuando parece que todo está perdido, cuando los titulares abruman con la opresión de los últimos escándalos o contradicciones políticas y cuando la vida personal parece no dar tregua, hay un valor que nada ni nadie puede expropiarnos: la reivindicación de la ilusión.No es sencillo, pero como tal como sucede con las causas que valen la pena, hay que sacrificarse y anteponer la fuerza de voluntad por sobre la mediocridad de la desesperanza.

En el camino, existen personas que suman al optimismo, que mejoran la vida. Los artistas son quienes protagonizan la misión de despertarnos la sonrisa, de sacudir el pensamiento y de saber que no estamos solos en el sueño de materializar la esperanza.Si hay un artista que ha desafiado al pesimismo es Diego Torres. Sus canciones son en Latinoamérica un emblema de esperanza y valores humanos . Defendiendo el derecho a la alegría , el músico argentino ha construido una trayectoria de éxitos a fuerza de coherencia arriba y abajo del escenario.

Uno de los discos más representativos de su obra es Un Mundo Diferente. El álbum fue editado en el 2001 y el objetivo del cantautor fue aportar su granito de arena ante la desolación y desesperanza que signaba a una Argentina atravesada por una crisis social, política, institucional y económica. El hilo conductor de canciones como “Color esperanza”, “Sueños” o “A través del tiempo”, fue el optimismo. Cada uno de estos temas se convirtieron en la banda de sonido de un país que deseaba salir adelante y recuperar la ilusión. El disco logró récords de venta, con cinco millones de ejemplares vendidos en todo el mundo. Además, en el 2002 Diego Torres llenó 13 Luna Parks consecutivos y el álbum ganó fue galardonado con el Grammy en los Estados Unidos.

La identidad de una obra que convocaba al optimismo, a la solidaridad y al trabajo conjunto como herramientas movilizantes y generadoras del cambio positivo, tuvo repercusión mundial. El 3 de mayo 2003, Juan Pablo II conoció la obra de Diego y no sólo decidió conocerlo personalmente, también lo invitó a brindar un concierto en la ciudad de Madrid, España durante el encuentro de la juventud. Finalmente, un millón de personas escucharon “Color Esperanza” y renovaron su fe y creencia en un mundo mejor.

Un mensajero de la solidaridad

Además de escribir, cantar y presentar un mensaje constructivo y optimista, Diego Torres desarrolla su prédica en la práctica. El argentino es uno de los artistas que lidera récords en presentaciones a beneficio de distintas causas y ONG´s relacionadas con la defensa de los derechos del niño y la optimización de la alimentación, la educación y la salud para los más chicos en los 5 continentes. Por todos estos motivos, en el 2006 UNICEF nombró a Diego Torres como Embajador de Buena Voluntad con el fin de promover a través de sus acciones solidarias, valores que lo distinguen como la paz y el respeto por los derechos humanos.

“Diego Torres se ha convertido en un actor clave de la escena artística internacional, con presentaciones en América Latina, el Caribe, Estados Unidos y España, y cuenta con una tremenda capacidad y carisma para transmitir mensajes positivos, especialmente entre los jóvenes”, sostuvo la organización acerca de la importancia del artista argentino en la escena mundial. Junto a UNICEF, Torres ha recorrido el mundo participando de diversas causas e iniciativas con el fin de incrementar la conciencia pública sobre temas vinculados a defender y reivindicar el bienestar y desarrollo de los niños, niñas y adolescentes, especialmente en acciones que hagan realidad el derecho de todos los niños a la educación.

Una de las campañas que tuvo a Diego como representante de Latinoamérica fue en el 2010 cuando junto a UNICEF participó activamente de la recaudación de donaciones para la operación humanitaria en Haíti. Junto a artistas internacionales como Shakira, Mia Farrow y Ewan McGregor, desde diversos medios exhortaron a la población a comprometerse con la niñez haitiana, luego del devastador terremoto que arrasó la ciudad el 12 de enero de 2010.

Además, todos los años participa con un concierto a beneficio de la campaña “Un sol para los niños”, en la cual se recaudan fondos para los niños argentinos que se encuentran por debajo de la línea de pobreza. Diego Torres es un artista argentino cuyo inconfundible talento y actitud frente la vida, hace de un obra un patrimonio de la esperanza.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Eugenia Plano | www.vidapositiva.com