Vacaciones de invierno en movimiento

Del 17 al 28 de julio, se amplía el servicio habitual de Juegotecas para que los chicos disfruten de su tiempo libre jugando.

Se vienen las vacaciones de invierno y las Estaciones Saludables se suman a la gran variedad de propuestas gratuitas que habrá en la Ciudad de Buenos Aires, ampliando el servicio de Juegotecas en las Estaciones Saludables de Parque Patricios, Rosedal y Parque Centenario.

Todos los domingos del año de 13 a 17, las Juegotecas funcionan en las Estaciones Saludables como un espacio lúdico en donde se abordan de una manera dinámica y divertida temas relacionados con la alimentación y la actividad física de los más chicos.

¡Pero julio viene con un extra de diversión! Del 17 al 28 de julio, de domingos a viernes de 13 a 17, los chicos tendrán más tiempo para disfrutar de actividades y estar en movimiento:

  • Estación Saludable de Parque Patricios: Patagones y Monteagudo
  • Estación Saludable de Rosedal: Iraola y Avenida Sarmiento
  • Estación Saludable de Parque Centenario: Antonio Machado y Leopoldo Marechal.

Durante el mes de julio en las Estaciones Saludables fijas se realizarán charlas abiertas a la comunidad sobre alimentación infantil bajo la temática “Mejor te alimentás, mejor crecés” y actividades al paso para invitar a los vecinos a participar de una actividad sobre Alimentación saludable para toda la familia.

La familia y especialmente los padres tienen un rol fundamental en la incorporación de hábitos saludables ya que lo que se aprende en la infancia es muy probable que acompañe al futuro adulto toda su vida.

Alimentación infantil: Nutrición, crecimiento y desarrollo.

La niñez es un período clave en el desarrollo físico, cognitivo y emocional de las personas. Una adecuada nutrición en esta etapa permitirá que un individuo alcance todo su potencial y definirá, en parte, su futuro.

Durante la niñez se adquieren hábitos que acompañarán al individuo por el resto de su vida. Los hábitos alimentarios de los niños/as se encuentran influenciados por factores fisiológicos y psicosociales. También las dinámicas familiares y los hábitos alimentarios de los padres tienen una enorme influencia.

En la infancia, una alimentación saludable es aquella que aporta la energía y los nutrientes necesarios para el crecimiento y el desarrollo.

Durante los primeros 6 meses de vida, leche materna es el alimento ideal y ofrece múltiples ventajas nutricionales e inmunológicas. A partir de los 6 meses, es necesario complementarla con alimentos para asegurar el aporte de los nutrientes necesarios.

Al año de vida, los niños/as pueden consumir una amplia variedad de alimentos en cantidades pequeñas. Se deben incluir frutas, verduras, carnes, cereales, legumbres, huevo, aceite, leche, quesos suaves, yogur, azúcar y dulces. Se recomienda respetar el sabor natural de los alimentos, no agregar sal a las comidas y evitar el agregado excesivo de azúcar. Con respecto a las consistencias, se deben evitar aquellos alimentos que puedan causar atragantamiento. Tener en cuenta que la miel solo se podrá incluir a partir del año por el riesgo de botulismo.

Los niños menores de 2 años no deben consumir lácteos descremados, porque necesitan la grasa presente en estos productos para completar la formación del sistema nervioso.

Hay alimentos que no deberían ofrecerse a los más pequeños, como los fiambres, embutidos, hamburguesas, gaseosas, jugos artificiales, productos como caldos, sopas y salsas comerciales, productos de copetín, golosinas, té de yuyos y condimentos picantes.

La etapa preescolar, que va de de los 2 a los 4 años, se caracteriza porque los niños y las niñas se incorporan a la mesa familiar y adquieren habilidades motoras que le permiten cierta independencia a la hora de comer. Es importante ofrecerles nuevas texturas, sabores y colores. En esta etapa también, puede aparecer neofobia, que consiste en el rechazo a alimentos nuevos. Si esto ocurre es importante no forzarlos, ofrecer los alimentos nuevos de a uno por vez; si los rechaza, esperar un tiempo y volver a ofrecerlos.

A partir de los 5 años, la escuela comienza a ocupar un espacio principal en la vida de niños/as. En esta etapa, se adquieren y afianzan nuevos hábitos alimentarios ya que socializan y comparten con sus pares y en algunos casos, hasta pueden manejar dinero para comprar alimentos en la escuela.

Por otro lado, otra influencia en las preferencias alimentarias y en el consumo de alimentos y bebidas de la población infantil que debe ser tenida en cuenta es la del marketing y publicidad. Si bien antes de destacaba el rol de la tv, actualmente se utilizan una variedad de estrategias de mercadotecnia que hacen llegar mensajes a niños/as y sus padres. Por lo general, los productos publicitados por de baja calidad nutricional, es decir, tienen elevado contenido de calorías, grasas, sal y azúcares. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud, alertada por este fenómeno global, elaboró un documento de recomendaciones para la promoción de alimentos y bebidas no alcohólicas dirigidas a los niños, sin embargo, en nuestro país no existe hasta la fecha ninguna normativa que regule la exposición de los niños, niñas y adolescentes a la publicidad de alimentos no saludables.

Importancia del calcio y el hierro en la alimentación infantil

El calcio es un mineral indispensable, que interviene en la formación y mantenimiento de los huesos, en la coagulación sanguínea, la transmisión nerviosa y la división celular, entre otros procesos. El 99% del calcio corporal se encuentra en los huesos y el resto en dientes y tejidos.

La absorción de este mineral en el intestino varía entre el 15% y el 70%, dependiendo de la cantidad aportada y de las características de la alimentación. Luego, por medio de un eficiente mecanismo en el que intervienen el tracto gastrointestinal, el riñón y el hueso, el organismo mantiene un delicado balance dentro y fuera de la célula.

Los lácteos son considerados la mejor fuente de calcio por su elevado contenido y su buena absorción. Por el contrario, algunos alimentos de origen vegetal que también contienen calcio, como la soja, el brócoli, la espinaca o las frutas secas, presentan sustancias que inhiben su absorción. A su vez, otro factor necesario para su absorción es la vitamina D, que puede producirse en el organismo gracias a la exposición a la luz del sol o consumirse a través de algunos alimentos como leche, yogur, queso, hígado, yema de huevo, pescados grasos y alimentos fortificados.

La recomendación de calcio para el grupo de niños/as de 1-3 años es de 700 mg/día y para el de 4-8 años de 1.000 mg/día. Entre los 9-13 años este valor alcanza 1.300 mg/día.

El hierro es otro nutriente fundamental para el organismo. Forma parte de la hemoglobina de los glóbulos rojos, encargándose de llevar oxígeno a los tejidos. También interviene en varias reacciones químicas en el organismo, en el metabolismo energético y en el funcionamiento del sistema inmune. Su deficiencia es la principal causa de anemia nutricional.

Los niños/as entre los 9 y los 18 meses son especialmente vulnerables a la deficiencia de este mineral debido a la rápida velocidad de crecimiento y al bajo contenido de hierro de la dieta. En la edad preescolar y escolar también los requerimientos de hierro son elevados. La recomendación para niños/as de entre 7-12 meses es de 11 mg/día, para los de 1-3 años es de 7 mg/día y para el de 4-8 años de 10 mg/día.

El hierro de los alimentos puede encontrarse en dos formas químicas diferentes, hem o no hem. El primero, presente en las carnes, se absorbe bien e interactúa poco con otros componentes de la dieta. En cambio, la absorción del hierro no hem presente en vegetales, legumbres, cereales, huevo y leche no es tan eficiente y depende se la presencia de sustancias facilitadoras como carnes y vitamina c e inhibidoras como los fitatos y folatos (cereales integrales) y polifenoles (té, café y algunos vegetales) y el calcio.

Para tener una ingesta adecuada de hierro se recomienda mantener la lactancia materna exclusiva hasta el 6º mes de edad, luego comenzar a incorporar alimentos ricos en hierro como carnes, hígado y huevo; consumir legumbres en combinación con fuentes de vitamina c (tomate, cítricos y vegetales de hojas verdes) y evitar las infusiones y las gaseosas con las comidas.

Consejos para una alimentación saludable en la edad escolar

  • Para comenzar el día con energía y tener un buen rendimiento escolar, es imprescindible realizar un desayuno completo y saludable, que incluya leche, yogur o queso; cereales o panes y fruta.
  • En caso de tener que realizar almuerzos en la escuela, una buena opción es recurrir a las viandas, que pueden armarse con carnes, vegetales, cereales y legumbres. También puede incluirse fruta como postre.
  • Llevar una botellita con agua. Es importante que niñas y niños adquieran el hábito de beber agua durante toda la jornada.
  • Para los recreos son buenas opciones las frutas, barras de cereal, cereales inflados (maíz, quínoa, arroz), frutas secas, yogur, 2 o 3 vainillas o bay biscuit.
  • Los niños, deben incluir todos los días frutas y verduras variadas. Recordar que las crudas, conservan mayor cantidad de vitaminas y minerales.
  • Preferir las comidas caseras. De esta forma además de ahorrar dinero y garantizar la higiene de las preparaciones, se pueden seleccionar los ingredientes y así cuidar el contenido de sal, grasas y azúcar.

Durante todo el mes de julio, en las Estaciones Saludables fijas se realizarán charlas y actividades lúdicas sobre alimentación saludable para niños y padres. Además, los domingos funcionan las juegotecas, espacios lúdicos en lo que se abordan temas relacionados con la alimentación y la actividad física.

Estaciones Saludables fijas:

  • Plaza Rubén Darío: Av. Del Libertador y Dr. Luis Agote.
  • Parque Patricios: Patagones y Monteagudo.
  • Parque Centenario: Antonio Machado y Leopoldo Marechal.
  • Parque Chacabuco: E. Mitre y Av. Asamblea.
  • Parque Indoamericano: Av. Castañares y Av. Escalada.
  • Parque Avellaneda: Av. Lacarra y Av. Bilbao.
  • Parque Saavedra: Av. García del Río y Av. Melián.
  • Lago de Palermo: Andrés Bello casi esquina Tornquist.
  • Rosedal: Iraola y Av. Sarmiento.
  • Parque Los Andes: Av. Dorrego y Av. Corrientes.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Informa GCBA