Destinos increíbles que demandan poco gasto diario

Atractivos y algunos bastante exóticos, varios lugares del mundo permiten aplacar el gran desembolso del ticket aéreo con tarifas de alojamiento y comidas accesibles. Una guía con opciones en el sudeste asiático, Africa, Europa y América.

Hay muchas formas de viajar, pero si es por poco dinero, mejor. Además, nada como enterarse de “el” dato: que tal destino es más barato que su vecino, tal vez un ponderado lugar que todos prefieren por default . Por suerte, Turismocity (turismocity.com), un comparador online de grandes agencias de turismo (Despegar, almundo, y Avantrip, entre otras) seleccionó algunos destinos del mundo que dan la bienvenida a viajeros con bolsillos de expansión limitada.

En los primeros lugares hay que mencionar India, un país lleno de atractivos culturales en el que cenar puede costar US$ 2 y dormir, US$ 10. Laos es otro sitio económico: se estima un gasto diario de US$ 35.

Más países del sudeste asiático conservan su fama de “lugares baratos”. Un caso es el archipiélago de Indonesia (un desparramo de volcanes, arrecifes y vida marina), en donde una buena comida puede costar US$ 3; igual que en Tailandia. Allí el alojamiento cuesta unos US$ 10 la noche. Pero, ojo, el norte es más barato que el sur.

También en el sudeste de Asia habría que aprovechar las virtudes de la cálida Camboya: por US$ 1 se almuerza, por US$ 1,50 se alquila una bici todo el día y, por US$ 3, es posible hospedarse una noche.

En Europa no es fácil llevar una vida demasiado gasolera, pero los países del este son más accesibles, en especial Polonia. Con su acervo de palacios, castillos e iglesias, una comida en ciudades como Cracovia o Breslavia ronda los US$ 3. En cambio, si quiere conocer Africa, Marruecos –con sus playas, palacios y mercados callejeros– es una opción perfecta: las noches de hotel arrancan en los US$ 25.

Y de América, Honduras es considerado uno de los países más económicos. Después de una rica cena de US$ 5 en un restaurante para billeteras modestas, uno quedará pipón y, sin dudas, feliz.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Irene Hartmann / www.todoviajes.com