Cómo atraer la felicidad a tu vida

Más del cincuenta por ciento de la felicidad reside en el pensamiento. Tú decides en qué quieres ocupar tu tiempo.

Tienes dos opciones: dejarte atrapar por la queja de aquello que no es como tú deseas o poner tu foco de atención en el lado positivo de las cosas. Las consecuencias de cada una de estas opciones son totalmente distintas. Apuesta por la salud física y mental de vivir pegado a la corriente del pensamiento positivo.

  • Acciones que influyen en tu felicidad
    Gran parte de tu felicidad depende de las relaciones personales. En primer lugar, es básico que aprendas a estar solo contigo mismo para no convertir la compañía en una necesidad. Por otra parte, anímate a cortar el vínculo con personas con las que no te sientes bien. Deja de lado compañías tóxicas. Por el contrario, invierte más tiempo en personas con las que conectas de verdad. Aprende a decir que no y también a decir que sí con total libertad entendiendo que en cada pequeña decisión pones en juego parte de tu bienestar.
  • La felicidad en la oficina
    Por mucho que lo busques, nunca encontrarás el trabajo que sea perfecto al cien por cien. Por tanto, ten unas expectativas ajustadas a la realidad para poder ser feliz en la oficina. De lo contrario, te frustras de entrada al buscar un imposible. En cualquier contexto vital es de gran ayuda vivir el presente pero en horario de oficina todavía más porque todo pasa y nada permanece como nos recuerda Heráclito con su célebre frase “no podemos bañarnos dos veces en el mismo río”.
  • Cada día es importante
    No existen días que no tengan una razón de ser porque cada jornada es importante en tu calendario vital. Márcate un objetivo que quieras cumplir cada día al iniciar la mañana. Tú te conoces mejor que nadie, sabes qué te hace sentir bien en este mundo. Invierte en tu felicidad personal a través de acciones positivas.

Vía: Psicoblog

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Maite Incuesa | Fuente: http://psicoblog.com/