Vida sana, un beneficio en todos los sentidos

Las cualidades de una vida saludable son innumerables: mejora la calidad de vida, tanto en el aspecto físico como psicológico, pero estos no serían las únicos beneficios.

A pesar del mito que reza que realizar una dieta equilibrada y hacer deporte, conllevan un presupuesto abultado, se ha comprobado que lejos está de la verdad.

El dinero que implicaría una vida saludable, no sería más que una excusa para no llevarla a cabo. “Los productos light o sanos son más caros que los regulares”, “comer sano es para ricos” o “pagar un gimnasio o hacer un deporte no está al alcance del presupuesto de cualquiera”, son algunas de las mentiras que decimos para no cambiar nuestro estilo de vida. La desmitificación de esta suposición fue corroborada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que a través de una investigación comparó los dos perfiles de vida , uno regular y otro más saludable.

¿Cuál fue el resultado? Quienes llevaban una vida más sana habían ahorrado un 30 por ciento anual en sus gastos. “A nivel colectivo, la reducción del gasto sanitario que supone una población sana se cuenta por cientos de millones de euros“ afirmó la OMS. La investigación además informó que el 75 por cierto de la carga social de enfermedad en Europa, medida utilizada para cuantificar la pérdida de salud de una población, está ligada al comportamiento individual y a la combinación de hábitos perjudiciales.

Es decir, no sólo implica un ahorro económico sino uno mucho más importante, la perspectiva de vida se amplía tanto en su cantidad como calidad a futuro.

Pero, ¿cuándo hablamos de vida sana de qué estamos hablando? La Organización Mundial de la Salud recomienda eliminar absolutamente el alcohol y el tabaco, y realizar ejercicio de manera regular. Sobre la alimentación i se debería incorporar a la dieta más cereales, frutas y verduras y restringir las grasas y los azúcares. Una recomendación productiva que realiza la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios de España) es hacer la compra de alimentos con una lista cerrada. Es decir, anotar lo que se necesita y así será más difícil caer en la tentación. Otro consejo es comprar siempre productos de temporada que benefician al sabor, la dieta y el bolsillo.

La OCU concuerda con la OMS que una vida saludable implica un ahorro notable para el consumidor. La estimación de esta organización sostiene que una dieta sana supone un promedio de 127 euros al mes, mientras que una rutina regular (al que, además de una dieta menos sana, se le suma consumo de alcohol y tabaco) supone unos 235 euros mensuales, el doble. Una de las recomendaciones más fuertes de la OCU y la OMS es implementar la toma de conciencia sobre abandonar el cigarrillo y sumar a la vida cotidiana, al menos un tiempo, para el ejercicio físico. “Llevar una vida activa reduce el riesgo cardiovascular, de hipertensión, de diabetes tipo 2, de algunos cánceres y de obesidad“, informa la Organización de Consumidores y Usuarios.

El precio de los gimnasios o de un club deportivo, es sólo una excusa para no comenzar. Caminar, trotar o andar en bicicleta, son algunas de las opciones para ejercitar el cuerpo sin gastar.

“La vida sana es para los que más tienen”, es un mito. Hoy es un buen día para comenzar a tener una mejor calidad de vida.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano