Actividad física = la mejor medicina

July Zucalo, instructora de Stretching & Fit Pilates, nos cuenta qué hay que tener en cuenta en materia de salud para poder hacer ejercicio.

Realizar actividad física es muy saludable y actualmente son muchos los estudios que lo demuestran.

El ejercicio mejora nuestra calidad de vida, siempre y cuando lo hagamos de forma adecuada y con asesoramiento profesional.

La inconstancia no permite acondicionar al organismo para la actividad que estamos realizando, es por eso que debemos evitar los excesos y los ejercicios bruscos.

Tan sólo 30 minutos de actividad física diaria reduce el riesgo de enfermedad

Tan sólo 30 minutos de actividad física diaria reduce el riesgo de enfermedad

¿Qué hay que tener en cuenta para elegir un plan de entrenamiento?

Es muy importante combinar lo aeróbico para la prevención cardiovascular, el trabajo de la fuerza muscular para el cuidado de los huesos, músculos y tendones y la flexibilidad para evitar la rigidez.

La actividad física más efectiva para cada persona dependerá del objetivo personal, es decir, en donde está puesto el foco: si en el descenso de peso, en el incremento de la flexibilidad, de la fuerza muscular, para tratamiento de la osteoporosis, etc. y también un detalle importante es que la actividad tenga que ver con los gustos de cada uno.

Esto también se va modificando de acuerdo a la edad, ya que dependiendo de ella, se pondrá más énfasis en la prevención cardiovascular, en evitar el aumento de la grasa abdominal, en prevenir la osteoporosis, entre otras cuestiones.

Debemos recordar que a partir de los treinta años hay una pérdida progresiva de masa muscular y el porcentaje de pérdida va aumentando a medida que pasan los años

¿Para qué actividades debo hacerme un chequeo médico?

Siempre debe haber un chequeo previo antes de hacer actividad aeróbica (correr, trotar) o ir al gimnasio, particularmente aquellas personas con factores de riesgo cardiovasculares (hipertensión, diabetes, tabaquismo…)

¿Qué tipo de estudios son necesarios?

Primeramente, debemos hacer una consulta con nuestro médico de cabecera y realizarnos un examen clínico. Un buen examen clínico, un laboratorio básico y un electrocardiograma podrían ser suficientes. Dependiendo del caso y del tipo de deporte que se quiera realizar, se puede agregar un ecocardiograma y una prueba de esfuerzo o ergometría.

En la actualidad, contamos con una amplia diversidad de actividades para los distintos gustos y edades. Sólo es cuestión de decidirnos y comenzar!

July Zucalo
Instructora de Stretching & Fit Pilates

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción