Yoga de la risa, un movimiento que une a la espiritualidad con el optimismo

Es un hecho comprobado científicamente, que el acto de reír genera beneficios fisiológicos, bioquímicos y psicológicos derivados de la secreción de endorfinas y otros químicos originados en el cerebro.

La lengua popular dice que la risa es contagiosa, y este dicho fue corroborado en la realidad. En la ciudad de Berlín, en Alemania, la Casa de la Creatividad, una organización especializada en la práctica de yoga difundió mundialmente un video en el cual se observa a una joven mujer que viaja en el metro y comienza a reír motivada por una imagen que observa en su dispositivo móvil.

Inmediatamente, la carcajada se viralizó, una mujer que se encontraba a su lado comenzó a reír y en pocos segundos todo el vagón se encontró riendo, contagiados por aquella primera risa.

Este video difundido por la organización alemana recibió más de dos millones de visitas y se convirtió en su mejor carta de presentación para fusionar al yoga con el optimismo como una dupla inseparable.

Esta práctica conocida como “Hasyayoga” se basa en la idea que la risa es fisiológica y no tiene que ver con el humor. Es decir, esta nueva forma de abordar y practicar esta técnica milenaria tiene como objetivo incrementar los niveles de optimismo de las personas instando a las personas a generar una actitud positiva.

Es un hecho comprobado científicamente, que el acto de reír genera beneficios fisiológicos, bioquímicos y psicológicos derivados de la secreción de endorfinas y otros químicos originados en el cerebro. Además, un abordaje optimista de la vida previene enfermedades e incrementa los niveles de creatividad en las personas.

Por lo tanto, la práctica de yoga y la risa se fusionaron como una combinación exacta para promover la buena salud. El Yoga de la Risa nació en la India y fue difundido por el Dr. Madan Kataria, quien aplicó en sus pacientes una rutina de ejercicios de respiración, risas, actitudes positivas y carcajadas con el fin de mejorar la salud de las personas desde una perspectiva totalmente novedosa.

Presente en más de 60 países, hoy el Yoga de la Risa es un suceso a nivel global, y América Latina es una de las regiones con mayor adhesión a esta práctica.

En México su repercusión ha sido tal que durante la celebración del Día de la Felicidad, el pasado 20 de marzo, la secretaría de Desarrollo Social del Gobierno del Distrito Federal organizó una jornada pública y gratuita sobre Yoga de la Risa.

Bajo el lema “Cuando ríes cambias y cuando tú cambias, el mundo entero cambia”, un grupo de instructoras guió a cientos de asistentes en una rutina que incluyó estiramientos, flexiones, ejercicios de respiración y una infinidad de carcajadas.

En el país el principal impulsor de esta técnica es el Lic. Nathan Mansbach, dentista y psicológo, quien certificó como Maestro con el Dr. Madan Kataria y fue designado embajador del movimiento mundial de la Risa en México.

Mansbach es el fundador de la Escuela Mexicana de Yoga de la Risa y cuenta con una amplia trayectoria en América Latina impartiendo cursos y entrenando líderes de la risa.

Siguiendo la enseñanza del Dr. Kataria, Nathan ayuda a las personas a capitalizar la experiencia negativa en aprendizaje y finalmente, en un optimismo consiente.

Además, a estas cualidades se suma que diversos estudios científicos demuestran que las personas sonrientes resultan mucho más atractivas, y las parejas que se ríen duran mucho más tiempo juntas. Entonces, sobran los motivos para comprender que finalmente la risa es la mejor arma para mirar siempre el medio vaso lleno.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano