Tips para recorrer Europa en tren

Consejos, data y novedades para moverse en tren en el Viejo Continente de forma eficiente y económica.

Con una espectacular red de conexiones y calidad de servicio, el tren es el tradicional e histórico medio de transporte en Europa. Los trenes urbanos y regionales son funcionales y elegantes, con baño incluido y mesita en los asientos. Si se quiere aprovechar el tiempo para viajar y dormir (incluso en cama cucheta), conviene los trenes nocturnos, aunque no tan así para personas con sueño delicado. Los trenes de alta velocidad (TGV-Francia, ICE-Alemania, AVE-España, Freccia-Italia, entre otros) cuentan con servicios extra, como Wi-Fi pago, y permiten un gran ahorro de tiempo. No obstante, son contadas las ocasiones que la diferencia en tiempo del trayecto deseado no justifica el costo de este tipo de tren en comparación al tren ordinario, como sucede en Italia.

Información. La web del tren alemán Deutsche Bahn (DB), como así, su aplicación para smartphones es muy eficiente para buscar conexiones y horarios dentro de toda Europa. Resulta también de gran utilidad el itinerario en detalle de viaje entregado junto al boleto o de forma individual sin aun haberlo comprado, incluso muchas veces por las máquinas expendedoras de boleto. Estas herramientas ayudan a evitar, entre otras confusiones, diferencias idiomáticas con el destino deseado (caso de Basilea, Suiza, por Bâle en francés y Basel en inglés y alemán), y repetición (casi) idéntica de nombre de ciudad en países diversos (ejemplo de Fribourg en Suiza y Freiburg en Alemania).

Comodidades frente al avión doméstico. El tamaño y peso de equipaje no es un límite en los trenes en comparación con los vuelos de bajo costo. A su vez, la ubicación estratégica de las estaciones de tren hace que no se deba lidiar con otro transporte para llegar al destino en sí. Sin embargo, es clave estar atento en descender en la estación deseada, sobre todo en aquellas grandes urbes que cuentan con varias estaciones previas a la principal.

Puntualidad. Una hora de partida tal como 14:57 sin redondeos se respeta con exactitud y fiabilidad. Siempre conviene estar en la plataforma indicada diez minutos antes como mínimo, pues, entre otras razones, las formaciones clausuran las puertas de forma definitiva tres minutos antes de la hora anunciada, sin lamentarse si alguien quedo afuera. Además, puede tornarse dificultoso encontrar la plataforma indicada, como aquellas secundarias y/o anexadas a la vera de una vía trasera o paralela, con denominaciones tales como “2AB”.

Conexiones. La perfección del tren europeo es vulnerable a alteraciones; por lo cual siempre hay que estar atento a las pantallas ubicadas de forma reiterada en la estación que informan si hay retrasos o cambio de plataforma de último momento. Más allá de cualquier imprevisto, se recomienda tener cuidado con las conexiones de tren ajustadas en tiempo, pues muchas veces esos ocho minutos posibles de transbordo pueden resultar fatales. En caso de pérdida de tren, la mejor opción es acercarse a un agente de la estación.

Validación. Cabe destacar la cuestión de validar el boleto, acción por la cual se estampa la fecha y hora de uso sobre el pasaje para quitar su vigencia y evitar así que sea reutilizado. Compañías de tren, como la francesa SNCF y Trenitalia, requieren que el pasajero valide su boleto antes de subir al tren a través de las pequeñas máquinas lectoras situadas a lo largo de la plataforma o al inicio de la escalera de acceso. Una vez en marcha el tren, un agente verificará que el boleto sea el correcto y previamente validado. Para otras empresas, como la alemana DB, la validación del pasaje es efectuada solamente por un agente a bordo del tren. Frente a irregularidades, existen penalidades monetarias tanto por falta de boleto, por no tener el apropiado, como por no haberlo validado previamente.

Precios. Estos varían de acuerdo al país y su respectiva compañía. En líneas generales, se puede conseguir pasajes muy accesibles si se compra con anticipación y a través de la web.Además de no caer en esta regla los trayectos ordinarios de tipo urbano, la mayoría de las empresas de tren venden solo los pasajes con menos de tres meses de anticipación. Si bien muchas compañías venden pasajes que operan fuera de su área de jurisdicción, resulta más económico comprarlos con aquella que opera propiamente el trayecto deseado. En caso que el boleto sea muy caro, vale tener en cuenta otros medios de transporte tales como los buses; que en ciertos países como Alemania tienen una red muy extendida y económica.

Otros descuentos. El pasajero puede percibir un descuento si es menor de doce años, estudiante, o mayor de 60 años; al igual si se compra un viaje de ida y vuelta para el mismo día. A su vez, algunas empresas de tren ofrecen tarjetas de reducción que suelen ser muy convenientes en caso de hacer muchos viajes dentro de un país o incluso limítrofes. El alcance, precio, y público de estas tarjetas es variado: desde descuentos del 25 por ciento para población joven y senior hasta reducciones para viajes efectuados solo durante fines de semana. En general, tienen un año de duración y se amortizan luego del cuarto viaje.

El pase Eurail. A nivel de notoriedad, el Eurail Pass es el famoso e histórico pase para viajar en tren dentro de Europa, destinado a no residentes de dicho continente; a diferencia del InterRail que es para residentes. El Eurail Pass cuenta con paquetes de diversos precios en relación al alcance de países y días de vigencia incluidos. La utilidad y provecho que se le pueda sacar depende exclusivamente del itinerario pensado, ya que muchas veces el pase puede resultar ajustado en cuanto a tiempo. Además de la informativa y amena web de Eurail, resulta útil comparar el alcance del pase con el precio de cada viaje singular ideado.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Fuente: www.lugaresdeviaje.com