¿Pueden los beneficios del café prolongar la vida?

El café es una de las mayores fuentes de antioxidantes en la dieta occidental, sobrepasando a las frutas y a los vegetales combinados.

El café contiene cientos de componentes, algunos con importantes beneficios para la salud, que lo convierten en una de las bebidas más sanas del planeta. Y algunos estudios incluso lo ligan con la posibilidad de tener una vida más larga, reduciendo el riesgo de sufrir Alzheimer y diabetes, entre otros trastornos.

Es una gran fuente de antioxidantes

Cuando el agua caliente atraviesa el café molido, las sustancias que contiene se mezclan con el agua y se vuelven parte de la bebida.

Algunas de estas sustancias son bien conocidas, como la cafeína, pero hay muchas más. Incluso varias de las cuales la ciencia aún conoce poco y nada.

Y algunos de estos componentes son antioxidantes que protegen al organismo de la oxidación, proceso que implica daño a las moléculas del cuerpo por parte de radicales libres y constituye un paso clave en el envejecimiento y en varias enfermedades.

El café, de hecho, es una de las mayores fuentes de antioxidantes en la dieta occidental, sobrepasando a las frutas y a los vegetales combinados.

Así, al tomar una taza de café no sólo se incorpora cafeína, sino varios componentes beneficiosos extra.

Las personas que beben café viven más

Un revolucionario estudio, el más amplio de su clase, se publicó en el New England Journal of Medicine en el 2012.

Allí, 402.260 individuos de entre 50 y 71 años fueron interrogados sobre su consumo de café. Y los resultados fueron ciertamente sorprendentes. Luego de un seguimiento de entre 12 y 13 años, los grupos que bebieron la mayor cantidad de café tuvieron indices de mortalidad significativamente menores.

El punto ideal parece ser entre 4 y 5 tazas al día, con los hombres mostrando un riesgo 12 % menor y las mujeres 16 % más bajo. Beber 6 o más tazas no proveyó de beneficios adicionales.

Sin embargo, incluso el consumo moderado de café (una taza al día) se asoció con un riesgo de mortalidad entre un 5 y un 6 % menor, mostrando que incluso una baja dosis es suficiente para tener efecto.

Y aunque estos números pueden parecer pequeños, considerando lo difundido que es el consumo de café en el mundo, podría tener implicancias importantes para millones de personas.

En lo relativo a las causas de muerte, los bebedores de café tuvieron una menor probabilidad de morir de infecciones, lesiones y accidentes, enfermedades respiratorias, diabetes, accidentes cerebrovasculares y problemas cardíacos.

Este beneficio no parece ser atribuible a la cafeína, ya que tanto el café descafeinado como el regular tuvieron el mismo efecto.

Por supuesto, este es un estudio observacional, que no puede probar que el café causó la reducción en el riesgo. Pero es un buen reaseguro de que el café, al menos, no es el villano que muchos creían.

Más estudios al respecto

Los efectos del café en la salud han sido estudiados muy aplicadamente en las últimas décadas. Y al menos otros dos estudios mostraron que los bebedores de café tienen un menor riesgo de muerte prematura.

Si se observan enfermedades específicas, las personas que consumen café tienen riesgos menores de sufrir Alzheimer, Parkinson, diabetes tipo 2 y problemas hepáticos, sólo por nombrar algunas.

Hay además estudios de Harvard que muestran que el café puede reducir las posibilidades de sufrir depresión en un 20 % y el riesgo de suicidio en un 53 %.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Natalia Olivares / www.nutricionsinmas.com