Telemedicina en pandemia: cómo cambiaron los hábitos de consultas virtuales

Según un estudio de MGD consultores y PGB Market Research 8 de cada 10 personas utilizan servicios online para hacer consultas. El 75% continuará con esta modalidad luego del confinamiento.


Por Barbi Alloatti
@barbialloatti
:: Argentina ::

Un estudio realizado en conjunto por María Gracia D´Amico de MGD consultores y Pilar Barvie de PGB Market Research muestra cómo cambiaron los hábitos de consultas a médicos durante la cuarentena en Argentina.

Estima que 8 de cada 10 personas adoptaron la modalidad de la consulta virtual desde que inició el período de confinamiento, con whatsapp y videollamadas como los principales canales de comunicación elegidos para este fin.

El propio sitio web de la cobertura médica de cada paciente se convirtió en el segundo canal más utilizado por las personas que acudieron a las consultas virtualmente. Y en tercer lugar, aplicaciones de videoconferencia como Zoom, Skype y Meet.

Los beneficios de la telemedicina en tiempos de actividades remotas

Los beneficios de la telemedicina en tiempos de actividades remotas

El 71% de las personas que se volcaron a las plataformas online para comunicarse con el profesional médico, lo hicieron por primera vez durante el período de pandemia, mientras que el 29% ya había utilizado esa modalidad anteriormente.

De todas formas, dentro de la "nueva normalidad", la adaptación a las consultas médicas de modo online tomará protagonismo luego de que termine el período de confinamiento: el 75% asegura que continuará usando la consulta virtual luego de la pandemia.

En este sentido, María Gracia D´Amico de MGD consultores y Pilar Barvie de PGB Market Research se preguntan: "¿Cómo retener a los nuevos usuarios digitales? ¿Estos cambios hacia el canal digital, serán permanentes o temporarios?"

"Es temprano para sacar conclusiones, pero es un buen momento para monitorear sus necesidades, sus hábitos y retener al nuevo usuario digital", aclaran en el estudio.

Y agrega que "identificar los servicios que sí se prestarán de modo virtual y cuáles no, ayudará a evitar que el sistema también colapse desde lo virtual o incluso que su imagen se vea afectada por diagnósticos imprecisos".

De aquellas personas que utilizaron los servicios online, un 40% cree que en el futuro post pandemia utilizará esta modalidad aún más que ahora, mientras que un 23% asegura que lo seguirá usando en igual medida.

Por su parte, el 19% considera que en el futuro no se servirá tanto de las vías de comunicación virtuales como ahora, y que preferirá continuar con el diagnóstico y consulta presencial.

En cuanto al tipo de consulta solicitada, el clínico, el pediatra y el psicólogo lideran la demanda. En promedio, se estima que hicieron 2 consultas médicas en lo que va de la cuarentena mediante plataformas online.

A pesar del aumento de la modalidad de consulta virtual, la asistencia y diagnóstico personal alcanzan la mejor calificación (seguida por la consulta por whatsapp, teléfono y mail).

Es que este tipo de consulta se percibe "más segura, efectiva y confiable", mientras que las consultas por whatsapp, videoconferencia u otros canales online se asocian con "la innovación, facilidad y practicidad".

Además, "la falta de revisión física genera dudas acerca de la eficacia y confiabilidad en el diagnóstico virtual". En este sentido, la imposibilidad de la revisión física a distancia para algunas cuestiones de salud presenta otra desventaja para esta modalidad.

Asimismo, la desconfianza y la percepción de poca precisión en este tipo de diagnósticos, así como la "deshumanización del contacto", continúan la lista de desventajas que representa este sistema.

Por otro lado, la atención rápida sin espera, la practicidad y el ahorro del traslado hacia el centro de salud, y la seguridad frente al contagio encabezan la lista de ventajas asociadas con las consultas virtuales durante la pandemia.

La telemedicina es un concepto que data de la década del 70, pero que adquiere fuerza en este período de pandemia debido a la necesidad de adaptarse a una nueva dinámica de comunicación y consulta por el confinamiento.

La definición de esta palabra "aparece como una forma de luchar contra las barreras geográficas aumentando la accesibilidad a los cuidados de salud, especialmente en zonas rurales y países en desarrollo", afirma el estudio.

El concepto literalmente significa "medicina a distancia", e incluye todos los tipos de consulta, tratamientos y posibles diagnósticos facilitados por los recursos tecnológicos disponibles para que dicha comunicación sea posible.

"Conocer las necesidades y problemas con los que se enfrentan los pacientes, ayudará a las compañías de la industria farmacéutica a desarrollar herramientas y procesos que signifiquen resultados de valor para el negocio y una mayor eficiencia en el tratamiento de sus pacientes", finaliza el estudio.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram