¿Qué son los "decretos" que rigen tu vida?

Posiblemente conozcas la frase “En lo que piensas es en lo que te conviertes”. Se conecta directamente con los principios de los llamados “decretos” de vida; una serie de acciones que pones tú mismo en marcha a partir de pensarlas, sentirlas o expresarlas en palabras.


Por Daniel Colombo
@danielcolombopr
Master Coach Internacional

El lenguaje no es inocente, como no lo son los pensamientos que eliges mantener diariamente en tu mente. Cada uno de ellos tiene una potencia creadora directamente proporcional a su polaridad.

Es por esto por lo que, cuando piensas en positivo, inevitablemente en el tiempo empezarás a generar manifestaciones concretas de ese tipo; y también ocurre exactamente al revés: si piensas siempre desde una polaridad que llamas negativa, atraerás más de eso a tu vida.

¿Es magia? ¿Es lo que se ha popularizado en películas y libros como la ley de la atracción? ¿Es el llamado “karma”? Ponle el rótulo que quieras; la invitación siempre es que te bases en tu experiencia práctica personal.

Sin embargo, lo que aquí llamo decretos de vida forman parte de los principios universales. Como cada ser es individual, estos decretos son especiales para ti, partiendo de la base de que, aunque no lo puedas ver de esta forma, en algún nivel de tu existencia tú los creaste, provocaste o permitiste.

Esta tríada (crear – provocar – permitir) es esencial para asumir la responsabilidad personal por tus pensamientos, dichos y actos.

¿Qué es un “decreto” de este tipo?

En el plano inconsciente de la existencia -eso que generas y no eres consciente, al menos de momento; o bien, cuando lo haces totalmente consciente para co-crear un resultado específico-, se le llama decretos a estados internos destinados a reprogramar estados de la mente, con el fin de salir de los patrones habituales, cambiarlos, transformarlos en algo más acorde con lo que quieres conseguir en la realidad de la vida.

Ahora bien: aunque muchas personas crean que, por el solo hecho de “pensar positivamente” en algo lo van a obtener (por ejemplo, más dinero, pareja, amigos, un mejor trabajo, un cambio trascendente, solucionar todos sus problemas de salud), en la realidad esto no funciona exactamente así, puesto que un decreto es una herramienta, pero no el hecho concreto en sí.

Además, hay muchas personas que se pasan la vida pidiendo lo que anhelan, y no actúan en consecuencia, por lo que nada va a cambiar. Un decreto es sólo una parte de las herramientas necesarias; el resto depende de las acciones permanentes que realices para alcanzar eso que anhelas.

Unos ejemplos para ilustrar:

  • Si quienes un nuevo trabajo, y te quedas encerrado en tu casa sin enviar tu currículum y no haces contactos, nada va a ocurrir.
  • Si anhelas tener más dinero, y permanentemente te enfocas en lo poco que tienes con frases como “soy pobre, este es mi destino”, adivina lo que sucederá.
  • Si dices todo el tiempo: “¡Qué cara está la vida!” o envidias a aquel al que le va bien, entras en posición de pérdida.
  • Sólo registras cuánto dinero gastas; y no llevas anotado lo que ingresa. Este es un error básico de quienes tienen problemas de finanzas personales.
  • Le echas la culpa a los demás por cualquier aspecto que no funciona en tu vida.

Es decir que cada decreto necesita ser apoyado, además de la intención con que lo formulas en pensamiento, palabra y sentimientos, con acciones específicas en movimiento hacia tu resultado. Es esta combinación virtuosa la que producirá el resultado.

Claves para plantear tus “decretos” de vida en forma asertiva

Como observas, un decreto es una herramienta para ayudarte a cambiar una estructura en cierto aspecto que quieres transformar. Para lograrlo, es conveniente entrenar la mente a pensar y procesar la información en forma diferente. Aquí encontrarás algunas claves:

  1. Creer que es posible. Si dudas, es poco factible que obtendrás algo distinto. Fundamentalmente, cree en ti. No es necesario que te enfoques en lo que diga cierta figura de poder; ni siquiera en que creas en lo que comparto en este artículo: hazlo propio.

  2. Utiliza verbos en tiempo presente y en primera persona del singular. Palabras como “voy a intentar”, “es posible que lo lleve adelante” o similares, no te ayudarán a conseguir la manifestación de tus decretos.

  3. Cambia tu lenguaje. Si tienes demasiadas palabras de connotaciones limitantes, como hablar mucho diciendo “no”, “no sé”, “es difícil”, “pero”, “ni idea de cómo hacerlo”, necesitas transformar tu vocabulario en uno que estimule y ayude a ir para adelante.

Los autos tienen cinco marchas: 4 para avanzar y sólo 1 para retroceder. ¿Qué te hace reflexionar esto? Piensa en cómo ir hacia adelante.

  1. Sentido de afirmación positiva. La estrategia es que formules tus decretos de vida en sentido afirmativo. Observa que todas las campañas que difunden mensajes “en contra de…” generan más rechazo que empatía. Lo mismo pasa con lo que quieres que llegue a tu vida.
  2. Los pensamientos son poder. Elige tus pensamientos, para que adquieras mayor fortaleza interna y poder personal, que está directamente relacionado con tu autoestima.

Para ponerte en marcha:

  • Recuerda ser agradecido por cada momento y experiencia, así puedes darle un nuevo significado, incluso a las cosas que son desafiantes.
  • Espera lo mejor en término de lo que anhelas, y, a la vez, mantente lo más lejano posible de las expectativas (“esto debería ser de tal forma”).
  • Elimina la queja, los chismes y opinar de todos los temas: no produces nada positivo.
  • Nútrete de lecturas, películas, música y conversaciones optimistas.
  • Hazte responsable al 100% de todos tus actos, lo que implica salir de tu lugar de víctima de las circunstancias, y aceptar que quizás, en alguna forma, tú mismo has creado, provocado o permitido muchas de las cosas que vives como desafíos.

La buena noticia es que, también, puedes crear, provocar y permitir hechos reales positivos que te permitan crecer y alcanzar tus metas.

Daniel Colombo
Facilitador y Master Coach Internacional especializado en CEO, alta gerencia y profesionales; conferencista internacional; motivador; autor de 28 libros y comunicador profesional.

Más información:
www.danielcolombo.com
Facebook: DanielColomboComunidad
Twitter: @danielcolombopr
Instagram daniel.colombo
Youtube: /DanielColomboComunidad

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram