Contaminación sonora, el desafío de las grandes ciudades

Buenos Aires en el top 5 de las ciudades más ruidosas

Las condiciones propias vinculadas al estilo de vida en los grandes centros cosmopolitas presentan hoy nuevos desafíos a solucionar y prevenir. Uno de ellos es la contaminación sonora, siendo el exceso de ruido que altera las condiciones normales del entorno y el medio ambiente e incide notablemente en la calidad de vida de las personas si no se toman ciertas medidas para controlarlo y medirlo adecuadamente.

En Buenos Aires se realizó un estudio que la puso en cuarto lugar entre las ciudades más ruidosas del mundo sólo precedida por Tokio, Nagasaki y Nueva York.

La principal problemática de la ciudad de Buenos Aires es el tránsito, especialmente el transporte público, encabezado por los colectivos como los principales responsables de la contaminación acústica.

En la provincia de Buenos Aires el 55% de las quejas de los vecinos provienen del alto volumen emitido por los boliches bailables del territorio.

El relevamiento surge de la estadística de reclamos que los habitantes de la provincia de Buenos Aires realizan. Con respecto a las quejas vinculadas a contaminación acústica que señala a los "boliches" bailables como protagonistas de ruidos molestos, se debe la inexistencia o insuficiencia de tratamientos acústicos en los locales, determinó un estudio de la Defensoría del Pueblo.

Pero además, otro factor que incide en la calidad de vida de los vecinos bonaerenses es el ruido procedente de la actividad de grandes industrias, pymes y talleres. En el tercer lugar aparece el transporte público de pasajeros y en el cuarto puesto se encuentra el ruido provocado por los caños de escape libres y las explosiones de las motos.

Más allá de las molestias evidentes que traen aparejados los ruidos molestos de manera permanente, la contaminación sonora es un agente que puede provocar en las personas hipertensión arterial, problemas cardíacos, estrés, agresividad, falta de atención y sordera. En este marco, las medidas oficiales acerca del control de ruidos en los centros urbanos son:

  • Eliminar las fuentes molestas que producen el ruido.
  • Control de producción del ruido (en el origen).
  • Llevar a cabo la reducción a través de medidas en el entorno.

Aplicando la legislación vigente y tomando conciencia sobre la importancia de cuidar el medio ambiente en todas sus variables, el desafío de solucionar y prevenir puede convertirse en realidad.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción