Después de los 60, la libertad domina la elecciones

Hoy, la Argentina alberga a 4,9 millones de personas mayores de 60 años, lo que representa el 13,2% de la población total.

18 de junio 2013.

Lejos del estereotipo de antaño, la generación que supera las seis décadas de vida trabaja, estudia, hace deportes, viaja y comparte con mayor plenitud los encuentros con la familia y los amigos. Saludables y activos, los hombres y mujeres que han pasado la barrera de los ‘60 han modificado y capitalizado su experiencia a favor de en un tipo de sabiduría muy distinta a la que primaba hace dos generaciones atrás. En pleno siglo XXI, ellos han inaugurado un nuevo paradigma.

Lejos del “retiro” o la pasividad, son personas saludables y plenas de ocupaciones y nuevos intereses, quizá muy diferentes a los de su juventud cuando la presión por superarse en la profesión, progresar en el trabajo y además, ser el sostén de la familia dominaba sus biografías. Cuando las exigencias académicas, laborales y familiares ceden terreno hacia las verdaderas elecciones, la libertad parece ser el sentimiento que emerge como el criterio que unifica y lidera la toma de decisiones. Una de las variables que ha convertido esta tendencia en una realidad es el incremento de la expectativa de vida a partir del avance científico en el área de la salud. El impacto de la optimización en este sentido es tal que se estima que en los próximos 10 años habrá más personas mayores de 65 años que menores de 5 años.

Además, en los países desarrollados para el 2030 su población mayor de 65 años se incrementará un 50%. Es decir, los nuevos abuelos son personas que se encuentran en sus máximas posibilidades para seguir desarrollando sus intereses en el presente y proyectar a futuro, y se encuentran muy lejanos al modelo anterior que ubicaba a la tercera edad como un momento en el cuál el pasado era el tiempo predominante.

• Más placer, menos obligaciones

Mientras hace veinte años atrás los abuelos eran los familiares elegidos por los padres para cuidar a los nietos, hoy esta tendencia se ha revertido. En la actualidad, los hombres y mujeres que superan los 60 años todavía poseen una carrera laboral exitosa y se encuentran en pleno contacto con actividades e intereses, como realizar deportes o cursos, que prácticamente completan su jornada cotidiana. El modelo del abuelo o abuela que se quedaba en casa para ocuparse de los nietos ya ha perdido vigencia a nivel mundial y la Argentina no es la excepción.

En el país, más del 50% de las personas mayores de 60 continúan trabajando y un alto porcentaje lo sigue haciendo aún superando la edad que establece la ley como límite para la jubilación. Después de los 65 años, el trabajo no es una obligación sino que puede convertirse en una elección. Por lo tanto, son muchos los hombres y mujeres que deciden comenzar un emprendimiento propio, iniciar una carrera en la docencia en el oficio o profesión a la que han dedicado toda su vida o hasta comienzan a estudiar una carrera universitaria, que tiempo antes, ante la presión familiar o las obligaciones cotidianas habían relegado .

Es decir, en la actualidad superar los 60 años puede ser sinónimo de darle rienda suelta a los sueños y concretarlos sin peros o excusas propias o del entorno. Es el momento en el cual las cuentas pendientes invitan a ser resueltas.

• Abuelos plenos y activos

Tras una vida dedicada al trabajo y a su familia, los nuevos abuelos han cambiado la tendencia. Aquel estereotipo del abuelo que sentaba a sus nietos en su regazo y sólo contaba anécdotas de su pasado, ha dado paso a un nuevo modelo que cuida su aspecto personal, realiza actividades de ocio y diversión, están actualizados en las últimas tendencias informáticas. siguen trabajando, van al gimnasio, tienen una alimentación saludable y juegan al fútbol con sus nietos.

Por ejemplo, hoy el 70 por ciento de los argentinos mayores de 60 años utiliza redes sociales como Facebook o Twitter y así empatizan perfectamente con las nuevas generaciones y hasta se comunican de manera cotidiana a través de herramientas informáticas, Otra de las características que definen a los nuevos abuelos son sus prioridades. Mientras que las generaciones anteriores, se ocupaban de la crianza de los niños mientras sus padres trabajaban, o bien hasta vivían en la misma casa, en la actualidad este modelo prácticamente ha desaparecido . Ahora, los abuelos tienen una profesión activa o bien poseen una serie de actividades que han elegido para si mismos. Entonces, ya no pasan el día entero en su hogar y no se encuentran a disposición permanente y continua de sus hijos.

Saludables, activos, informados y distendidos, los nuevos abuelos disfrutan a sus nietos plenamente sin resignar sus propias vidas. En la actualidad, pasar la barrera de las seis décadas representa un símbolo de libertad y quizá sea el mejor momento de la vida para comenzar a elegir con pasión y plenitud.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Eugenia Plano | www.vidapositiva.com