Andar en bicicleta, una tendencia que crea ciudades sustentables y optimiza la salud de las personas

En la ciudad de Buenos Aires ya son 73.689 las personas que se movilizan en bicicleta como el medio de transporte elegido

Crear entornos y escenarios sustentables es uno de los máximos desafíos del siglo XXI y hoy el tránsito es una de las principales variables que inciden negativamente sobre la contaminación ambiental.
 
A partir de un estudio estadístico se determinó que en el mundo aquellas personas que de desplazan diariamente en automóvil concentran el 20% de los usuarios, quienes acaparan el 62% del espacio público, siendo los principales protagonistas del 97% de la contaminación atmosférica de las grandes ciudades.
 
Además los automovilistas son responsables de la generación del aumento de los índices de contaminación sonora, la congestión del tráfico, los embotellamientos en las calles y las dificultades de libre circulación del transporte público.
 
En este sentido, los grandes centros urbanos concentran los mayores impactos y responsabilidades que afectan el medio ambiente. La búsqueda de estrategias sostenibles para aminorar los riesgos es el desafío.
 
Una de las herramientas más efectivas para la promoción de buenas conductas medioambientales y también, favorables para la salud física y mental de las personas, es el ciclismo como método y estrategia para circular en la ciudad y promover la creación de un escenario con prácticas sustentables
 
Las ciudades pioneras en la aplicación de esta práctica fueron las grandes capitales mundiales como París, Barcelona y Nueva York y luego la mayoría de los centros cosmopolitas de todo el mundo implementaron la efectividad de esta estrategia sustentable.
 
En la ciudad de Buenos Aires ya son 73.689 las personas que se movilizan en bicicleta como el medio de transporte elegido para circular por la Capital Federal y lo hacen no sólo como un modo de esparcimiento sino también para viajar a su trabajo, a la universidad o en el marco de sus distintas actividades y obligaciones.
 
A partir de las estadísticas aportadas por Subsecretaría de Transporte, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, durante el último año los porteños realizaron 150.000 viajes en bicicleta y el crecimiento exponencial de este número es impactante ya que en el 2007 sólo fueron 30.000.
 
En el marco del Programa Bicicletas de Buenos Aires, el gobierno porteño dispuso un recorrido de 100 kilómetros de ciclovías, en cuales se realizan en promedio unos 5400 viajes diarios. Las bicisendas en la actualidad conectan a los barrios de Parque Patricios, Boedo, La Boca, San Telmo, Villa Crespo, Núñez, Belgrano, Caballito, Palermo y Recoleta con puntos claves de la Capital Federal como Balvanera, San Cristóbal, Constitución y Retiro.
 
La bicicleta además de ser un medio de transporte ecológico, saludable y rápido que favorece al medio ambiente, también impacta de manera favorable sobre la salud física y mental de las personas que lo elijen ¿Por qué?
 
Andar en bicicleta reduce el riesgo de infarto en un 50% ya que se ve incrementado el ritmo cardiaco máximo, disminuye la presión arterial y así el corazón optimiza su funcionamiento. Además, refuerza el sistema inmunológico e incrementa los niveles de endorfinas, generando un mayor índice de bienestar y felicidad en las personas.
 
Hoy la bicicleta es el medio para ser un agente de contribución a la creación de un escenario sustentable y optimizar la calidad de vida. 

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano