Aldeas Infantiles, sueños que se encuentran

Aldeas Infantiles es una organización internacional, con presencia en 133 países y es miembro de la UNESCO.

“Todas las noches yo le pedía a Dios estar de nuevo con Daniela, yo sólo quería volver a jugar con mi hermana”. Cuando nacían las estrellas y todos dormían, el pequeño Miguel miraba al cielo y pedía por su sueño. En la inmensidad de la noche, cuándo la rutina enmudece y los deseos hablan más fuerte, el niño se reencontraba con sus esperanzas e imaginaba un futuro en el que él y Daniela, eran más fuertes que el mundo, porque estaban juntos.

Los hermanos perdieron a sus padres y fueron separados. Daniela y Miguel, no contaban con una familia que los reuniera y vivieron en hogares de tránsito, en familias que les brindaron contención, amor y todo lo necesario para superar su enorme pérdida.

Pero, Daniela y Miguel, todas las noches miraban el mismo cielo. Coincidían en su deseo, el de reencontrarse y compartir una infancia juntos. Su esperanza se materializó.

Tras siete meses de estar separados, los pequeños hermanos volvieron a vivir juntos.

En un abrazo eterno e interminable, Daniela y Miguel reencontraron su infancia. La unión de los hermanos se produjo gracias a la acción de la Organización No Gubernamental, Aldeas Infantiles SOS cuyo objetivo es brindar un hogar a los a los niños en situación de riesgo.

Desde 1943, la asociación promueve el derecho a la infancia. Todo niño debería tener la posibilidad de contar con una necesidad básica: una familia, institución que forja el destino de un ser humano siendo el primer contacto con la socialización, el crecimiento, el aprendizaje y el entorno que garantiza el amor, la contención y el respeto.

Aldeas Infantiles es una organización internacional, con presencia en 133 países y es miembro de la UNESCO. Su acción a nivel mundial ha sido decisiva para comunidades infantiles que han perdido a sus padres en conflictos bélicos, catástrofes naturales, accidentes o a causa de distintas enfermedades vinculadas a la pobreza o el VIH, entre otras.

En la actualidad, la organización ha encontrado un hogar para 60.000 niños en todo el mundo y mil son argentinos. Su principal acción se centra en educar a los chicos a través de la contención familiar.

Las aldeas se constituyen como una comunidad conformada por 12 casas en dónde viven entre 8 y 9 niños en cada una de ellas. Los hogares se encuentran encabezados por una mamá que antes de ingresar al programa recibe capacitación y luego un acompañamiento permanente para asegurar el excelente cuidado y desarrollo de los chicos.

Uno de los principales valores de Aldeas Infantiles para apoyar y contener a los niños, es el respeto a su identidad. Su historia es valorada, respetada y resignificada a través de su nueva realidad. La organización no pretende estandarizar a los chicos, sino todo lo contrario. Valora sus antecedentes estimulando sus raíces culturales, su idiosincrasia, sus usos, costumbres y creencias religiosas de origen.

Cada nuevo hogar le brinda a los niños un lugar de pertenencia, un sitio en el cual no sólo se satisfacen sus necesidades básicas sino que encuentran contención emocional, educación en valores y por sobre todas las cosas, amor genuino de personas que creen en ellos.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano