Rocío, una joven transformando el mundo a fuerza de educación

La educación es la madre de todos los valores. El aprendizaje es la palabra y la acción que brinda las herramientas del conocimiento, el crecimiento, la autosuperación y también de la tolerancia, el respeto y la dignidad.

La educación es un derecho y por lo tanto, no es una opción. Todos los niños en edad escolar deberían gozar de la posibilidad de educarse, y no tendrían que existir excepciones a esta regla.

Esta es la convicción plena de una joven llamada Rocío Porma Favre, una mujer emprendedora cuya misión es garantizar que los niños humildes y con problemáticas reales concretas para acceder a la educación gocen plenamente de su derecho a estudiar.

Esta es la historia de una joven innovadora, plena de ideas que cambió el destino de cientos de niños. Rocío creó, desarrolló y puso en práctica la iniciativa “Pedaleando a mi Escuela“ una fundación que se encarga de recuperar y reparar bicicletas abandonadas, y entregarlas a niños y niñas de parajes rurales que deben recorrer distancias de varios kilómetros cada día, para poder llegar a su escuela.

En la Argentina, son muchos los chicos y jóvenes que se encuentran imposibilitados de comenzar o continuar sus estudios por no contar con un vehículo que los traslade a su escuela. Esta es la razón por la cuál en las zonas rurales, los alumnos abandonan sus estudios. Desde que “Pedaleando a mi Escuela“ existe, desde el año 2011, se redujeron los índices de ausentismo en zonas rurales y cientos de chicos con sus bicicletas encontraron la forma no sólo de poder estudiar sino también de tener un medio para realizar ejercicio físico, divertirse con sus amigos y compartir horas de juego.

La misión de Rocío hoy trasciende fronteras. Ante la innovación y efectividad de su iniciativa, los resultados de su proyecto tuvieron repercusión a nivel mundial. Así fue como AFS- AFS una organización internacional, de base voluntaria, no gubernamental, sin fines de lucro que promueve oportunidades de aprendizaje intercultural a través de programas que exponen a las personas a otras culturas y a otras formas de pensar, convocó a la joven argentina a aportar su experiencia en Colombia.

Rocío obtuvo una beca para establecerse a partir del 14 de febrero en la ciudad de Bogotá, en donde compartirá y enriquecerá sus conocimientos y acciones con otros jóvenes emprendedores. Impulsando el cambio, Rocío es una joven que motiva e inspira a creer y crear en que cambiar el mundo empieza por casa.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram