Recomendaciones saludables para evitar el atracón en las fiestas de Navidad y Año Nuevo

Las tradicionales fiestas navideñas y de fin de año tienen en la comida y en la bebida un elemento casi común, los temidos “atracones”.


Por Omar Romano
:: Europa ::

En mis años vividos en Argentina y a pesar de convivir con el verano húmedo y caluroso, teníamos la tradición de consumir alimentos similares a los que se consumen en Europa con nieve y frio. Por eso, tanto para el sur como para el norte, van estas recomendaciones saludables para evitar frustraciones con la balanza.

“Hay consejos que me parecen un poco repetitivos y obvios, pero como el ser humano no se distingue por aprender de sus errores, no viene mal recordarlos. Sí, comeremos más y también cosas más calóricas estas fiestas, pero con cierto control es posible llegar a enero sin lamentarnos demasiado”, afirma Liliana Fuchs en el sitio Directo al Paladar.com

Estas son sus recomendaciones saludables

  • Mucho cuidado con los picoteos y aperitivos antes de los platos principales. En las fiestas pecamos de ofrecer demasiados entrantes y snacks que suman calorías vacías y quitan el hambre.
  • También hay que controlar el tamaño de las raciones y la cantidad de platos del menú. Solemos caer en el error de pasarnos con la comida, y al final siempre sobra, o acabamos empachados. Recordemos que se trata de degustar platos deliciosos, no de terminar embuchados.
  • Si eres goloso, date caprichos pero de verdadera calidad, que merezcan la pena. Mejor una selección de dulces de primera categoría, tomándolos con control, antes que arramblar con bandejas de polvorones y chocolates industriales de dudosa calidad. Y nada de tenerlos siempre a mano, nadie nos obliga a comer un trozo de turrón cada vez que pasamos delante de la bandeja.
  • El alcohol es otro peligro con el que podemos pasarnos sin darnos cuenta. Es muy típico quedar con familiares y amigos antes de las reuniones familiares, y no es raro que desfilen cañas, copas de vino o combinados a casi cualquier hora del día, y siempre con picoteo. Si es posible, en las cenas y comidas, beber agua, aunque sea acompañando la copa de vino correspondiente, para equilibrar.
  • Las salsas también hay que vigilarlas, a veces son muy calóricas y pesadas de forma innecesaria. Evitar en la medida de lo posible las industriales y priorizar siempre lo casero.
  • En general, hay que procurar que abunden en todos los platos los productos vegetales, con muchas verduras y hortalizas de temporada.
  • Evitar las frituras; hay muchos platos navideños que no necesitan rebozados ni sacar la freidora.
  • Es mejor elegir postres frescos y ligeros a base de fruta natural, o lácteos suaves como el yogur natural. Si luego vamos a sacar los dulces navideños podemos incluso saltarnos el postre.
  • Pasar hambre todo el día para ir en ayunas a la cena no es buena idea. Además de alterar nuestros ritmos normales, llegaremos con un hambre atroz y caeremos más fácilmente en los atracones descontrolados. Ayunar para “compensar” no es un buen plan.
  • Mantener un buen nivel de actividad física o aprovechar las vacaciones para hacer algo más de deporte. Las ciudades están muy bonitas, aprovechemos para dar largos paseos después de las comidas y cenas.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram