¿Qué es la RSE?

Una forma de hacer negocios que le garantiza mayor sostenibilidad y crecimiento económico a la empresa, a lo largo del tiempo.

La Responsabilidad Social Empresaria (RSE) es, además del cumplimiento estricto de las obligaciones legales vigentes, la integración voluntaria por parte de la empresa, en su gobierno y gestión, en su estrategia, políticas y procedimientos, de las preocupaciones sociales, laborales, medioambientales y de respeto a los derechos humanos que surgen de la relación y el diálogo transparentes con sus grupos de interés, responsabilizándose así de las consecuencias y de los impactos que se derivan de sus acciones.

Aunque las definiciones hacen referencia fundamentalmente a las empresas, los fundamentos de la RSE afectan a todo tipo de organizaciones, ya sean empresas, administraciones públicas, sindicatos u ONG, entre otros.

El sistema de evaluación de desempeño conjunto de la organización en estas áreas es conocido como la triple cuenta de resultados, que persigue un nuevo equilibrio entre las dimensiones económica, social y ambiental.

La RSE no es una cultura de la filantropía, no se busca que las empresas se conviertan en obras de beneficencia, ya que las empresas están hechas para ser rentables. Esto implica que las empresas adopten una postura activa y responsable en torno al impacto de sus operaciones.

Esta cultura es una forma de hacer negocios que le garantiza mayor sostenibilidad a lo largo del tiempo a la empresa y crecimiento económico.

Pirámide de RSE

Al comenzar a poner en práctica la Responsabilidad Social Empresaria, existe un orden lógico de intervención que va desde lo más cercano a la empresa hacia lo más lejano a ella (de lo interno a lo externo).

Dimensión Interna: Primero la empresa debe asegurarse de que está cumpliendo con la ley y está teniendo una conducta ética guiada por los valores y la transparencia. Como siguiente paso, la compañía debe ser responsable con sus colaboradores y debe asegurarse que está desarrollando al máximo el potencial de su capital humano que es el que finalmente hace posible el negocio.

Dimensión Externa: “Al salir de la empresa” se debe comenzar a trabajar con aquellos públicos interesados más cercanos a la empresa y su entorno cercano. Como primer paso, debe pensarse en la proyección a las familias de los colaboradores para luego pensar en las comunidades en donde se encuentran inmersas las empresas y finalmente en relación con el estado.

Fuente: http://www.rumbosostenible.com

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Gabriel Griffa