Científicos argentinos desarrollaron un nuevo test que detecta Covid-19 en 90 minutos

El desarrollo, que cuesta la mitad de los métodos de testeo convencionales, podría aumentar la capacidad diagnóstica del país por su rapidez, eficacia y baja complejidad.


Por Barbi Alloatti
@barbialloatti
:: Argentina ::

En la lucha contra la expansión del SARS-Cov2, cada avance científico significa un enorme paso. En este sentido, el desarrollo de un nuevo kit de diagnóstico por parte de un equipo de investigadores argentinos aumenta la eficacia y rapidez de estos análisis.

Juan Ugalde, del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas "Dr. Rodolfo A. Ugalde", de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y Pablo Daniel Ghiringhelli, biólogo y profesor de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), son parte del grupo de científicos que llevó a cabo este avance.

Ambos investigadores del CONICET, conversaron con Vida Positiva sobre las principales características de este nuevo test, de sus beneficios en relación con las formas de testeo actuales y las oportunidades que representa este nuevo sistema para la emergencia sanitaria del Coronavirus.

El kit es más rápido que el RT-PCR, método utilizado actualmente para la detección de Covid-19, y además permite el diagnóstico de personas asintomáticas. Lo que se traduce no sólo en ahorro de tiempo, sino en una ventaja significativa contra la expansión y el brote del virus.

En el primer paso, este nuevo sistema de testeo “detecta la presencia del virus SARS-Cov2 en hisopados nasofaríngeos mediante una amplificación isotérmica de uno de los genes del virus”, afirma Ugalde.

La siguiente etapa del proceso “es la visualización del resultado positivo o negativo mediante un sistema de tira reactiva”, describe Ghiringhelli.

“En el caso de un resultado positivo se observarán 2 bandas, correspondientes respectivamente a la posición diagnóstica y a la posición control; mientras que en el caso de un resultado negativo se observará una sola banda correspondiente a la posición control”, agrega el investigador.

En el desarrollo de este nuevo kit participaron la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y las empresas biotecnológicas Productos Bio-Lógicos SA (PB-L SA) y Chemtest Argentina SA, las cuales derivan de UNQ y de UNSAM, respectivamente.

La empresa Chemtest “es la que tiene la habilitación de ANMAT para producir y comercializar el producto que se llama ELA-Chemstrip”, aclara Ugalde.

Cabe destacar que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó el producto desarrollado por los argentinos, y actualmente se encuentra en proceso de producción.

En relación con la diferencias respecto al método convencional de testeo RT-PCR, el nuevo kit “requiere de una infraestructura de menor complejidad y con equipamiento mucho más económico”, asegura Ghiringhelli, quien también afirma que el producto “en sí mismo cuesta aproximadamente un 50% menos”.

“Si bien el método detecta la presencia del virus en el hisopado, es más rápido y no requiere del equipo de PCR en tiempo real, que es costoso y necesita una sofisticada infraestructura diagnóstica”, afirma Ugalde, y agrega que “desde que se extrae el material genético del hisopo, hasta la detección, no pasa más de una hora y cuarto”.

Los investigadores también aseguran que este nuevo sistema se puede utilizar en hospitales municipales o provinciales, así como en centros asistenciales, con un mínimo de equipamiento. “Inclusive puede pensarse en usarlo en laboratorios móviles construidos para tal fin”, anticipa Ghiringhelli.

“Si se arman laboratorios móviles se podrían relocalizar los mismos en función del surgimiento de picos y la necesidad de testear contactos cercanos y vecinos”, agrega el investigador.

Este desarrollo, que permite el diagnóstico de personas asintomáticas también, “podría aumentar la capacidad diagnóstica del país” y “permitiría descomprimir la red de laboratorios que realizan el diagnóstico por RT-PCR”, afirman los científicos.

“Es un test ideal para implementar en centros de baja complejidad diagnóstica que no posean la capacidad para diagnosticar por PCR en tiempo real”, asegura Ugalde.

En la etapa actual en el que se encuentra el desarrollo, el equipo asegura que están en condiciones de producir entre 80.000 y 100.000 kits por mes, con la posibilidad de escalar aún más a futuro.

Los equipos desarrolladores involucrados contaron con el apoyo de la Secretaría de Asuntos Estratégicos, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (a través de la Agencia de Promoción Científica y Tecnológica), el Ministerio de Desarrollo Productivo y de las universidades.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram