Cómo generar y llevar a la práctica tus ideas

Todos podemos ser creativos, el desafío está en llevar a cabo las ideas que nos pueden conducir al éxito en la vida afectiva y profesional; tiempo, inspiración y manos a la obra

Foto: Foto: Corbis

Por Carolina Koruk

En la edad media se creia que la creatividad era una habilidad única que sólo poseían unas pocas personas. En cambio, en la actualidad, sabemos que todos podemos desarrollar nuestro talento creativo y que es posible aplicarlo a diferenres aspectos de la vida y profesiones, desde la carpintería a la ingeniería, pasando por la actuación", dice el Dr. Facundo Manes, presidente de la Fundación Ineco.

Lo que está claro es que para ser innovador no hace falta ser genio o superdotado. El término creativo se usa para definir a quienes ofrecen una visión original y valiosa sobre un problema o una situación ya sea profesional o afectiva. "Existe un tipo de creatividad que es la ‘cotidiana’, que es la que aplicamos todos los días para resolver las cuestiones que se nos presentan. Muchísimos adelantos de la humanidad –en especial de los últimos treinta años, como Internet– se producen por pequeños aportes de varias personas que no se parecen en nada a nuestra idea de genio", dice Eduardo Kastika, especialista en temas de innovación

¿SE HEREDA O SE APRENDE?

Don, herencia, habilidad. ¿En qué casillero encaja la creatividad? "Podemos hablar de que existe una carga genética que predispone al talento creativo. Sin embargo, hay factores socioculturales que juegan un papel determinante para estimular la imaginación", dice Manes. Estos aspectos son una buena alimentación, la posibilidad de acceder a lecturas, a juegos, espectáculos, crecer en un ambiente que permita el ensayo y el error. Por otro lado, hay algunas condiciones que deben cumplirse. "Para ser creativo hay que ser un poco obsesivo, muy valiente, poder ver las cosas de manera sencilla y estar dispuesto a equivocarse", explica.

Todos en mayor o menor medida, aplicamos algún tipo de creatividad a los quehaceres diarios porque es una condición vital para todas las actividades humanas. ¿Cómo explicar, sino, el talento de una madre y un padre para administrar sus recursos módicos y lograr que a sus hijos no les falte nada? ¿Con qué capacidad el maestro alcanza eficazmente sus objetivos de educar a cada uno de los alumnos que componen su clase? ¿Cómo un proyecto solidario, una empresa incipiente o un Estado logra salir a flote? "Es la creatividad podríamos decir", cierra Manes.

UN BIEN PARA TODOS

La creatividad, además de ser un valor individual, es uno de los mayores recursos para lograr una economía próspera, pues la principal riqueza de un país es su capital humano. Por eso, las sociedades y sus gobiernos son responsables de estimular el talento de sus habitantes. Ya existe el concepto de "economía creativa" que abarca el desarrollo de la industria cultural (arte, entretenimiento, diseño, arquitectura, publicidad, gastronomía) y de "economía del conocimiento", que se ocupa de investigación en tecnología, informática, telecomunicaciones, robótica o nanotecnología. Pensemos más; las buenas ideas hacen girar el mundo.

LAMPARITAS ENCENDIDAS

Ezequiel Gleichgerrcht, investigador de Ineco, comparte algunos tips que permiten potenciar el proceso creativo:

• Generar un ambiente propicio. Cuando realizamos tareas en un clima que nos agrada, aumenta nuestra motivación que está relacionada directamente con la creatividad

• Buscar lo diferente. Hay una frase que dice: "Si querés nuevos resultados, no hagas siempre lo mismo". Animarse a explorar otros caminos nos ayuda a llegar a la solución de los problemas. ¿Cómo se logra esto? Estimulando la imaginación con lecturas, juegos, paseos y haciendo nuevos amigos

• Torbellino de ideas. Expresar ideas, aún las que nos parezcan alocadas, sin juicio previo. Cuando haya una buena cantidad, organizarlas y seleccionar las más interesantes

• Mapas mentales. Consiste en realizar gráficos o escribir distintas asociaciones de ideas

• Analogías. Se trata de alejarse del problema y de ponerlo en otro contexto. Luego, volver a evaluar la situación desde un nuevo enfoque

• Aburrirse un poco. Hacer tareas tediosas por 15 o 30 minutos, como transferir datos u ordenar cosas numérica o alfabéticamente, puede generar lapsos creativos que, si bien no perduran, sirven como disparadores

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

http://www.revistasusana.com