Promover el Comercio Justo

Comercio Justo, la variable que posibilita la relación precio y calidad

02 de enero 2013.

La calidad y el precio son las principales variables que definen la adquisición de servicios y productos. Pero, conseguir ambas características es una realidad un tanto distante para la actualidad del consumidor argentino.

En un contexto signado por la suba constante de precios, los hábitos de consumo han cambiado en los últimos años. Un estudio realizado por La Fundación Fortalecer destaca que hoy 3 de cada 10 argentinos priorizan el precio por sobre la calidad. Es decir, a la hora de comprar el parámetro principal es obtener productos a bajo costo y acordes a los salarios del consumidor promedio.

A partir de una investigación elaborada por la Organización Mundial del Trabajo el salario medio de un trabajador argentino dentro del mercado formal es de 1.108 dólares, ubicándose un 25% por debajo del sueldo mundial promedio que es de 1.480 dólares.

En la actualidad, a partir de estimaciones a cargo de consultoras privadas, la canasta básica de alimentos en el país para una familia con dos hijos se cotiza en 5.502 pesos. El alza de los precios en los últimos años, evidentemente fue el principal factor en la búsqueda de servicios y productos a bajo costo como una necesidad que supera los estándares de calidad o nivel de los mismos.

• Las alternativas que aportan valor a los consumidores

En el marco de la realización de un estudio que define las tendencias actuales de compra en los consumidores argentinos, la Fundación Fortalecer indagó a los encuestados sobre las formas alternativas de adquisición de productos y servicios. El comercio justo surgió como la variable elegida por los consumidores argentinos para hacer rendir su salario y obtener buenos productos a precios razonables. El 60% de los encuestados sostuvo que los artículos bajo este rótulo le representan un mayo nivel de confianza que el resto. Además, el 80% de las respuestas coincidieron en el interés de conocer dónde y cuál es la forma de compra para adquirir productos bajo el sistema de comercio justo.

El estudio reveló entonces, que los argentinos no sólo valorizan la accesibilidad de precios provenientes de la oferta de productos del comercio justo sino que también consideran que su adquisición favorece a la responsabilidad y credibilidad de un sistema a favor del consumidor.

• Origen y significado del comercio justo

Es un una alternativa que tiene como fin crear canales comerciales innovadores y beneficiosos al desarrollo sustentable y sostenible de la oferta. Impulsado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), el comercio justo promueve una relación comercial voluntaria y equitativa entre los productores y los consumidores. La iniciativa se encuentra inscripta a partir de una serie de principios que deben cumplirse sin excepción para los organismos, entidades o asociaciones que expresen su voluntad de sumarse a este sistema. Las bases del comercio justo son:

Libertad de iniciativa y trabajo y por lo tanto se rechaza todo tipo de subsidio o ayuda asistencial por parte del Estado, para garantizar su completa libertad de acción.

El precio que se paga a los productores debe permitir condiciones de vida dignas

Los parámetros son la calidad y la producción sustentable

Cuidado del medio ambiente

No deben existir intermediarios entre los productores y los compradores

Se informa a los consumidores acerca del origen del producto

El proceso debe ser voluntario, tanto la relación entre productores, distribuidores y consumidores.

Los parámetros del Comercio Justo, se encuentran vigentes hasta el día de hoy, y fueron establecidos en 1964 durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo. Su implementación comenzó en Europa y la idea central de su puesta en práctica fue suplantar la ayuda económica hacia los países del tercer mundo a partir del establecimiento de un régimen de apertura comercial. Así, durante la década del ’60 nacieron las “Tiendas Solidarias” en Holanda y luego en Alemania, Suiza, Austria, Francia, Suecia, Gran Bretaña y Bélgica en las cuales se comercializaban productos originarios de países en desarrollo que fueron exceptuados de los costos de las barreras arancelarias de entrada.

• El Comercio Justo en la Argentina

Además de la garantía de la ecuación precio y calidad, el comercio justo incentiva la generación de la economía social, el consumo responsable, el capital social, los derechos humanos y la ecología. La Argentina no se encuentra exenta de la gran relevancia y participación a nivel mundial que ha encontrado este sistema desde los años ´60. Diversas entidades, cooperativas y empresas ubicadas en todo el país han adoptado el comercio justo como base de su sistema. En la Argentina, existe una ley (Normativa Nacional Emprendimiento Justo Reconocido) a través de la cual todas las compañías privadas pueden sumarse a esta iniciativa. Es decir, toda organización que se inscriba y opere bajo los parámetros éticos que exige el sistema podrá ser auditada externamente y así, sus productos recibirán el rótulo y etiquetado de Comercio Justo.

En el país, la Fundación Fortalecer es la principal promotora de la virtudes de este sistema y en la actualidad su objetivo es lograr el desarrollo sostenible para los productores excluidos y desfavorecidos y además, proveer mejores condiciones comerciales, a través de campañas y sensibilización al público.

La distinción de los productos avalados por el sistema de comercio justo pueden identificarse a partir de una etiqueta que visualiza su condición con la denominación EJR (Emprendimiento Justo Reconocido). En el país la mayoría de los artículos comercializados por la red provienen de economías regionales e incluyen productos alimenticios, artesanías y textiles.

El listado de los locales habitados puede consultarse en la página web de la Fundación Fortalecer (www.fortalecer.com.ar/comercio-justo/organizaciones-justas) o en el sitio Compre Justo (/www.comprejusto.com/catalogo-de-productos/donde-comprar). Apoyar a la economía solidaria no sólo garantiza que la relación precio-calidad sea una realidad posible, sino que además ayuda al crecimiento y expansión de organizaciones y productores comprometidos con su país.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano